Die­ci­ocho años sin res­pues­tas

ABC (Castilla y León) - - ENFOQUE - AL­VA­RO YBA­RRA ZA­VA­LA

Do­rail­na Car­va­jal Ro­drí­guez se des­pier­ta ca­da ma­ña­na y pi­de a Dios vi­vir un día más. No lo ha­ce por mie­do a la muer­te; lo ha­cer pa­ra evi­tar mo­rir sin sa­ber qué les ocu­rrió a su her­mano y su ma­dre aquel me­dio­día de un 18 de agos­to de 2000, cuan­do un gru­po de hom­bres ar­ma­dos en­tró por la fuer­za a su ca­sa y se los lle­va­ron. «Si yo me mue­ro, ¿quién bus­ca­rá a mi ma­dre y a mi her­mano? Na­die. Si yo me mue­ro sin sa­ber qué les ocu­rrió, se­rá co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do, co­mo si no hu­bie­ran exis­ti­do. Na­die les re­cor­da­rá y to­do que­da­rá im­pu­ne».

Do­ra­li­na for­ma par­te de una de las mu­chas aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del con­flic­to co­lom­biano que exis­ten en el país, un co­lec­ti­vo cu­yo aval mo­ral fue cla­ve pa­ra la fir­ma del acuer­do de paz en­tre la gue­rri­lla de las FARC-EP y el Go­bierno del ex­pre­si­den­te San­tos el 24 de no­viem­bre de 2016. Ca­si dos años des­pués de la fir­ma, las víc­ti­mas mi­ran con es­cep­ti­cis­mo el fu­tu­ro y la via­bi­li­dad de lo pac­ta­do. El in­cum­pli­mien­to de prác­ti­ca­men­te to­do lo fir­ma­do en fa­vor de las víc­ti­mas, los in­te­gran­tes des­mo­vi­li­za­dos de la gue­rri­lla y la bús­que­da de una ver­dad plu­ral de lo su­ce­di­do du­ran­te los años de gue­rra ha pues­to en ja­que la paz en Co­lom­bia. El mo­ti­vo, el ne­fas­to le­ga­do que de­ja la Ad­mi­nis­tra­ción de San­tos, que pro­me­tió más de lo que po­día asu­mir eco­nó­mi­ca­men­te con tal de se­llar su an­sia­do acuer­do con las FARC-EP. Una irres­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca que no so­lo po­ne en pe­li­gro la opor­tu­ni­dad lo­gra­da, sino que si­túa a Co­lom­bia en una muy com­ple­ja en­cru­ci­ja­da so­cial.

La ca­da vez ma­yor di­si­den­cia de las FARC-EP, jun­to al cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del nar­co­trá­fi­co, el au­men­to de la in­se­gu­ri­dad y la cri­sis eco­nó­mi­ca han he­cho aún ma­yor la di­vi­sión y el es­cep­ti­cis­mo ya exis­ten­te en torno al acuer­do de paz.

¿Có­mo lo­grar sal­var la opor­tu­ni­dad úni­ca que brin­da el es­ce­na­rio de paz ar­ma­da ob­te­ni­do gra­cias al acuer­do? Es­ta pre­gun­ta to­ca plan­teár­se­la al nue­vo Go­bierno de Du­que, al cual el le­ga­do del ex­pre­si­den­te San­tos de­ja en una si­tua­ción muy com­pro­me­ti­da en torno a la paz que de­fi­ni­ti­va­men­te mar­ca­rá su man­da­to. Has­ta en­ton­ces, Do­rail­na Car­va­jal Ro­drí­guez lo tie­ne cla­ro: se des­pier­ta ca­da ma­ña­na y pi­de a Dios vi­vir un día más.

AL­VA­RO YBA­RRA ZA­VA­LA

Do­rail­na Car­va­jal Ro­drí­guez pa­sa las pá­gi­nas de su dia­rio per­so­nal, en el que re­cuer­da a su ma­dre y su her­mano, des­apa­re­ci­dos el 18 de agos­to de 2000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.