Agui­rre: el nue­vo pre­si­den­te del PP «ha si­do pro­vi­den­cial»

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - S. MEDIALDEA

Aun­que re­ti­ra­da ha­ce tiem­po de la pri­me­ra lí­nea, Es­pe­ran­za Agui­rre si­gue sien­do el ani­mal po­lí­ti­co que unos ad­mi­ra­ban y otros te­mían no ha­ce tan­to. Su pre­sen­cia ayer en la pre­sen­ta­ción de los can­di­da­tos po­pu­la­res no pa­só inad­ver­ti­da, y con­vo­có a su al­re­de­dor a pe­rio­dis­tas pe­ro tam­bién a po­lí­ti­cos. No hay que ol­vi­dar que mu­chas de las ac­tua­les fi­gu­ras as­cen­den­tes en el PP se han cria­do po­lí­ti­ca­men­te a su som­bra, co­mo ayer mis­mo re­cor­da­ba el pre­si­den­te na­cio­nal Pa­blo Ca­sa­do.

La sin­to­nía en­tre am­bos es to­tal: de he­cho, Agui­rre no per­dió la oca­sión pa­ra en­sal­zar su fi­gu­ra y su pa­pel al fren­te del PP, don­de sus­ti­tu­yó a Ma­riano Ra­joy, con quien la «li­de­re­sa» ma­dri­le­ña man­tu­vo un lar­go en­fren­ta­mien­to en sus úl­ti­mos años en ac­ti­vo. «Me sien­to iden­ti­fi­ca­da con el pre­si­den­te Ca­sa­do» –di­jo–; «ha lle­ga­do al PP en un mo­men­to pro­vi­den­cial». De he­cho, cree que si no hu­bie­ra si­do él el ele­gi­do, «aho­ra el Par­ti­do Po­pu­lar es­ta­ría en unas «gran­des di­fi­cul­ta­des», ase­gu­ró.

De he­cho, a su jui­cio tam­bién es mé­ri­to su­yo el re­sul­ta­do que se ha ob­te­ni­do en las elec­cio­nes an­da­lu­zas: sin él al fren­te de la for­ma­ción con­ser­va­do­ra, ase­gu­ra, hu­bie­se si­do «mu­cho peor».

Agui­rre se mos­tró sa­tis­fe­cha con los can­di­da­tos po­pu­la­res al Ayun­ta­mien­to y la Co­mu­ni­dad, por­que «son dos gran­des li­be­ra­les», y «mag­ní­fi­cos per­fi­les pa­ra de­fen­der los prin­ci­pios del PP». No obs­tan­te, co­mo en la fá­bu­la de la ra­na y el es­cor­pión, no pu­do evi­tar lan­zar una ve­la­da crí­ti­ca: «Ca­sa­do ha ele­gi­do a los can­di­da­tos, us­te­des pue­den de­cir que era me­jor ha­ber he­cho pri­ma­rias, pue­de ser, no di­go yo que no», pe­ro «no es­tá en nues­tros es­ta­tu­tos, qui­zá lo es­té en el si­guien­te con­gre­so». La mano de­re­cha de Agui­rre, Íñi­go Henríquez de Lu­na, fue pro­mo­tor, en 2008, de una pro­pues­ta pa­ra que se eli­gie­ra por pri­ma­rias al pre­si­den­te po­pu­lar.

El mul­ti­tu­di­na­rio ac­to de pre­sen­ta­ción de los can­di­da­tos po­pu­la­res por Ma­drid se ce­le­bró en el lu­gar que ocu­pa­ra una an­ti­gua sa­la de con­cier­tos –Aqua­lung– en la que ac­tua­ron des­de Da­vid Bo­wie a Sta­tus Quo, si­tua­da en un dis­tri­to po­pu­lo­so de la ca­pi­tal, La­ti­na, don­de el PP ha ob­te­ni­do muy bue­nos re­sul­ta­dos –in­clu­so en 2015, en que que­da­ron téc­ni­ca­men­te em­pa­ta­dos con Car­me­na–.

Co­lo­res de­por­ti­vos

Al ca­lor del con­ta­gio­so en­tu­sias­mo preelec­to­ral, los can­di­da­tos se ani­ma­ron in­clu­so a ha­cer­se al­gu­nas bro­mas, aun­que siem­pre con fun­da­men­to: es lo que hi­zo por ejem­plo Isa­bel Díaz Ayu­so tras des­ve­lar que ella es se­gui­do­ra del Real Ma­drid y su com­pa­ñe­ro de tic­ket, Jo­sé Luis Mar­tí­nez-Al­mei­da, lo es del Atlético de Ma­drid. «Ya no va a ha­ber qui­nie­la que se nos es­ca­pe», di­jo, pa­ra de­jar caer lue­go a mo­do de su­ge­ren­cia que po­drían ser «la si­guien­te por­ta­da del Mar­ca».

BE­LÉN DÍAZ

Es­pe­ran­za Agui­rre, ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.