Ma­du­ro pi­dió a un ex­juez de Chá­vez que eli­mi­na­ra a Ca­be­llo

▶ Luis Ve­lás­quez Al­va­ray, exi­lia­do en Cos­ta Ri­ca, de­nun­cia la co­rrup­ción cha­vis­ta

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - GA­BRIE­LA PON­TE

El jui­cio al ex­te­so­re­ro de Hu­go Chá­vez, Ale­jan­dro An­dra­de, con­de­na­do a diez años de pri­sión ha­ce tres días por una cor­te ju­di­cial de Flo­ri­da, ha desata­do una olea­da di­fí­cil de con­te­ner. El exmagistrado del fa­lle­ci­do ex­pre­si­den­te ve­ne­zo­lano, aho­ra en el exi­lio, Luis Ve­lás­quez Al­va­ray, re­ve­ló que re­ci­bió ór­de­nes di­rec­tas de Ni­co­lás Ma­du­ro pa­ra eli­mi­nar «po­lí­ti­ca­men­te» a Diosdado Ca­be­llo, ex­nú­me­ro dos del ré­gi­men. «Ma­du­ro me lla­mó a mí pa­ra ac­ti­var to­do un apa­ra­ta­je des­de el Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra aca­bar con Diosdado Ca­be­llo. Lo ju­ro, te lo ju­ro», di­jo Ve­lás­quez Al­va­ray en una en­tre­vis­ta emi­ti­da por el ca­nal de no­ti­cias EVTV en Mia­mi. Se­gún el exmagistrado, el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la lo man­dó a con­fa­bu­lar to­da una si­tua­ción al­re­de­dor de Ca­be­llo pa­ra «eli­mi­nar­lo» y lue­go de­cir que «se sui­ci­dó o unos de­lin­cuen­tes aca­ba­ron con su vi­da».

Las gra­ves de­cla­ra­cio­nes que emi­tió el ex­juez del Su­pre­mo des­ve­lan to­do un en­tra­ma­do de co­rrup­ción en las en­ti­da­des ju­di­cia­les del país don­de ope­ra «la ban­da de los enanos» en la que el je­fe era Chá­vez y su la­ca­yo, o co­mo lo lla­ma Ve­lás­quez «quien eje­cu­ta­ba las ac­ti­vi­da­des ne­gras», era Ma­du­ro. «Aho­ra el gran ca­po es Ma­du­ro, quien or­de­na la muer­te de per­so­nas co­mo fue en­se­ña­do en La Ha­ba­na», re­cal­có.

To­das es­tas nue­vas in­for­ma­cio­nes des­ta­pan que el ré­gi­men se ma­ne­ja por me­dio de esa gran ma­fia lla­ma­da «la ban­da de los enanos», que en­glo­ba a al­tos car­gos, em­pre­sa­rios y mi­li­ta­res y te­nía un so­lo pro­pó­si­to: des­fal­car la na­ción. Ex­pli­ca Ve­lás­quez Al­va­ray que «el ne­go­cio de los enanos se fue ex­ten­dien­do al narcotráfico, al con­tra­ban­do y al cri­men or­ga­ni­za­do». «Yo reali­cé una in­ves­ti­ga­ción pre­ci­sa de quié­nes eran los enanos; era una es­truc­tu­ra cri­mi­nal que se ra­mi­fi­có en to­das las ins­tan­cias del país», ex­pli­có Ve­lás­quez Al­va­ray, al mis­mo tiem­po que re­cuer­da que él per­so­nal­men­te pi­dió una ci­ta con el pre­si­den­te Chá­vez pa­ra in­for­mar­le de to­da la si­tua­ción. «A los quin­ce días me es­ta­ba bus­can­do a mí la Fis­ca­lía por co­rrup­ción».

El ca­so An­dra­de

En cuan­to al ca­so de Ale­jan­dro An­dra­de, que fue sen­ten­cia­do por re­ci­bir so­bor­nos de has­ta mil mi­llo­nes de dó­la­res a cam­bio de no in­ter­fe­rir en los ne­go­cios que ha­cía el Es­ta­do ve­ne­zo­lano, Ve­lás­quez ase­gu­ró que An­dra­de es­tá se­ña­lan­do a 140 per­so­nas don­de in­clu­ye a la fa­mi­lia pre­si­den­cial y, que ade­más, «él es el tes­ta­fe­rro de las hi­jas de Chá­vez». «Ma­du­ro, Ci­lia Flo­res, sus hi­jos y su so­brino Mal­pi­ca Flo­res, to­dos for­man par­te de la ban­da».

Los jue­ces que lle­van las in­ves­ti­ga­cio­nes le de­co­mi­sa­ron a An­dra­de los or­de­na­do­res y el mó­vil per­so­nal de don­de ob­tu­vie­ron par­te de la in­for­ma­ción. «Ima­gí­nen­se la mag­ni­tud del des­fal­co, que en La Flo­ri­da so­lo se cuen­tan 153 em­pre­sas vin­cu­la­das a Ale­jan­dro An­dra­de y a la co­rrup­ción ve­ne­zo­la­na», di­jo el ex­fun­cio­na­rio cha­vis­ta.

Mien­tras tan­to, Diosdado Ca­be­llo, muy con­ven­ci­do, ase­gu­ró que el jui­cio por co­rrup­ción de Ale­jan­dro An­dra­de en EE.UU. no es más que una cam­pa­ña con­tra el «le­ga­do de Hu­go Chá­vez».

EFE

Ni­co­lás Ma­du­ro y Diosdado Ca­be­llo du­ran­te una se­sión de la Asam­blea Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.