Via­je al mis­te­rio­so pla­ne­ta bom­bar­dea­do por el Sol

▶ Eu­ro­pa lan­za­rá el pró­xi­mo sá­ba­do su mi­sión es­pa­cial más com­ple­ja

ABC (Castilla y León) - - SOCIEDAD - GON­ZA­LO LÓ­PEZ SÁN­CHEZ

Mer­cu­rio es el pla­ne­ta más cer­cano al Sol y el que me­nos tar­da en com­ple­tar una vuel­ta a su al­re­de­dor. Co­mo es tan ve­loz, los ba­bi­lo­nios le bau­ti­za­ron co­mo Na­bu, en ho­nor al men­sa­je­ro de los dio­ses de su mi­to­lo­gía, y des­pués los grie­gos y los ro­ma­nos le co­no­cie­ron co­mo Her­mes y Mer­cu­rius, res­pec­ti­va­men­te. Pe­ro lo cier­to es que es­te emi­sa­rio de los dio­ses aún no ha trans­mi­ti­do su men­sa­je. Has­ta aho­ra so­lo han vo­la­do has­ta Mer­cu­rio dos na­ves es­pa­cia­les, la Ma­ri­ner 10 y la Mes­sen­ger, am­bas de la NASA, pe­ro es­tas abrie­ron más in­te­rro­gan­tes de los que re­sol­vie­ron. De he­cho, es­te mun­do sigue sien­do hoy una asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra en­ten­der có­mo se for­mó el Sis­te­ma So­lar, có­mo fun­cio­nan los pla­ne­tas y si la Re­la­ti­vi­dad de Eins­tein es vá­li­da.

Por es­tos mo­ti­vos, la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA), jun­to a La Agen­cia Ja­po­ne­sa de Ex­plo­ra­ción Ae­roes­pa­cial (JAXA) y otras ins­ti­tu­cio­nes, han in­ver­ti­do 1.650 mi­llo­nes de eu­ros en Be­piCo­lom­bo, una so­fis­ti­ca­da mi­sión pa­ra ex­plo­rar el pla­ne­ta Mer­cu­rio. Más de 2.000 cien­tí­fi­cos e in­ge­nie­ros de ins­ti­tu­cio­nes de ocho países han tra­ba­ja­do du­ran­te 20 años pa­ra que, a las 06.45 del pró­xi­mo 20 de oc­tu­bre, la son­da Be­piCo­lom­bo se lan­ce des­de el puer­to es­pa­cial de Ku­rú, en Gua­ya­na Fran­ce­sa. Se con­ver­ti­rá en la ter­ce­ra na­ve en ex­plo­rar Mer­cu­rio y se­rá la cul­mi­na­ción de la mi­sión más com­ple­ja em­pren­di­da por la ESA en to­da su his­to­ria. Ade­más, Be­piCo­lom­bo ten­drá un in­te­rés es­pe­cial por­que ex­plo­ra­rá uno de los pla­ne­tas más des­co­no­ci­dos del Sis­te­ma So­lar.

In­di­cios de agua

«Mer­cu­rio es el pla­ne­ta de los mis­te­rios», ex­pli­có Mau­ro Ca­sa­le, as­tro­fí­si­co de la ESA im­pli­ca­do en la mi­sión, en una rue­da de pren­sa ce­le­bra­da es­ta se­ma­na en el Cen­tro Eu­ro­peo de As­tro­no­mía Es­pa­cial (ESAC), en Ma­drid. «Es el pla­ne­ta más des­co­no­ci­do del Sis­te­ma So­lar, así que es muy in­tere­san­te vol­ver allí por­que to­da­vía te­ne­mos mu­chas co­sas que in­ves­ti­gar».

Mer­cu­rio so­lo ha si­do ex­plo­ra­do en dos mi­sio­nes de la NASA, así que es el mun­do ro­co­so me­nos es­tu­dia­do. En mar­zo de 1974, la Ma­ri­ner 10 se pu­so en la ór­bi­ta del Sol y so­bre­vo­ló el pla­ne­ta en tres oca­sio­nes, re­ve­lan­do una su­per­fi­cie re­ple­ta de crá­te­res y, pa­ra sor­pre­sa de los as­tró­no­mos, la exis­ten­cia de un cam­po mag­né­ti­co. Ya en­tre 2008 y 2015, la son­da Mes­sen­ger lo­gró po­ner­se en ór­bi­ta al­re­de­dor de Mer­cu­rio. En­con­tró in­di­cios de agua y com­pues­tos or­gá­ni­cos en los crá­te­res en som­bra del po­lo nor­te, y tra­zó un de­ta­lla­do ma­pa to­po­grá­fi­co y fo­to­grá­fi­co de la su­per­fi­cie.

Be­piCo­lom­bo se­rá la en­car­ga­da de co­ger el tes­ti­go de es­tas dos mi­sio­nes. Es­tá com­pues­ta por dos son­das dis­tin­tas: una na­ve di­se­ña­da por la ESA y lla­ma­da «Or­bi­ta­dor Pla­ne­ta­rio de Mer­cu­rio» y una par­te di­se­ña­da por Ja­pón y lla­ma­da «Or­bi­ta­dor Mag­ne­tos­fé­ri­co de Mer­cu­rio». Por eso, Sa­ra de la Fuen­te, in­ge­nie­ra de la ESA, di­jo que, en reali­dad, «Be­piCo­lom­bo son dos mi­sio­nes en una».

Las dos son­das vo­la­rán jun­tas has­ta Mer­cu­rio en­sam­bla­das a un seg­men­to de la na­ve que fun­cio­na­rá co­mo im­pul­sor y que se lla­ma «Mó­du­lo de Trans­fe­ren­cia a Mer­cu­rio». Es­te va equi­pa­do con unos pa­ne­les so­la­res que tie­nen una en­ver­ga­du­ra de 30 me­tros y con un sis­te­ma de pro­pul­sión. Cuan­do es­tén allí, es­tos tres blo­ques se se­pa­ra­rán y los dos or­bi­ta­do­res co­men­za­rán sus tra­ba­jos en dis­tin­tas zo­nas del pla­ne­ta. Los dos se pon­drán en una ór­bi­ta que las ha­rá pa­sar por los po­los y ba­rrer to­do el pla­ne­ta a me­di­da que Mer­cu­rio gi­ra so­bre sí mis­mo.

Las dos na­ves tie­nen tres grandes ob­je­ti­vos: es­tu­diar el ori­gen y la evo­lu­ción de Mer­cu­rio, ana­li­zar las pro­pie­da­des de su su­per­fi­cie y su in­te­rior y apren­der so­bre su cam­po mag­né­ti­co y su at­mós­fe­ra.

Ade­más, la pro­xi­mi­dad de Mer­cu­rio al Sol se­rá apro­ve­cha­da por los cien­tí­fi­cos pa­ra ha­cer un ex­pe­ri­men­to que tra­ta­rá de ve­ri­fi­car un efec­to pre­di­cho por la Re­la­ti­vi­dad de Eins­tein: la len­te gra­vi­ta­cio­nal. Es­te ocu­rre cuan­do una gran ma­sa, co­mo el Sol, de­for­ma el es­pa­cio-tiem­po y pro­du­ce un des­pla­za­mien­to apa­ren­te el fon­do de es­tre­llas. El efec­to se­ría pa­re­ci­do al de des­pla­zar una lu­pa por un tex­to, y ver co­mo las le­tras se van de­for­man­do.

Otra de las co­sas más in­tere­san­tes de es­ta mi­sión es que el via­je has­ta Mer­cu­rio se­rá una au­tén­ti­ca odi­sea. El prin­ci­pal pro­ble­ma es que la na­ve de­be via­jar a la mis­ma ve­lo­ci­dad que es­te pla­ne­ta y evi­tar ser ace­le­ra­da por la in­men­sa ma­sa del Sol. Es­tá pre­vis­to que el via­je co­mien­ce el pró­xi­mo 20 de oc­tu­bre, cuan­do se lan­ce des­de Gua­ya­na Fran­ce­sa. Aun­que la son­da so­lo ne­ce­si­ta­ría cin­co me­ses pa­ra vo­lar al pla­ne­ta di­rec­ta­men­te, su ve­lo­ci­dad im­pe­di­ría que en­tra­se en la ór­bi­ta de es­te mun­do. Por eso, ten­drá que to­mar una ru­ta más in­di­rec­ta, apo­yar­se en la gra­ve­dad de otros pla­ne­tas y re­co­rrer 9.000 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros. En to­tal, su tra­ve­sía du­ra­rá más de sie­te años y dos me­ses.

Be­piCo­lom­bo tam­bién es una mi­sión ex­tra­or­di­na­ria por­que ex­plo­ra­rá un mun­do de­sola­do en una re­gión abra­sa­da por el Sol. Ten­drá que tra­ba­jar ba­jo el bom­bar­deo in­ce­san­te del vien­to so­lar y con­se­guir que los ins­tru­men­tos

Ru­ta in­di­rec­ta La son­da re­co­rre­rá 9.000 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros du­ran­te más de sie­te años y dos me­ses

cien­tí­fi­cos fun­cio­nen cer­ca de una tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, aun­que en el ex­te­rior ha­ya tem­pe­ra­tu­ras que irán des­de los -180 a los 450ºC. Es­to ha re­que­ri­do que el 85 % de to­da la tec­no­lo­gía em­plea­da en la mi­sión sea de nue­va crea­ción.

Por ejem­plo, la son­da va pro­te­gi­da con un re­cu­bri­mien­to mul­ti­ca­pa y con una pin­tu­ra blan­ca es­pe­cial pa­ra fre­nar el vien­to so­lar. Y los pa­ne­les so­la­res es­tán equi­pa­dos con un cir­cui­to de re­fri­ge­ra­ción lí­qui­do, que ayu­dan a di­si­par el ca­lor del Sol ha­cia un ra­dia­dor. Ade­más, es­ta mi­sión se­rá el pri­mer via­je in­ter­pla­ne­ta­rio de la ESA que de­pen­de­rá de mo­to­res de pro­pul­sión ió­ni­ca que han da­do pro­ble­mas du­ran­te la fa­se de prue­bas.

ABC

Cons­truc­ción de una de las na­ves de la mi­sión

Re­crea­ción de la mi­sión eu­ro­pea lle­gan­do a Mer­cu­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.