Don Juan con­tra Fran­co

UNA CO­PA DE JE­REZ

ABC (Castilla y León) - - CULTURA -

Es 16 de abril de 1948. Un fo­lio suel­to, me­ca­no­gra­fia­do por am­bas ca­ras, sa­le con un que­ji­do me­cá­ni­co de la má­qui­na de es­cri­bir. Uno de los hom­bres del ser­vi­cio de in­for­ma­ción de la Fa­lan­ge lo en­vía ur­gen­te al des­pa­cho de Fran­co. Apor­ta mu­chos de­ta­lles so­bre un he­cho gra­ve, muy gra­ve a sus ojos, que ha­ce so­nar to­das las alar­mas en El Par­do. Ha ha­bi­do una reunión pú­bli­ca de mo­nár­qui­cos en la que se ha pues­to en en­tre­di­cho al Cau­di­llo con du­ras pa­la­bras.

Fran­co sub­ra­ya pro­fu­sa­men­te con su lá­piz de dos pun­tas. En las dos pá­gi­nas del in­for­me só­lo una lí­nea azul sub­sis­te en­tre las ano­ta­cio­nes ro­jas de las ma­las no­ti­cias. El dic­ta­dor desata­rá su fu­ria co­mo nun­ca an­tes con­tra los cons­pi­ra­do­res. Has­ta el mo­men­to, sa­bía que han es­ta­do for­man­do un fren­te an­ti­fran­quis­ta con la opo­si­ción de iz­quier­da en el exi­lio y aglu­ti­nan­do des­con­ten­tos en su pro­pio ban­do, y tam­bién que tie­nen in­fil­tra­da la cú­pu­la mi­li­tar, aun­que es­tán ba­jo el con­trol de la in­te­li­gen­cia. Pe­ro lo que des­ve­la es­te in­for­me es de­ma­sia­do, un an­tes y un des­pués. Hay que reac­cio­nar. Ha­brá de­ten­cio­nes, mul­tas ejem­pla­res. Una re­pre­sión iné­di­ta en­tre quie­nes —es un de­ta­lle im­por­tan­te— le ayu­da­ron a ga­nar la gue­rra.

El per­fu­me de la trai­ción sal­pi­ca el in­for­me, que co­mien­za fi­ján­do­se en una tar­je­ta de vi­si­ta es­cri­ta a má­qui­na. Es la in­vi­ta­ción a un ac­to so­cial en el do­mi­ci­lio de un mo­nár­qui­co: «El Sr. Mar­qués de Ale­do le in­vi­ta a V. a una co­pa de je­rez a las ocho de la noche». Los es­pías que in­for­man a Fran­co con­clu­yen ve­lo­ces que «co­mo pue­de ver­se, és­te no es el sis­te­ma nor­mal de in­vi­ta­ción a una fies­ta so­cial, sino más bien una ci­ta­ción en­cu­bier­ta». Pe­ro ¿qué se es­con­de de­trás de esa in­ge­nua tar­je­ta, de esa for­ma­li­dad apa­ren­te­men­te tan pro­pia de la épo­ca?

En la ca­sa de Ale­do, con­se­je­ro del Ban­co de Es­pa­ña, aque­lla noche del 16 de abril de 1948 no ha­bía nin­gu­na «co­pa de je­rez», sino una es­tan­cia dis­pues­ta pa­ra la ce­le­bra­ción de una con­fe­ren­cia Los do­cu­men­tos mues­tran el de­ta­lla­do co­no­ci­mien­to de Fran­co so­bre la con­ju­ra de los mo­nár­qui­cos y la iz­quier­da en 1948, que aca­bó con la ten­sa en­tre­vis­ta con Don Juan en el Azor

clan­des­ti­na: una me­sa a mo­do de atril fren­te a un pe­que­ño au­di­to­rio de si­llas a la es­pe­ra de in­vi­ta­dos. Unos tres­cien­tos, se­gún los es­pías in­fil­tra­dos, una mul­ti­tud. El tí­tu­lo de la char­la era, a prio­ri, ajeno a cual­quier cues­tión que pu­die­ra in­co­mo­dar a Fran­co: «Las in­va­sio­nes de Eu­ro­pa». No así el in­vi­ta­do que hi­zo las ve­ces de con­fe­ren­cian­te: el ge­ne­ral Al­fre­do Kin­de­lán.

A pe­sar de que el ac­to era clan­des­tino, el ora­dor guar­dó las for­mas du­ran­te unos mi­nu­tos, re­fle­xio­nan­do so­bre el te­ma ini­cial­men­te pre­vis­to. Has­ta que, «a la mi­tad el ge­ne­ral Kin­de­lán hi­zo pun­to y apar­te y ha­bló so­bre el te­ma in­terno de Es­pa­ña, di­ri­gien­do gra­ves y per­so­na­les ata­ques a la per­so­na del Cau­di­llo»:

—El ge­ne­ral vic­to­rio­so, obli­ga­do a cas­ti­gar a los ven­ci­dos, tie­ne fren­te a sí im­por­tan­tes nú­cleos de opi­nión que le de­tes­tan, más que co­mo ven­ce­dor, co­mo ver­du­go; por eso es ne­ce­sa­ria la in­me­dia­ta vuelta de Don Juan —ase­gu­ró Kin­de­lán.

En el des­pa­cho de El Par­do se pue­de es­cu­char el so­ni­do del lá­piz tra­zan­do grue­sas lí­neas ro­jas en el pa­pel, mien­tras el dic­ta­dor res­pi­ra con cier­ta agi­ta­ción. Fran­co sub­ra­ya sin pa­rar. «Di­jo re­pe­ti­das ve­ces que el

Cau­di­llo de­bía ir­se, di­jo tam­bién que él es­ta­ba en el se­cre­to de có­mo el Cau­di­llo ga­nó la gue­rra —co­mo tam­bién al­guno de los pre­sen­tes—, y és­te, por tan­to, co­mo así les cons­ta­ba, no te­nía jus­ti­fi­ca­ción al­gu­na pa­ra man­te­ner­se en el po­der...»

¿Real­men­te el es­pía que re­dac­tó el in­for­me, sin du­da pre­sen­te en la sa­la, se­ría cons­cien­te del efec­to que esas pa­la­bras pro­vo­ca­rían en Fran­co? ¿Qué sen­ti­ría al po­ner ne­gro so­bre blanco el fru­to de aque­llas de­la­cio­nes? El re­la­to del dis­cur­so de Kin­de­lán es de­mo­le­dor:

Hi­zo un ata­que a la si­tua­ción eco­nó­mi­ca pre­sen­te, com­pa­rán­do­la con la de la Es­pa­ña de 1939, pa­ra lo cual ma­ne­jó da­tos y es­ta­dís­ti­cas. Tam­bién ha­bló del ré­gi­men ali­men­ti­cio [sic] ac­tual en Es­pa­ña di­cien­do que és­te era de ham­bre, que era in­fe­rior en 50% el nú­me­ro de ca­lo­rías que se ad­mi­nis­tra­ba al obre­ro es­pa­ñol al que hoy tie­ne el obre­ro de la Ale­ma­nia ham­brien­ta; tam­bién di­jo que el Cau­di­llo que ha­bía he­cho la re­pre­sión, no po­día man­te­ner­se en el po­der y que ten­dría que sus­ti­tuir­le cual­quier otra per­so­na, aun­que él co­mo mo­nár­qui­co opi­na­ba que de­bía ser el Rey, pa­ra es­ta­ble­cer la paz en­tre los es­pa­ño­les.

El ro­jo re­apa­re­ce cuan­do el es­pía se atre­ve a se­ña­lar a al­gu­nos de los pre­sen­tes con nom­bres y ape­lli­dos:

La con­cu­rren­cia es­ta­ba se­lec­cio­na­da con una cier­ta tác­ti­ca, ha­bía abo­ga­dos, pro­fe­so­res de Uni­ver­si­dad, ju­ven­tud in­te­lec­tual, mi­li­ta­res y fi­nan­cie­ros; de los mi­li­ta­res, se­gún los da­tos que po­seo es­ta­ban: Bar­to­meu Bei­be­der [sic], Barroso, Mar­tí­nez Cam­pos (Seu de Ur­gel), Aran­da, tam­bién ha­bía je­fes de ofi­cia­les del ejér­ci­to, en­tre los ci­vi­les es­ta­ban Pa­vón, Luca de Te­na, Garnica, Ga­ma­zo, Mar­tí­nez Almeida...

El es­cue­to in­for­me se de­tie­ne en los de­ta­lles. Uno mo­les­ta es­pe­cial­men­te a Fran­co, la cons­ta­ta­ción de que los in­vi­ta­dos de­bían co­no­cer pre­via­men­te el ob­je­to del en­cuen­tro:

Así, sin anes­te­sia, Fran­co se en­cuen­tra an­te el re­la­to de có­mo se or­ga­ni­za y có­mo se ce­le­bra un mi­tin an­ti­fran­quis­ta. Y al­go más: quién es­tá de­trás. Es­te in­for­me es un an­tes y un des­pués, y Fran­co de­ci­de no to­le­rar­lo.

Al es­pía, que ha­bía vis­to có­mo los mo­nár­qui­cos da­ban mues­tras de su ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va en las na­ri­ces del ré­gi­men, lo que más le mo­les­tó fue que «al fi­nal de la con­fe­ren­cia no hu­bo la anun­cia­da co­pa de je­rez, lo cual in­di­ca que és­te es un sis­te­ma que em­plean pa­ra las in­vi­ta­cio­nes. Pa­re­ce ser que és­ta es la ter­ce­ra con­fe­ren­cia que con es­te estilo se ha ce­le­bra­do». Las dos an­te­rio­res, se­gún re­fie­re, fue­ron en ca­sa del con­de de Ga­ma­zo y en ca­sa de Juan Ig­na­cio Luca de Te­na. Las pri­me­ras con­fe­ren­cias, al pa­re­cer em­plea­ron la mis­ma tre­ta: «Un pre­tex­to [sic] cual­quie­ra pa­ra lue­go ha­blar en con­tra del Cau­di­llo y del ré­gi­men».

La con­fe­ren­cia de Kin­de­lán en ca­sa del mar­qués de Ale­do es la go­ta que col­ma el va­so. No hay du­da de que si son ca­pa­ces de lle­gar tan le­jos es que los mo­nár­qui­cos se creen im­pu­nes. Fran­co, aho­ra sí, va a desatar una tormenta de re­pre­sión. Se­rá ma­yor que la que or­de­nó, por ejem­plo, cuan­do se pu­bli­có «El Sa­lu­da» a Don Juan pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da a la Pe­nín­su­la. Mu­cho ma­yor.

Cuan­do ha­bla­ba del te­ma de su con­fe­ren­cia na­die le se­guía, en cuan­to ha­bló del te­ma in­terno fue in­te­rrum­pi­do con gran­des ova­cio­nes con­vir­tién­do­se aque­llo en un au­tén­ti­co mi­tin de opo­si­ción al ré­gi­men.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.