Cua­tro cár­ce­les ca­ta­la­nas, lis­tas pa­ra aco­ger a los po­lí­ti­cos pre­sos

La Ge­ne­ra­li­tat pre­vé que los en­car­ce­la­dos del «pro­cés» irán a las pri­sio­nes que eli­jan

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - JE­SÚS HIE­RRO BAR­CE­LO­NA

Con to­da pro­ba­bi­li­dad los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas en­car­ce­la­dos por su pa­pel en el «pro­cés» se mu­da­rán en los pró­xi­mos días a la pri­sión ca­ta­la­na que han ele­gi­do en ca­da ca­so. Los nue­ve pre­sos se­ce­sio­nis­tas, que aho­ra es­tán en pri­sión pro­vi­sio­nal en cen­tros pe­ni­ten­cia­rios ma­dri­le­ños, pre­ten­den es­tar más cer­ca de sus cón­yu­ges y de sus hi­jos. La ma­yo­ría de ellos ya ha pe­di­do el tras­la­do a una pri­sión ca­ta­la­na «por ra­zo­nes de vin­cu­la­ción fa­mi­liar». Hay po­cas du­das, ade­más, so­bre si se les per­mi­ti­rá mu­dar­se a la cár­cel de su elec­ción. La Ge­ne­ra­li­tat, con com­pe­ten­cias trans­fe­ri­das en ma­te­ria pe­ni­ten­cia­ria, acep­ta o re­cha­za las so­li­ci­tu­des de tras­la­da­do de los pre­sos que es­tán en­car­ce­la­dos fue­ra de Ca­ta­lu­ña si­guien­do un cri­te­rio de «arrai­go» en es­ta co­mu­ni­dad.

Fuentes pe­ni­ten­cia­rias de la Ge­ne­ra­li­tat ex­pli­can que, en la ma­yo­ría de los ca­sos, el cri­te­rio «téc­ni­co» del arrai­go que si­guen los Ser­vi­cios Pe­ni­ten­cia­rios pa­ra de­ci­dir coin­ci­de con los de­seos de los pre­sos, pues sue­len ele­gir las cár­ce­les más cer­ca­nas a sus do­mi­ci­lios. Por otra par­te, si ha­ce años es­ta acep­ta­ción es­ta­ba con­di­cio­na­da por la ma­si­fi­ca­ción que re­gis­tra­ban las cár­ce­les ca­ta­la­nas, hoy en día es­to ya no es un pro­ble­ma, pues hay pla­zas dis­po­ni­bles de so­bra en to­dos los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios, se­gún ex­pli­can las mis­mas fuentes. El des­cen­so de la po­bla­ción car­ce­la­ria en Ca­ta­lu­ña ha obli­ga­do a re­de­fi­nir unos pro­yec­tos de cons­truc­ción de nue­vas cár­ce­les al no ser ne­ce­sa­rias más pla­zas.

¿Tra­to de pri­vi­le­gio?

Pa­re­ce pues que no ha­brá tra­bas pa­ra ele­gir des­tino. Pe­ro, una vez con­du­ci­dos a las pri­sio­nes ele­gi­das, ¿los pre­sos se­pa­ra­tis­tas po­drían te­ner en los cen­tros ca­ta­la­nes un tra­to pri­vi­le­gia­do di­fe­ren­te al que te­nían en las cár­ce­les ma­dri­le­ñas? La con­se­je­ra de Jus­ti­cia de la Ge­ne­ra­li­tat, Es­ter Ca­pe­lla, pro­me­te que no. La úl­ti­ma res­pon­sa­ble de las pri­sio­nes ca­ta­la­nas –en es­ta co­mu­ni­dad au­tó­no­ma la ges­tión car­ce­la­ria de­pen­de de Jus­ti­cia y no de In­te­rior, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en el Go­bierno de Es­pa­ña– ase­gu­ra que los ser­vi­cios pe­ni­ten­cia­rios «no cam­bia­rán las ma­ne­ras de ha­cer». Eso sí, en las mis­mas de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa ayer, la con­se­je­ra in­de­pen­den­tis­ta –de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na– no ha de­ja­do pa­sar la opor­tu­ni­dad pa­ra re­cal­car que los po­lí­ti­cos pre­sos «de­be­rían es­tar en li­ber­tad». Ade­más, el di­rec­tor de los Ser­vi­cios Pe­ni­ten­cia­rios de la Ge­ne­ra­li­tat, Amand Cal­de­ró, de quien de­pen­den los 15 cen­tros pe­ni­ten­cia­rios ca­ta­la­nes, tam­bién ha mos­tra­do siem­pre su apo­yo ha­cia unos reos que con­si­de­ra «pre­sos po­lí­ti­cos». En más de una oca­sión se le ha vis­to lu­cien­do el la­zo ama­ri­llo de so­li­da­ri­dad con los ellos. Es­tá por ver si la ideo­lo­gía de quien ad­mi­nis­tra las cár­ce­les ca­ta­la­nes se tra­du­ce o no en un tra­to de fa­vor ha­cia los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas.

Lo que to­da­vía es una in­cóg­ni­ta es el pla­zo y el or­den en el que se efectuarán los tras­la­dos. El mi­nis­tro de In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, con­fir­mó ayer que se pro­du­ci­rán «en los pró­xi­mos días» pe­ro no se aven­tu­ró a pre­ci­sar una fe­cha con­cre­ta. Tam­po­co lo hi­zo la mi­nis­tra por­ta­voz, Isabel Ce­laá, en la rue­da de pren­sa pos­te­rior al Consejos de Mi­nis­tros.

De mo­men­to, se van cum­plien­do los re­qui­si­tos pa­ra la mu­dan­za car­ce­la­ria. El ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na, que in­ves­ti­ga la cau­sa por re­be­lión con­tra los lí­de­res se­ce­sio­nis­tas, ha res­pon­di­do que ya no ne­ce­si­ta­rá que los pre­sos es­tén cer­ca de Ma­drid pues la ins­truc­ción del ca­so es­tá a pun­to de con­cluir. No los re­cla­ma­rá pa­ra de­cla­rar ni pa­ra la prác­ti­ca de otras di­li­gen­cias. El jue­ves se pro­nun­ció so­bre las pe­ti­cio­nes de la ex­pre­si­den­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán, Car­me For­ca­dell; de la ex­con­se­je­ra Do­lors Bas­sa, y de los ex­pre­si­den­tes de la ANC y Òm­nium Cul­tu­ral, Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart. Ayer, en otro au­to, dio res­pues­ta en pa­re­ci­dos tér­mi­nos a las so­li­ci­tu­des del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Oriol Jun­que­ras, y del ex­con­se­je­ro Raül Ro­me­va. El juez con­clu­ye que «no exis­te ra­zón pro­ce­sal que con­duz­ca a la cus­to­dia de los pro­ce­sa­dos en nin­gún cen­tro pe­ni­ten­cia­rio con­cre­to». Y de­ja, ade­más, la pe­lo­ta en el te­ja­do de los res­pon­sa­bles pe­ni­ten­cia­rios, pues, la de­ci­sión, es­tá su­je­ta «a los cri­te­rios pe­ni­ten­cia­rios que la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias con­si­de­re de apli­ca­ción».

El des­tino de los pre­sos

Ca­si to­dos los en­cau­sa­dos por el «pro­cés» que se en­cuen­tran en pri­sión ya han ele­gi­do des­tino. Jun­que­ras, que es­tá en­car­ce­la­do en Es­tre­me­ra (Ma­drid), ha so­li­ci­ta­do mu­dar­se a la cár­cel de Brians 2, en Sant Esteve Ses­ro­vi­res (Bar­ce­lo­na). Es­te cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, inau­gu­ra­do en 2007 y que cuen­ta con un to­tal de 1.591 pre­sos –su­ma­dos los que cum­plen con­de­na y los pre­ven­ti­vos– es­tá ubi­ca­do a me­nos de 30 ki­ló­me­tros de Sant Vi­ce­nç del Horts, lo­ca­li­dad en la que el re­pu­bli­cano tie­ne su re­si­den­cia y en la que fue al­cal­de. Tam­bién quie­re ir a Brians 2 el ex­con­se­je­ro Jo­sep Rull –que aho­ra tam­bién es­tá en Es­tre­me­ra– y Jor­di Cui­xart, in­gre­sa­do en So­to del Real (Ma­drid).

Por su par­te, Jor­di Sàn­chez, que es­tá en So­to del Real, y el ex­con­se­je­ro de Pre­si­den­cia Jor­di Tu­rull –en Es­tre­me­ra– tie­nen la in­ten­ción de que los con­duz­can a Qua­tre Ca­mins, en La Ro­ca del Va­llès (Bar­ce­lo­na), un cen­tro pe­ni­ten­cia­rio con 1.308 in­ter­nos, inau­gu­ra­do en 1989 y si­tua­do a po­co más de 30 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Ro­me­va tam­bién ha pe­di­do el tras­la­do a una cár­cel ca­ta­la­na pe­ro, en su ca­so, no so­li­ci­ta nin­gu­na pri­sión en con­cre­to. Se­gún el au­to del juez Lla­re­na, el ex­con­se­je­ro de Ex­te­rio­res pi­dió su tras­la­do a «los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios de Bar­ce­lo­na», sin más de­ta­lle. En cuan­to a las mu­je­res, Car­me For­ca­dell –en Al­ca­lá Me­co– pre­ten­de que la con­duz­can al Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Mu­je­res de Bar­ce­lo­na, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo cár­cel de «Wad-Ras». Fue inau­gu­ra­do en 1983, cuen­ta con 599 in­ter­nas y, des­pués del cie­rre de la his­tó­ri­ca cár­cel de La Mo­de­lo, es la úni­ca pri­sión en te­rre­nos de la ca­pi­tal ca­ta­la­na. Es, ade­más, la úni­ca cár­cel ca­ta­la­na es­pe­cí­fi­ca pa­ra mu­je­res. Do­lors Bas­sa, por su par­te, ha re­cla­ma­do ser lle­va­ba a Puig de les Bas­ses de Fi­gue­res (Ge­ro­na). Es un cen­tro fun­da­do en 2014, con po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te mas­cu­li­na pe­ro con un mó­du­lo pa­ra mu­je­res. En to­tal, son 728 in­ter­nos. De los nue­ve pre­sos por el «pro­cés», uno no ha mo­vi­do to­da­vía fi­cha en es­ta di­rec­ción. El ex­con­se­je­ro de In­te­rior Joa­quim Forn –aho­ra en Es­tre­me­ra– es­pe­ra­rá a que el Su­pre­mo res­pon­da a su pe­ti­ción de pues­ta en li­ber­tad. De ser de­ne­ga­da se su­ma­rá a las pe­ti­cio­nes de tras­la­do.

Con­se­je­ra de Jus­ti­cia Ca­pe­lla di­ce que no ten­drán un tra­to de fa­vor pe­ro que «de­be­rían es­tar en li­ber­tad»

EFE

Cel­da del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Brians 2, don­de iría Jun­que­ras

O. JUN­QUE­RAS

C. FOR­CA­DELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.