LA CA­RRE­RA DE LOS CIEN­TÍ­FI­COS

ABC (Castilla y León) - - SOCIEDAD - CÉ­SAR NOMBELA

Los re­cur­sos hu­ma­nos son fun­da­men­ta­les pa­ra el desa­rro­llo, man­te­ni­mien­to y la im­pres­cin­di­ble ac­tua­li­za­ción del sis­te­ma de Cien­cia y Tec­no­lo­gía de cual­quier país. Por tan­to, las opor­tu­ni­da­des y los ca­mi­nos pa­ra las ca­rre­ras de los cien­tí­fi­cos y tec­nó­lo­gos han de su­po­ner un en­tra­ma­do de op­cio­nes que an­ti­ci­pe el fu­tu­ro. De lo con­tra­rio, se pue­den frus­trar una bue­na can­ti­dad de es­fuer­zos per­so­na­les de los can­di­da­tos al tiem­po que des­pil­fa­rrar cuan­tio­sos re­cur­sos in­ver­ti­dos.

La re­vis­ta «Na­tu­re» mues­tra la in­cier­ta pers­pec­ti­va ac­tual de los in­ves­ti­ga­do­res pos­doc­to­ra­les, que nor­mal­men­te se em­plean en pro­yec­tos di­ri­gi­dos y con­tro­la­dos por un in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal du­ran­te va­rios años, pe­ro que tie­nen pen­dien­te su ac­ce­so a un em­pleo es­ta­ble. La con­clu­sión apli­ca­ble al mun­do desa­rro­lla­do en ge­ne­ral es muy preo­cu­pan­te: la in­men­sa ma­yo­ría de ellos as­pi­ran a un pues­to en uni­ver­si­da­des y cen­tros aca­dé­mi­cos, pe­ro ni el 10% lle­ga a con­se­guir­lo en un tiem­po ra­zo­na­ble. Ade­más, la for­ma­ción y la orien­ta­ción re­ci­bi­das ig­no­ran lo que se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra su em­pleo co­mo in­ves­ti­ga­do­res de em­pre­sas in­dus­tria­les y otros sec­to­res no aca­dé­mi­cos. Se­ría fun­da­men­tal una for­ma­ción en em­pren­di­mien­to y en ges­tión del co­no­ci­mien­to pa­ra sus apli­ca­cio­nes, que es­ca­sa­men­te re­ci­ben.

Si tras­la­da­mos es­tos aná­li­sis a la si­tua­ción de Es­pa­ña la preo­cu­pa­ción es aún ma­yor. Una bue­na par­te del ta­len­to for­ma­do en nues­tros cen­tros aca­dé­mi­cos –los me­jo­res y más ca­pa­ces de quie­nes al­can­zan el doc­to­ra­do- sue­len emi­grar pa­ra su for­ma­ción pos­doc­to­ral, lo que re­sul­ta ló­gi­co y con­ve­nien­te con fre­cuen­cia. Es­te per­so­nal fue de­ci­si­vo ha­ce tres o cua­tro dé­ca­das, tras su re­torno, pa­ra la ex­pan­sión de nues­tro sis­te­ma cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­co en pro­duc­ción y en ca­li­dad, lo que lla­mo el pri­mer despegue (19802006).

Pe­ro ac­tual­men­te, la en­do­ga­mia que ca­rac­te­ri­za a la uni­ver­si­dad es­pa­ño­la en la se­lec­ción de su pro­fe­so­ra­do, es­tre­cha has­ta un mí­ni­mo las op­cio­nes que ca­da cual tie­ne de re­gre­sar a nues­tro país en un pues­to aca­dé­mi­co.

He aquí un mo­ti­vo pa­ra plan­tear las re­for­mas –ya tan de­mo­ra­das– que tan­to ne­ce­si­ta­mos, des­de la ex­pan­sión de nues­tro sis­te­ma de I+D has­ta las ins­ti­tu­cio­nes en las que se desa­rro­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.