LA ARGENTINIZACIÓN

Las ma­las elec­cio­nes po­lí­ti­cas pue­den atro­fiar a los países

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

CO­MO ca­si to­dos los ga­lle­gos ten­go un pri­mo que emi­gró a Ar­gen­ti­na. Salió de la al­dea de mis abue­los ma­ter­nos en los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do y le fue bien: lle­gó a Bue­nos Ai­res con una ma­le­ta de car­tón y, mer­ced a su es­fuer­zo y pi­car­día, aca­bó sien­do due­ño de una em­pre­si­ta de au­to­bu­ses. Co­mo la mo­rri­ña ti­ra, des­de que jun­tó di­ne­ro em­pe­zó a vo­lar a Ga­li­cia ca­da ve­rano. Al prin­ci­pio el con­tras­te le re­sul­ta­ba des­fa­vo­ra­ble. Mu­cho me­jor Ar­gen­ti­na. Pe­ro en el cur­so de su vi­da adul­ta ocu­rrió lo ines­pe­ra­do: en aquel país del que ha­bía es­ca­pa­do por po­bre em­pe­zó a vi­vir­se me­jor que en El Do­ra­do ame­ri­cano a don­de ha­bía emi­gra­do. Hoy, Ar­gen­ti­na ocu­pa el pues­to 89 del mun­do en PIB per ca­pi­ta. Es­pa­ña, el 16.

Asom­bra re­pa­sar los do­nes de Ar­gen­ti­na. Pri­mer pro­duc­tor de so­ja y gi­ra­sol (y ma­te, por su­pues­to). Una po­ten­cia pla­ne­ta­ria tam­bién en car­ne, la­na, tri­go, man­za­nas, miel, vino... Por si fue­se po­co, ade­más le to­có la lo­te­ría en su sub­sue­lo: pe­tró­leo y la ter­ce­ra ma­yor re­ser­va de gas. Con se­me­jan­te ri­que­za na­tu­ral, a co­mien­zos del si­glo XX se con­vir­tió en uno de los países más pro­me­te­do­res y atra­jo a un au­tén­ti­co éxo­do eu­ro­peo (un cri­sol de ita­lia­nos, ga­lle­gos y ju­díos). Bue­nos Ai­res ofre­cía una vi­da cul­tu­ral tan di­ná­mi­ca que se­me­ja­ba el nue­vo Pa­rís. To­da­vía hoy se tra­ta de un pue­blo muy ilus­tra­do, co­mo re­fle­ja la dia­léc­ti­ca pro­li­ja –a ve­ces ex­te­nuan­te– de ca­si to­dos los ar­gen­ti­nos. Sin em­bar­go el país des­ca­rri­ló. Tras la II Gue­rra Mun­dial triun­fa el pe­ro­nis­mo, fe­nó­meno in­des­ci­fra­ble pa­ra los aje­nos, pe­ro que po­dría re­su­mir­se co­mo un po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta, de espíritu an­ti­li­be­ral, que pre­di­ca la Jus­ti­cia so­cial e ins­tau­ró una sub­cul­tu­ra del sub­si­dio que ha aca­ba­do atro­fian­do al país. El pe­ro­nis­mo tuvo va­rias re­en­car­na­cio­nes y al­ter­nó tam­bién con dic­ta­du­ras. La úl­ti­ma in­ten­to­na pe­ro­nis­ta la pro­ta­go­ni­zó la de­ma­go­ga Cris­ti­na Fer­nán­dez, con una co­rrup­ción ga­lo­pan­te y un dis­cur­so au­tár­qui­co y na­cio­na­lis­ta, con gi­li­po­lle­ces co­mo ex­po­liar Rep­sol-Ypf, asus­tan­do así al ca­pi­tal glo­bal. En Ar­gen­ti­na el so­borno es­tá ca­si ins­ti­tu­cio­na­li­za­do, la in­se­gu­ri­dad con­tras­ta con la tran­qui­li­dad es­pa­ño­la y ca­si un cuar­to de la po­bla­ción es po­bre.

¿Por qué su­fre Ar­gen­ti­na? Es un país ri­quí­si­mo, con mu­chos in­te­lec­tua­les bri­llan­tes. ¿En­ton­ces? Sus zo­zo­bras son fru­to de pé­si­mas elec­cio­nes po­lí­ti­cas. Nun­ca se ha afian­za­do del to­do el im­pe­rio del Es­ta­do de De­re­cho y ha arrai­ga­do el po­pu­lis­mo. La anes­te­sia del sub­si­dio jus­ti­cia­lis­ta ha ca­la­do y ade­más mu­chas ve­ces la cla­se go­ber­nan­te ha si­do abier­ta­men­te clep­tó­ma­na (los úl­ti­mos, los Kirch­ner). Con esas re­ce­tas, el país cae cí­cli­ca­men­te en el co­ma eco­nó­mi­co, del que to­ca sa­lir con tra­ta­mien­tos de cho­que. Pe­ro en cuan­to co­mien­zan a le­van­tar ca­be­za, vuel­ta a em­pe­zar: go­bier­nos ma­ni­rro­tos y de­ma­go­gia ba­ra­ta que aca­ba arrui­nan­do a la na­ción.

Sien­to de­cir que se acu­mu­lan los in­di­cios de que Es­pa­ña se es­tá ar­gen­ti­ni­zan­do. Los vo­tos a Po­de­mos fue­ron una idea fu­nes­ta y el gi­ro del PSOE ha­cia el po­pu­lis­mo más iz­quier­dis­ta y me­nos ins­ti­tu­cio­nal, un vi­rus pa­ra nues­tra de­mo­cra­cia. Es­pa­ña es to­da­vía un país fa­bu­lo­so. Pe­ro ojo: es fá­cil de­jar de ser­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.