EL PSOE CE­DE, BIL­DU GA­NA

ABC (Castilla y León) - - EDITORIALE­S -

Que el PSOE no im­pi­die­se ayer a Bil­du ac­ce­der a una ins­ti­tu­ción cru­cial pa­ra ga­ran­ti­zar­se la pre­si­den­cia de Na­va­rra di­ce mu­cho de la do­ble mo­ral de Pe­dro Sán­chez y de Ma­ría Chi­vi­te

EL Par­ti­do So­cia­lis­ta de Na­va­rra en­tre­gó ayer la Pre­si­den­cia del Par­la­men­to Fo­ral a Ge­roa Bai, la mar­ca afín al PNV, y per­mi­tió la en­tra­da de un dipu­tado de Bil­du en la Me­sa de la ins­ti­tu­ción, con el im­pres­cin­di­ble aval de Pe­dro Sán­chez a la ope­ra­ción. De es­te mo­do, es pre­vi­si­ble que el PSOE ha­ya pac­ta­do tam­bién con el na­cio­na­lis­mo vas­co-navarro y con la for­ma­ción heredera de Ba­ta­su­na la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad, de­jan­do al mar­gen a la for­ma­ción Na­va­rra Su­ma (UPN, PP y Ciu­da­da­nos), que ha­bía ga­na­do las elecciones. La apues­ta del PSOE es de­mo­le­do­ra. Pri­me­ro, por­que una vez más des­de­ña el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo pa­ra echar­se en bra­zos de par­ti­dos cu­yo ob­je­ti­vo fi­nal es la ane­xión de Na­va­rra al País Vas­co; se­gun­do, por­que se­rá inevi­ta­ble que se iden­ti­fi­que al PSOE con un par­ti­do ca­paz de ce­der an­te Bil­du pa­ra con­se­guir el po­der; ter­ce­ro, por­que se tra­ta de una ope­ra­ción que pú­bli­ca­men­te des­au­to­ri­zó Fe­rraz se­ma­nas atrás, y que de mo­do con­tra­dic­to­rio con­sien­te aho­ra de mo­do ver­gon­zan­te; y fi­nal­men­te, por­que de fac­to su­po­ne una in­vi­ta­ción for­mal al in­de­pen­den­tis­mo, y a Bil­du, pa­ra no ve­tar la in­ves­ti­du­ra de Pe­dro Sán­chez. El PSOE po­drá ar­gu­men­tar cuan­to quie­ra, ne­gan­do una y otra vez que ha­ya ne­go­cia­do

ab­so­lu­ta­men­te na­da con Bil­du, o tra­tan­do de equi­pa­rar­los con Vox en aque­llos lu­ga­res en los que el PP y Ciu­da­da­nos es­tán ne­ce­si­tan­do al par­ti­do de San­tia­go Abas­cal pa­ra go­ber­nar. Pe­ro Sán­chez ten­drá di­fí­cil dar explicacio­nes con­vin­cen­tes. Ni Vox es un par­ti­do he­re­de­ro de una ban­da te­rro­ris­ta que ha ase­si­na­do a más de 800 per­so­nas, ni Bil­du ha con­de­na­do ja­más los crí­me­nes de sus men­to­res. Bil­du es un par­ti­do le­gal, pe­ro su tra­yec­to­ria si­gue man­cha­da por un re­gue­ro de san­gre im­bo­rra­ble. Que el PSOE no im­pi­die­se ayer a Bil­du ac­ce­der a una ins­ti­tu­ción cru­cial pa­ra ga­ran­ti­zar­se la pre­si­den­cia de Na­va­rra di­ce mu­cho de la do­ble mo­ral de Pe­dro Sán­chez y de Ma­ría Chi­vi­te. Más aún, el día del aniver­sa­rio del aten­ta­do de Hi­per­cor, y el día en que Fran­cia per­mi­tía la pues­ta en li­ber­tad de Jo­su Ter­ne­ra.

Con de­ci­sio­nes co­mo la adop­ta­da ayer en Na­va­rra, Sán­chez ha per­di­do ya to­da le­gi­ti­mi­dad pa­ra exi­gir a PP y a Ciu­da­da­nos que se abs­ten­gan en el Con­gre­so pa­ra no blo­quear su in­ves­ti­du­ra. Una vez más, son los ma­ne­jos con el PNV, el na­cio­na­lis­mo ex­clu­yen­te y los su­ce­dá­neos de Ba­ta­su­na quie­nes sal­van a un PSOE sin atis­bo de me­mo­ria his­tó­ri­ca con sus pro­pios mi­li­tan­tes ase­si­na­dos. Con to­do, aún pue­de ser más la­men­ta­ble el si­len­cio que se im­pon­ga en el PSOE aun a sa­bien­das de que hay re­le­van­tes di­ri­gen­tes y ba­ro­nes re­gio­na­les que abo­mi­nan de es­tas com­po­nen­das con Bil­du. Fe­rraz que­rrá blan­quear a ese par­ti­do ne­gan­do que ha­ya re­ci­bi­do un so­lo vo­to su­yo. Pe­ro los he­chos son los he­chos, y el PSOE hi­zo ayer la vis­ta gor­da pa­ra que Bil­du ga­na­se con el PNV co­mo «re­la­tor».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.