La Na­tu­ra­le­za analó­gi­ca

ABC (Castilla y León) - - ENFOQUE - LUIS DEL VAL

Si en­ten­de­mos que lo analó­gi­co es la con­sis­ten­cia de las co­sas y los fe­nó­me­nos que se re­pi­ten, en­ton­ces ha­brá que con­ve­nir que la Na­tu­ra­le­za, des­de ha­ce mi­llo­nes de años, es analó­gi­ca, y que no ha cam­bian­do un ápi­ce a pe­sar de que vi­va­mos en los prin­ci­pios de la era di­gi­tal. Pue­do en­viar es­te ar­tícu­lo des­de mi ca­sa a la Re­dac­ción de ABC en dos se­gun­dos, y pue­do ver las for­mas de las nu­bes en la pan­ta­lla del or­de­na­dor, que me trae las imá­ge­nes de un sa­té­li­te si­tua­do a mi­les de ki­ló­me­tros, pe­ro no pue­do en­viar un co­rreo elec­tró­ni­co a las nu­bes pa­ra que cam­bien de rum­bo o se di­suel­van co­mo si for­ma­ran par­te de una ma­ni­fes­ta­ción no au­to­ri­za­da. Los ríos tar­dan de­ce­nas de si­glos en for­mar un va­lle, y lue­go plan­ta­mos to­ma­tes en las már­ge­nes, pe­ro de vez en cuan­do el río, el muy analó­gi­co, re­cla­ma el cau­ce que cons­tru­yó e inun­da los huer­tos. Co­mo es­to no su­ce­de de manera ha­bi­tual, nos sor­pren­de, pe­ro si sem­brá­ra­mos los to­ma­tes en el mon­te se­ría peor. Lo que sí se pue­de es cons­truir en las la­de­ras, pe­ro el cau­ce de ba­rran­cos, rie­ras y ram­blas lo he­mos ocu­pa­do con una mu­ra­lla de ce­men­to y la­dri­llo que se extiende a lo lar­go de to­da la ori­lla del Me­di­te­rrá­neo, en una mez­cla de ava­ri­cia, ig­no­ran­cia y so­ber­bia, un trián­gu­lo te­rri­ble cu­yas con­se­cuen­cias su­fri­mos.

El ca­rác­ter analó­gi­co de la na­tu­ra­le­za nos re­ba­ja la so­ber­bia, pe­ro al pre­cio de que su­fran y mue­ran inocen­tes. A la ho­ra que es­cri­bo es­tas lí­neas to­da­vía no se ha en­con­tra­do el cuer­po de ese ni­ño de cin­co años que des­apa­re­ció de la vi­da, cuan­do to­da­vía no ha­bía cre­ci­do pa­ra ha­cer­le pre­gun­tas, y es­ta so­cie­dad di­gi­tal, que pa­re­ce te­ner in­men­sos me­dios, de­be re­cu­rrir a al­go tan pri­mi­ti­vo co­mo el ol­fa­to de los pe­rros pa­ra tra­tar de ha­llar a ese ni­ño, que se ha con­ver­ti­do en el hi­jo y el nieto de mi­les de es­pa­ño­les.

Me­nos mal que, en­tre tan­to su­fri­mien­to, por en­tre el ba­rro de la tra­ge­dia y del lu­to, sur­ge la lim­pia so­li­da­ri­dad, que tam­po­co tie­ne na­da de di­gi­tal, y que nos res­ta­ña de equi­vo­ca­cio­nes y egoís­mos, e in­clu­so nos da un ápi­ce de es­pe­ran­za so­bre no­so­tros mis­mos. Pue­de que ten­ga­mos re­me­dio, pe­ro te­mo que se vol­ve­rá a re­pe­tir el ol­vi­do, y que los in­ge­nie­ros de mon­tes no tie­nen dis­cur­so pa­ra con­mo­ver a los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios, por­que es­tos creen que nun­ca esa mez­cla de ava­ri­cia, ig­no­ran­cia y so­ber­bia les va a arre­ba­tar la vi­da de un hi­jo de cin­co años.

EFE

Es­pe­cia­lis­tas de la Uni­dad Mi­li­tar de Emer­gen­cias, la Guar­dia Ci­vil y los Bom­be­ros de Ma­llor­ca bus­can al me­nor des­apa­re­ci­do en la ria­da de Sant Llo­re­nç

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.