Una ven­gan­za desató la ma­tan­za en el pe­rió­di­co de Maryland

El odio de Ja­rred Ra­mos al «Ca­pi­tal Ga­zet­te» se co­ci­nó du­ran­te años y aca­bó el jue­ves a ti­ros

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - JA­VIER AN­SO­RE­NA CO­RRES­PON­SAL EN NUE­VA YORK

Ja­rrod Ra­mos se de­bió en­fu­re­cer el 31 de ju­lio de 2011 cuan­do vio su nom­bre en ne­gro so­bre blan­co, en una de las co­lum­nas más po­pu­la­res del «Ca­pi­tal Ga­zet­te», una ins­ti­tu­ción en An­ná­po­lis (Maryland). Eric Hartley, en su co­lum­na «An­ne Arun­del Re­port», de­ta­lla­ba el ca­so de aco­so de Ra­mos con­tra una ex­com­pa­ñe­ra de ins­ti­tu­to y la ex­pan­sión de es­te ti­po de com­por­ta­mien­to en las re­des so­cia­les. Ra­mos aca­ba­ba de ser con­de­na­do por ello, uno de esos ca­sos ju­di­cia­les que lle­nan las pá­gi­nas de los dia­rios lo­ca­les.

Su en­fa­do le lle­vó a de­man­dar a Hartley y al pe­rió­di­co por di­fa­ma­ción. Los tri­bu­na­les no le die­ron la ra­zón. La furia pa­só en­ton­ces a un cal­do de cul­ti­vo ideal: las re­des so­cia­les. Du­ran­te años, pu­so al pe­rió­di­co en el disparadero en Twit­ter, que te­nía a Hartley co­mo fo­to de per­fil. Des­de enero de 2016 no te­nía ac­ti­vi­dad. Has­ta las 14.37 de la tar­de del jue­ves, cuan­do Ra­mos es­cri­bió: «Que os jo­dan, de­jad­me so­lo». Po­cos mi­nu­tos más tar­de, el odio ma­ce­ra­do du­ran­te años ex­plo­ta­ba en un ti­ro­teo en la redacción del «Ca­pi­tal Ga­zet­te», en la que Ra­mos aca­bó con la vi­da de cin­co per­so­nas e hi­rió a otras dos, que fue­ron da­das de al­ta ayer.

En el pe­rió­di­co ya no tra­ba­jan Hartley ni el di­rec­tor que es­ta­ba al fren­te cuan­do se pu­bli­có aque­lla co­lum­na. Eso no pa­re­ció im­por­tar a Ra­mos, que aca­bó con la vi­da de un co­lum­nis­ta, una re­dac­to­ra de Lo­cal, un miem­bro de la sec­ción de Opi­nión, un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo y una em­plea­da co­mer­cial.

El ata­que fue «pla­nea­do», ase­gu­ró el je­fe de po­li­cía del con­da­do de An­ne Arun­del, Ti­mothy Alo­ma­re. «Fue a ma­tar al má­xi­mo nú­me­ro de per­so­nas», aña­dió. El fis­cal Wes Adams lo des­cu­brió co­mo un ata­que «coor­di­na­do» en el que em­pe­zó a «ca­zar y ma­tar gen­te de for­ma sis­te­má­ti­ca». Ra­mos, un fun­cio­na­rio de 38 años, blo­queó una de las dos puer­tas de sa­li­da de la redacción del pe­rió­di­co, en un edi­fi­cio de ofi­ci­nas que alo­ja a va­rias com­pa­ñías. Lle­va­ba una es­co­pe­ta re­cor­ta­da, com­pra­da de for­ma le­gal, con la que dis­pa­ró a una de las puer­tas de cris­tal de la redacción pa­ra co­men­zar su ma­tan­za. Co­mo tan­tas otras re­dac­cio­nes, la del «Ca­pi­tal Ga­zet­te» es un es­pa­cio abier­to, con ofi­ci­nas acris­ta­la­das en un la­te­ral. Con el es­truen­do de los dis­pa­ros, mu­chos em­plea­dos se re­fu­gia­ron en sus me­sas. Uno de los que tra­tó de es­ca­par por la puer­ta que blo­queó Ra­mos es­tá en­tre los fa­lle­ci­dos. En po­cos se­gun­dos, la ofi­ci­na se con­vir­tió en «zo­na de gue­rra», co­mo re­la­tó uno de los pe­rio­dis­tas del me­dio, Phil Da­vis.

Es­con­di­do ba­jo una me­sa

La Po­li­cía ape­nas tar­dó un mi­nu­to en lle­gar a la es­ce­na del cri­men, y de­tu­vo a Ra­mos sin pe­gar un ti­ro. Lo en­con­tró es­con­di­do ba­jo una me­sa, ha­bía ti­ra­do ya su ar­ma. Se le en­con­tra­ron gra­na­das de hu­mo. Con más tiem­po, la ma­tan­za pu­do ser más abul­ta­da.

Ayer, Ra­mos com­pa­re­ció por pri­me­ra vez an­te el juez, con ros­tro im­pa­si­ble. Mien­tras An­ná­po­lis vi­vía la no­ti­cia con­mo­cio­na­da, de lu­to ofi­cial, con las ban­de­ras a me­dia as­ta, con vi­gi­lias pro­gra­ma­das pa­ra la no­che. «Los pe­rio­dis­tas, co­mo el res­to de es­ta­dou­ni­den­ses, de­ben vi­vir sin el miedo de su­frir ata­ques vio­len­tos por su tra­ba­jo»; la­men­tó el pre­si­den­te Do­nald Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.