Man­te­ner el mis­mo mé­di­co de ca­be­ce­ra alar­ga la vi­da

∑ Un es­tu­dio con­clu­ye que los pa­cien­tes que ven y co­no­cen a su fa­cul­ta­ti­vo tie­nen ta­sas de mor­ta­li­dad más ba­jas

ABC (Castilla y León) - - SOCIEDAD - R. I. MA­DRID

La fi­de­li­dad tie­ne pre­mio. Al me­nos en lo que se re­fie­re a la sa­lud. Ser fiel al pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio que nos ha aten­di­do des­de siem­pre po­dría ser un fac­tor pro­tec­tor fren­te a la muer­te. Lo aca­ba de ve­ri­fi­car un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta «BMJ» Open y que ha lle­va­do a ca­bo por vez pri­me­ra una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca de la re­la­ción en­tre las ta­sas de mor­ta­li­dad y la con­ti­nui­dad de la aten­ción mé­di­ca. Y la con­clu­sión es de­fi­ni­ti­va: ser aten­di­do por el mis­mo mé­di­co a lo lar­go del tiem­po, ya sea el de ca­be­ce­ra o un es­pe­cia­lis­ta, pa­re­ce alar­gar la vi­da.

Es­te cu­rio­so es­tu­dio vuel­ve a po­ner el fo­co en al­go que en los úl­ti­mos años pa­re­ce que se ha­bía ol­vi­da­do: la im­por­tan­cia de las re­la­cio­nes per­so­na­les en la aten­ción mé­di­ca y la con­fian­za del pa­cien­te en el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio. Du­ran­te los úl­ti­mos 200 años, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal St Leo­nard’s Prac­ti­ce en Exe­ter y la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter (Gran Bre­ta­ña), los avan­ces mé­di­cos han si­do prin­ci­pal­men­te téc­ni­cos e im­per­so­na­les, lo que ha re­du­ci­do el la­do hu­mano de la me­di­ci­na. «Es­ta re­vi­sión sis­te­má­ti­ca re­ve­la que, a pe­sar de los nu­me­ro­sos avan­ces téc­ni­cos, la con­ti­nui­dad de la aten­ción es una ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te de la prác­ti­ca mé­di­ca y, po­ten­cial­men­te, una cuestión de vi­da o muer­te», es­cri­ben en el ar­tícu­lo.

Es­tu­dios pre­vios han re­ve­la­do que la lla­ma­da con­ti­nui­dad de la aten­ción sa­ni­ta­ria es­tá re­la­cio­na­da con una se­rie de be­ne­fi­cios: pa­cien­tes que si­guen los consejos mé­di­cos con ma­yor in­te­rés, una me­jor acep­ta­ción de las va­cu­nas y otras me­di­das pre­ven­ti­vas, y me­nos in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios de ur­gen­cias.

Los mé­di­cos de fa­mi­lia, tal y co­mo ha reivin­di­ca­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Me­di­ci­na Co­mu­ni­ta­ria (Semfyc), son «cen­ti­ne­las de la sa­lud y la ges­tión sa­ni­ta­ria», y desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal en si­tua­cio­nes tan re­le­van­tes pa­ra la sa­lud co­mo la va­cu­na­ción in­fan­til, el con­trol de la dia­be­tes o el co­les­te­rol ele­va­do, o el man­te­ni­mien­to de bue­nos há­bi­tos de vi­da.

Psi­quia­tras y ci­ru­ja­nos

Aho­ra, los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo rea­li­za­do en Gran Bre­ta­ña re­afir­man es­te men­sa­je: el con­tac­to man­te­ni­do en­tre el mé­di­co y su pa­cien­te es­tá re­la­cio­na­do con me­nos muer­tes. El efec­to se apli­có en di­fe­ren­tes cul­tu­ras, y no so­lo se re­fie­re a los mé­di­cos de fa­mi­lia, sino tam­bién a los es­pe­cia­lis­tas, in­clui­dos los psi­quia­tras y los ci­ru­ja­nos.

La re­vi­sión ana­li­zó los re­sul­ta­dos de 22 es­tu­dios en di­fe­ren­tes mar­cos tem­po­ra­les, to­dos pu­bli­ca­dos des­de 2010, y que se lle­va­ron a ca­bo en nue­ve paí­ses di­fe­ren­tes, des­de EE. UU. has­ta In­gla­te­rra, Co­rea del Sur e Is­rael.

«Es­ta­mos di­cien­do que en un mo­men­to en que la ma­yo­ría de las no­ti­cias de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se cen­tran en las nue­vas má­qui­nas e in­no­va­do­ras tec­no­lo­gías, es­te ar­tícu­lo mues­tra que el la­do hu­mano de la me­di­ci­na si­gue sien­do muy im­por­tan­te, e in­clu­so una cuestión de vi­da y muer­te», subraya Sir Denis Pe­rei­ra Gray, pri­mer au­tor de la in­ves­ti­ga­ción. En es­te sen­ti­do, el pro­fe­sor Phi­lip Evans, de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter, se­ña­la que la con­ti­nui­dad de la aten­ción se pro­du­ce cuan­do un pa­cien­te y un mé­di­co se ven mu­tua­men­te y, por tan­to, se co­no­cen. «Es­to me­jo­ra la co­mu­ni­ca­ción, la sa­tis­fac­ción del pa­cien­te, el cum­pli­mien­to de los consejos mé­di­cos y un me­nor uso de ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios».

La in­ves­ti­ga­ción tie­ne una se­rie de li­mi­ta­cio­nes, en­tre ellas que mu­chos de los tra­ba­jos so­lo re­vi­sa­ron los re­gis­tros de los pa­cien­tes y no los si­guie­ron a lo lar­go del tiem­po, y no to­dos los es­tu­dios tu­vie­ron en cuen­ta to­da la ga­ma de po­si­bles fac­to­res, co­mo el ta­ba­quis­mo y el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co. En to­do ca­so, Gray aña­de: «Los pa­cien­tes sa­ben des­de ha­ce tiem­po la re­le­van­cia que tie­ne a qué mé­di­co ven y la flui­dez de la co­mu­ni­ca­ción. Has­ta aho­ra, es­to se ha­bía con­si­de­ra­do una cues­tión­de con­ve­nien­cia o cortesía».

El «cen­ti­ne­la» de la sa­lud Los be­ne­fi­cios del con­tac­to con el mé­di­co son una me­jor acep­ta­ción de las va­cu­nas y me­nos vi­si­tas a ur­gen­cias

ABC

Una mé­di­co de ca­be­ce­ra, en un cen­tro de sa­lud de Ali­can­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.