UN SIS­TE­MA EDU­CA­TI­VO FA­LLI­DO Y LESIVO

ABC (Castilla y León) - - EDITORIALE­S -

LABORADO por la OCDE y equi­va­len­te al Pi­sa en el ám­bi­to del pro­fe­so­ra­do, el in­for­me Ta­lis si­túa a Es­pa­ña en la úl­ti­ma po­si­ción de los paí­ses más avan­za­dos. El in­for­me re­ve­la que más de la mi­tad de los pro­fe­so­res de Se­cun­da­ria es­pa­ño­les suspenden por fal­ta de pre­pa­ra­ción académica y ca­ren­cias pe­da­gó­gi­cas y prác­ti­cas, y que so­lo un ter­cio de es­te sec­tor pro­fe­sio­nal es­tá for­ma­do en el en­torno de las tec­no­lo­gías, cla­ve pa­ra el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de las nue­vas generacion­es. Los re­sul­ta­dos que los alum­nos es­pa­ño­les ob­tie­nen en la en­cues­ta anual del in­for­me Pi­sa tie­nen su ori­gen en el aban­dono de una cul­tu­ra del es­fuer­zo y el sa­cri­fi­cio –li­ga­da al igua­li­ta­ris­mo que pre­go­na la izquierda– que des­de hace dé­ca­das ha pro­vo­ca­do una cri­sis no so­lo de ca­rác­ter edu­ca­ti­vo, sino cí­vi­ca y mo­ral. El pa­pel del pro­fe­sor es de­ter­mi­nan­te en un mo­de­lo en el que la ex­ce­len­cia ha si­do mar­gi­na­da por el sis­te­ma, pe­ro en cu­ya cri­sis in­ter­vie­nen las de­fi­cien­cias –alar­man­tes, se­gún los da­tos del in­for­me Ta­lis– de quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de for­mar a los más jó­ve­nes. To­do res­ta, y to­do res­pon­de al mis­mo es­que­ma, vi­cia­do de raíz. Na­die du­da de la pro­fe­sio­na­li­dad de unos pro­fe­so­res cu­yas mo­ti­va­cio­nes, en cam­bio, no se desa­rro­llan en el me­jor con­tex­to.

El «MIR edu­ca­ti­vo» que pro­po­ne el PP, la eva­lua­ción con­ti­nua del pro­fe­so­ra­do o la in­tro­duc­ción de la in­ves­ti­ga­ción en las au­las de Se­cun­da­ria son vías que han de ser ex­plo­ra­das pa­ra me­jo­rar una en­se­ñan­za que ha que­bra­do en to­dos sus fren­tes. Los pau­pé­rri­mos re­sul­ta­dos que las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las han vuel­to a re­gis­trar en el ran­king QS com­ple­ta el cua­dro clí­ni­co de nues­tro mo­de­lo edu­ca­ti­vo. Sus víc­ti­mas di­rec­tas son los es­tu­dian­tes, pe­ro, a la lar­ga, se­rá Es­pa­ña la que sus­pen­da en un mun­do de­fi­ni­do por la exi­gen­cia y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.