Lla­re­na da dos días a Puig­de­mont y sus ex­con­se­je­ros pa­ra pa­gar 2,1 mi­llo­nes

El tri­bu­nal ale­mán am­plía el pla­zo pa­ra de­ci­dir so­bre la en­tre­ga del ex­pre­si­den­te

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - N. VI­LLA­NUE­VA/L.P. ARE­CHE­DE­RRA MA­DRID

El juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo Pa­blo Lla­re­na dio ayer dos días de pla­zo a los ca­tor­ce an­ti­guos miembros del Go­vern pro­ce­sa­dos por mal­ver­sa­ción (la ma­yo­ría tam­bién lo es­tá por re­be­lión) pa­ra que abo­nen la fian­za de 2,1 mi­llo­nes de eu­ros que el ma­gis­tra­do fi­jó en el au­to de pro­ce­sa­mien­to. Se tra­ta de la res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil que el ex­pre­si­den­te y sus ex­con­se­je­ros de­ben asu­mir de for­ma so­li­da­ria por el su­pues­to di­ne­ro pú­bli­co em­plea­do pa­ra su­fra­gar el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O. A esa can­ti­dad se su­ma el ter­cio pre­vis­to por la ley pa­ra ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro cum­pli­mien­to de es­ta res­pon­sa­bi­li­dad.

En una pro­vi­den­cia no­ti­fi­ca­da ayer el juez ad­vier­te de que en ca­so de que no abo­nen es­ta fian­za se pro­ce­de­rá al em­bar­go de bie­nes en la can­ti­dad ne­ce­sa­ria pa­ra cu­brir el pa­go. Los ca­tor­ce pro­ce­sa­dos que de­ben abo­nar es­ta can­ti­dad son el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Car­les Puig­de­mont, el ex vi­ce­pre­si­den­te Oriol Jun­que­ras y los ex­con­se­je­ros Jor­di Tu­rull, Raül Ro­me­va, Me­rit­xell Bo­rrás, Cla­ra Pon­sa­tí, To­ni Co­mín, Joa­quim Forn, Jo­sep Rull, Lluís Puig, Car­les Mun­do, Do­lors Bas­sa, San­tia­go Vi­la y Me­rit­xell Se­rret.

Pa­ra re­cla­mar el pa­go, el ma­gis­tra­do ha es­pe­ra­do a la con­fir­ma­ción del pro­ce­sa­mien­to, lo que su­ce­dió el miér­co­les por par­te de la Sa­la de Ape­la­cio­nes del Su­pre­mo. Los ma­gis­tra­dos con­si­de­ra­ron que el de­ba­te so­bre el em­pleo de vio­len­cia en el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta ile­gal, la cla­ve pa­ra apre­ciar el de­li­to de re­be­lión, de­be re­sol­ver­se en el jui­cio oral, la ho­ra de la ver­dad, una vis­ta que se pre­vé pa­ra fi­nal de año.

Nue­ve de los an­ti­guos ca­tor­ce miembros del Go­vern que de­ben abo­nar la fian­za es­tán pro­ce­sa­dos por el de­li­to de re­be­lión, el más gra­ve so­bre la me­sa, que cas­ti­ga con has­ta vein­ti­cin­co años de pri­sión a aque­llos que pro­ta­go­ni­cen un al­za­mien­to vio­len­to pa­ra de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de un par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal. Tam­bién les atri­bu­yen un de­li­to de mal­ver­sa­ción, por des­ti­nar di­ne­ro pú­bli­co al fin ile­gal del pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta.

La in­ves­ti­ga­ción con­tra el «pro­cés» en­ca­ra sus úl­ti­mos pa­sos, des­pués de la con­fir­ma­ción del pro­ce­sa­mien­to, que ha ava­la­do las te­sis del juez Lla­re­na. Una vez que se su­pere la fa­se in­ter­me­dia, la pre­pa­ra­ción del jui­cio, las par­tes de­be­rán pre­sen­tar sus es­cri­tos de acu­sa­ción y de­fen­sa, ca­li­fi­can­do los he­chos. El ins­truc­tor, siem­pre en fa­se in­di­cia­ria, lo tie­ne cla­ro y acu­sa a los lí­de­res se­ce­sio­nis­tas de alen­tar una in­su­rre­ción pa­ra al­can­zar la in­de­pen­den­cia por las vías ile­ga­les, en­fren­tan­do a la so­cie­dad ca­ta­la­na con­tra el Es­ta­do.

Fi­na­les de ju­lio

Por otra par­te, el Tri­bu­nal ale­mán que es­tu­dia la en­tre­ga a Es­pa­ña de Car­les Puig­de­mont ha apla­za­do su de­ci­sión de­fi­ni­ti­va unas se­ma­nas más. Así se lo ha co­mu­ni­ca­do a la Fis­ca­lía alemana –y es­ta, a la es­pa­ño­la– ar­gu­men­tan­do que tie­ne que estudiar la abun­dan­te do­cu­men­ta­ción que les ha en­via­do el juez Lla­re­na pa­ra acre­di­tar el de­li­to de mal­ver­sa­ción. La de­ci­sión mar­co so­bre eu­ro­ór­de­nes fi­ja un lí­mi­te de 60 días, am­plia­ble a otros 30, pa­ra re­sol­ver so­bre las pe­ti­cio­nes de en­tre­ga y, trans­cu­rri­do ese pla­zo má­xi­mo, el tri­bu­nal de­be co­mu­ni­car a Eu­ro­just los mo­ti­vos de la demora. El fa­llo del tri­bu­nal ale­mán po­dría lle­gar a fi­na­les de ju­lio.

El pa­sa­do 22 de ma­yo la Au­dien­cia Te­rri­to­rial se re­afir­mó en su po­si­ción de no en­tre­gar a Es­pa­ña al ex­pre­si­den­te Puig­de­mont por re­be­lión. Esa mis­ma ma­ña­na la Fis­ca­lía alemana ha­bía pe­di­do a los ma­gis­tra­dos que die­ran cur­so a la en­tre­ga del ex­pre­si­dent por es­te de­li­to, tras exa­mi­nar el ma­te­rial que ha­bía apor­ta­do el juez Lla­re­na y la Fis­ca­lía es­pa­ño­la pa­ra sus­ten­tar es­te de­li­to. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat fue de­te­ni­do el pa­sa­do 25 de mar­zo por la po­li­cía alemana cuan­do aca­ba­ba de cru­zar en vehícu­lo la fron­te­ra de Ale­ma­nia des­de Di­na­mar­ca, tras par­ti­ci­par en unas con­fe­ren­cias en Hel­sin­ki.

El juez Pa­blo Lla­re­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.