«VIU­DAS», UN FIL­ME DE ATRA­COS Y PO­LÍ­TI­CA DON­DE ELLAS DAN EL GOL­PE

El ga­na­dor del Os­car por «12 años de es­cla­vi­tud» re­gre­sa con un fil­me de atra­cos, ma­fia y po­lí­ti­ca don­de ellas dan el gol­pe fi­nal

ABC (Castilla y León) - - ABC 2 - FER­NAN­DO MU­ÑOZ

AS­te­ve McQueen se le con­fun­de por el nom­bre y por el te­ma de sus úl­ti­mas pe­lí­cu­las, pe­ro se le en­cuen­tra en su es­ti­lo (ci­ne­ma­to­grá­fi­co y per­so­nal). Su nom­bre re­mi­te inevi­ta­ble­men­te al ac­tor de «La gran eva­sión», y por su ca­rre­ra –«Sha­me», «12 años de es­cla­vi­tud»– pa­re­ce ha­ber­se cria­do a la som­bra de las mon­ta­ñas de Holly­wood. Pe­ro cuan­do ha­bla, cuan­do sa­lu­da al pe­rio­dis­ta en su re­cien­te vi­si­ta a Ma­drid, su ori­gen bri­tá­ni­co re­sue­na en ca­da pa­la­bra y ges­to car­ga­do de es­ti­lo «posh». El mis­mo que re­zu­ma su ci­ne. Aho­ra re­gre­sa con una pe­lí­cu­la de atra­cos ele­gan­te en la for­ma y vis­ce­ral en el fon­do. Cua­tro jó­ve­nes viu­das re­ci­ben co­mo he­ren­cia aca­bar el tra­ba­jo que sus ma­ri­dos la­dro­nes de­ja­ron a me­dias. Unas no­va­tas que de­ben en­fren­tar­se a lo peor de una so­cie­dad de la que ellas son, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, par­te ac­ti­va por mu­cho que les due­la.

La ter­na, li­de­ra­da por Vio­la Da­vis, la com­ple­tan Mi­che­lle Ro­dri­guez, Eli­za­beth De­bic­ki y Cynt­hia Eri­vo. Dos afro­ame­ri­ca­nas, una his­pa­na y una cen­troeu­ro­pea. El re­tra­to de una Amé­ri­ca pro­fun­da que po­co tie­ne que ver con el «far west», aun­que los due­los al sol si­guen exis­tien­do en gue­tos co­mo los de Chica­go, don­de ocu­rre to­da la tra­ma. «Es­tas mu­je­res no tie­nen na­da en co­mún ex­cep­to el pa­sa­do de sus ma­ri­dos, pe­ro de­ben su­pe­rar sus di­fe­ren­cias pa­ra tra­ba­jar jun­tas y to­mar el po­der», ad­mi­te el ci­neas­ta, que ga­nó el Os­car con su an­te­rior fil­me en 2013.

Un dis­cur­so, el de las mu­je­res em­po­de­ra­das, que lle­ga en el mo­men­to opor­tuno, pe­se a que Ste­ve McQueen ju­ra y per­ju­ra que co­men­zó a es­cri­bir el guion mu­cho an­tes de que la ola del Me Too lo inun­da­ra to­do. Una ex­cu­sa co­mo cual­quier otra pa­ra apar­tar­se del asun­to: «No hi­ce es­ta pe­lí­cu­la pa­ra apor­tar na­da al de­ba­te del fe­mi­nis­mo, pe­ro es ge­nial que se pue­da uti­li­zar pa­ra pro­fun­di­zar en es­ta con­ver­sa­ción aun­que nun­ca fue­se mi in­ten­ción. Me sien­to or­gu­llo­so», re­co­no­ce al fin.

Des­en­ca­de­na­do

Pe­se a to­do, sor­pren­de có­mo en «Viu­das» to­dos los per­so­na­jes fe­me­ni­nos son «po­si­ti­vos» y to­dos los mas­cu­li­nos ma­los. Sin mi­ra­mien­tos. No hay un hom­bre con al­go de bon­dad en su in­te­rior, to­dos son men­ti­ro­sos, co­rrup­tos,

Fe­mi­nis­mo «No hi­ce la pe­lí­cu­la pa­ra apor­tar na­da al de­ba­te del #MeToo, pe­ro es ge­nial que se uti­li­ce pa­ra ello»

So­bre Vio­la Da­vis «Se la com­pa­ra con Meryl Streep, pe­ro no ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer tan­tos per­so­na­jes por­que su ga­le­ría de pa­pe­les es­tá li­mi­ta­da»

ma­ni­pu­la­do­res... Fren­te a ellos se le­van­ta Vio­la Da­vis con una fuer­za a la que ya ha acos­tum­bra­do al pú­bli­co. La ac­triz, que ga­nó el Os­car por su pa­pel en «Fen­ces», sue­na pa­ra una nue­va no­mi­na­ción –e irían cua­tro– con la que se acer­ca­ría a Meryl Streep. «Se la ha com­pa­ra­do mu­chas ve­ces con Meryl Streep, pe­ro Vio­la no ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ha­cer los per­so­na­jes que ha he­cho Meryl por­que su ga­le­ría de pa­pe­les es­tá li­mi­ta­da», de­fien­de el di­rec­tor.

Vio­len­cia y ele­gan­cia

Cuan­do se ha­bla de una pe­lí­cu­la de atra­cos con es­ti­lo, la re­fe­ren­cia ac­tual que vie­ne a la ca­be­za es «Ocean’s Ele­ven», de Ste­ven So­der­bergh, aun­que en «Viu­das» el gla­mur se que­da en la cá­ma­ra de Ste­ve McQueen, no en los per­so­na­jes. La his­to­ria es­tá car­ga­da de po­lí­ti­cos co­rrup­tos, de ma­fio­sos sin es­crú­pu­los, de vio­len­cia desata­da... Y to­do se en­tre­mez­cla y te­je a tra­vés del hi­lo de es­tas cua­tro he­roí­nas que no ser­vi­rían de ejem­plo ni en la cár­cel.

La cla­ve de to­da es­ta vio­len­cia tan pe­ga­da a la piel y a las ca­lles es, re­co­no­ce, la de­sigual­dad de Chica­go, un es­ce­na­rio que es­co­gió co­mo es­pe­jo de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que el di­rec­tor y guio­nis­ta quie­re ex­tra­po­lar­lo al mun­do. «El es­ce­na­rio era ideal por­que las di­fe­ren­cias se ven a sim­ple vis­ta», ex­pli­ca McQueen, que po­ne de ejem­plo una se­cuen­cia en la que, a tiem­po real, se pa­sa de uno de los peo­res arra­ba­les a la ca­sa del go­ber­na­dor en tres mi­nu­tos. Una ca­sa que, cuen­ta­co­mo anéc­do­ta, es­tá a dos man­za­nas de la de Ba­rack Oba­ma. «Si hu­bie­ra es­co­gi­do ro­dar en Ma­drid se­gu­ra­men­te tam­bién ve­ría­mos esas de­sigual­da­des, so­lo hay que abrir los ojos». Sin em­bar­go, y aquí hay al­go de or­gu­llo, se le re­pli­ca que la vio­len­cia en Es­pa­ña no es com­pa­ra­ble, y que en la pro­pia “Viu­das” se ha­bla de que hay cer­ca de cua­ren­ta ti­ro­teos al día en Chica­go. «Bueno, qui­ta las ar­mas, pe­ro en lo de­más sí que hay si­mi­li­tu­des. Sin du­da hay ata­ques ra­cia­les y otras for­mas de vio­len­cia», de­fien­de McQueen, que pa­sa al ata­que en for­ma de pre­gun­ta: «¿Sa­bes los apu­ña­la­mien­tos que te­néis en Es­pa­ña? Me in­tere­sa­ría sa­ber­lo…». Cuan­do se le en­se­ña el ba­jo ra­tio de vio­len­cia res­pon­de con un sim­ple «ok» y aca­ba por ale­gar que «to­da la pe­lí­cu­la es un men­sa­je con­tra­rio a la vio­len­cia y la de­vas­ta­ción que pro­vo­ca». «Tam­bién por la fa­ci­li­dad de po­seer un ar­ma», con­fie­sa fi­nal­men­te con una son­ri­sa amis­to­sa.

La di­so­nan­cia so­bre Ste­ve McQueen con la que arran­ca es­te tex­to en­cuen­tra una úl­ti­ma cu­rio­si­dad en el ori­gen de «Viu­das». La pe­lí­cu­la se ba­sa en una mi­ni­se­rie bri­tá­ni­ca de 1983. Has­ta en es­to es es­pe­cial Ste­ve McQueen: cuan­do los ci­neas­tas sal­tan a las pla­ta­for­mas de se­ries, él ha­ce el ca­mino in­ver­so.

Ste­ve McQueen

Ste­ve McQueen

Vio­la Da­vis y Liam Nee­son. Son la pa­re­ja per­fec­ta has­ta que él, li­der de una ban­da cri­mi­nal, le de­ja co­mo he­ren­cia los pla­nos del gol­pe fi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.