Cuan­do Es­pa­ña lle­ga­ba has­ta Ca­na­dá y Alas­ka

Una se­rie de ex­pe­di­cio­nes ma­rí­ti­mas de­ja­ron la hue­lla es­pa­ño­la en el no­roes­te de Amé­ri­ca en el si­glo XVIII

ABC (Castilla y León) - - CULTURA - MA­NUEL TRI­LLO MA­DRID

En las re­mo­tas y gé­li­das cos­tas de Alas­ka, por en­ci­ma de los 60º de la­ti­tud nor­te, hay dos pue­blos pes­que­ros de inequí­vo­co ori­gen his­pano: Val­dez y Cor­do­va. Am­bos to­pó­ni­mos se de­ben al le­ri­dano Sal­va­dor Fidalgo, que en 1790 re­co­rrió la re­gión y to­mó po­se­sión de ella en nom­bre de Car­los IV. Son dos de los ves­ti­gios de un pe­rio­do épi­co, en las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XVIII, en el que Es­pa­ña, en una se­rie de ex­pe­di­cio­nes me­mo­ra­bles, ex­plo­ró y to­mó po­se­sión en el oes­te de Ca­na­dá y en Alas­ka. Co­mo tan­tos otros ca­pí­tu­los del pa­sa­do es­pa­ñol en Nor­tea­mé­ri­ca, aque­lla épo­ca ape­nas es co­no­ci­da por el gran pú­bli­co, pe­ro ar­chi­vos y bi­blio­te­cas con­ser­van el re­la­to de una aven­tu­ra fas­ci­nan­te que per­mi­tió al­can­zar el fin del mun­do.

Pa­ra los es­pa­ño­les, la cos­ta de Ca­na­dá y Alas­ka era la pro­lon­ga­ción de la Al­ta Ca­li­for­nia, co­mo se co­no­cía el li­to­ral del Pa­cí­fi­co de los ac­tua­les EE.UU. Ya en 1539 Fran­cis­co de Ulloa ha­bía do­bla­do el ca­bo San Lu­cas (la pun­ta sur de la pe­nín­su­la de Ba­ja Ca­li­for­nia) y en­fi­ló por pri­me­ra vez ha- cia el nor­te, has­ta la is­la de Ce­dros. Le si­guie­ron la ex­pe­di­ción de Juan Ro­drí­guez Ca­bri­llo y Bar­to­lo­mé Fe­rre­lo en 1542, que al­can­zó el ca­bo Men­do­cino, y la de Se­bas­tián Viz­caíno en 1602, que ha­lló la bahía de Mon­te­rrey.

San­ta Ex­pe­di­ción

Pe­ro el po­bla­mien­to es­pa­ñol en la Al­ta Ca­li­for­nia no lle­ga­ría has­ta 1769, año de la lla­ma­da San­ta Ex­pe­di­ción, im­pul­sa­da por el vi­si­ta­dor ge­ne­ral de Nue­va Es­pa­ña, Jo­sé de Gál­vez. Dos pa­que­bo­tes na­ve­ga­ron des­de el puer­to de San Blas, en el ac­tual es­ta­do me­xi­cano de Na­ya­rit, has­ta San Die­go, mien­tras por tie­rra se di­ri­gie­ron allí las ca­ra­va­nas del no­vohis­pano Fer­nan­do de Rivera y el ca­ta­lán Gaspar de Por­to­lá. Con es­te úl­ti­mo iba el ma­llor­quín fray Ju­ní­pe­ro Se­rra, que al lle­gar a San Die­go fun­dó la pri­me­ra de las 21 mi­sio­nes que ja­lo­na­rían la cos­ta ca­li­for­nia­na.

El em­ba­ja­dor es­pa­ñol en San Pe­ters­bur­go, mar­qués de Al­mo­dó­var, ha­bía em­pe­za­do a aler­tar en 1761 de in­cur­sio­nes ru­sas en la ac­tual Alas­ka, des­de que el da­nés Vi­tus Be­ring ex­plo­ra­ra la zo­na en 1741. Ta­les avan­za­di­llas con­ti­nua­ron y Es­pa­ña, vien­do en ellas una ame­na­za pa­ra sus po­se­sio­nes, to­mó car­tas en el asun­to. El mi­nis­tro de Es­ta­do es­pa­ñol, Je­ró­ni­mo Gri­mal­di, or­de­nó en­viar «mo­zos ex­per­tos y há­bi­les» pa­ra «tri­llar aque­llos ma­res has­ta Mon­te­rrey y más arri­ba si pu­die­se ser».

El pri­me­ro en sur­car las aguas del ac­tual oes­te de Ca­na­dá fue en 1774 el tam­bién ma­llor­quín Juan Pé­rez, que, al man­do de la fra­ga­ta San­tia­go, lle­gó a des­cu­brir la is­la de Van­cou­ver y, jun­to a es­ta, el puer­to de Nut­ka, al que él lla­mó sur­gi­de­ro de San Lorenzo.

Bo­de­ga y Qua­dra

La se­gun­da ex­pe­di­ción es­pa­ño­la por aque­llas frías cos­tas es­tu­vo en­ca­be­za­da por el bil­baíno Bruno de He­ce­ta al año si­guien­te. En su flo­ti­lla iba el te­nien­te de fra­ga­ta li­me­ño Juan Fran­cis­co de la Bo­de­ga y Qua­dra, que, tras te­ner que asu­mir so­bre la mar­cha el man­do de la go­le­ta So­no­ra, aca­ba­ría sien­do uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de las ex­pe­di­cio­nes al le­jano no­roes­te de Amé­ri­ca. Bo­de­ga pu­so a prue­ba «el aguan­te de la go­le­ta y el es­pí­ri­tu» de su tri­pu­la­ción. Un epi­so­dio na­rra­do por él mis­mo en su dia­rio (edi­ta­do en 1990 por Alian­za Edi­to­rial ba­jo el tí­tu­lo «El des­cu­bri­mien­to del fin del mun­do») ilus­tra la in­tre­pi­dez del na­ve­gan­te pe­ruano. An­te el fuer­te vien­to que se ha­bía le­van­ta­do cier­to día, sus sub­al­ter­nos ha­bían arria­do la ve­la ma­yor y co­gi­do un ri­zo, y Bo­de­ga en­tró en có­le­ra: «Sa­lí y man­dé se lar­ga­se el ri­zo e iza­sen la ve­la y, mos­trán­do­les enojo, les di­je que nin­guno sin mi per­mi­so vol­vie­se en ade­lan­te a arriar un pal­mo de ve­la, que ya es­ta­ba aver­gon­za­do de ver­los tan pu­si­lá­ni­mes y co­bar­des», les con­mi­nó.

Ri­fi­rra­fe di­plo­má­ti­co

Bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses y es­ta­dou­ni­den­ses co­men­za­ron tam­bién a ron­dar la zo­na y los es­pa­ño­les; tras un bre­ve pa­rén­te­sis, reanu­da­ron las ex­pe­di­cio­nes y se de­ci­die­ron a fi­jar un pues­to per­ma­nen­te en Nut­ka. En 1789 el se­vi­llano Es­te­ban Jo­sé Mar­tí­nez eri­gió allí el fuer­te de San Mi­guel. Pe­ro en Nut­ka se to­pó con bar­cos del comerciante in­glés John Mea­res, a los que apre­só, dan­do pie a un ri­fi­rra­fe di­plo­má­ti­co que a pun­to es­tu­vo de des­en­ca­de­nar una nue­va gue­rra con Gran Bre­ta­ña.

En­tre tan­to, hu­bo más ex­pe­di­cio­nes es­pa­ño­las y Fidalgo to­mó po­se­sión en 1790 de los puer­tos de Val­dez y Cor­do­va. Fi­nal­men­te, una Es­pa­ña de­bi­li­ta­da ce­dió an­te la pre­sión bri­tá­ni­ca y fir­mó la con­ven­ción de Nut­ka (1790), que mar­ca­ría el fi­nal de su pre­sen­cia en la re­gión. En 1795, se arrió la ban­de­ra ro­ji­gual­da en el fuer­te de San Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.