Na­va­rra ha pro­ba­do que el PSOE vuel­ve a ele­gir aliar­se con los se­pa­ra­tis­tas

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

EL PSOE po­dría ser de­fi­ni­do co­mo el sin­gu­lar par­ti­do que ape­lli­dán­do­se «Es­pa­ñol» no pier­de ja­más la oca­sión de op­tar por los enemi­gos de­cla­ra­dos de Es­pa­ña. Oba­ma, que ado­ra­ba las fra­ses rim­bom­ban­tes, so­lía de­cir que «de­be­mos si­tuar­nos en el la­do co­rrec­to de la his­to­ria». Sos­pe­cho que cuan­do los his­to­ria­do­res más ecuá­ni­mes re­pa­sen en un fu­tu­ro la eje­cu­to­ria de alian­zas del so­cia­lis­mo es­pa­ñol cons­ta­ta­rán pas­ma­dos su em­pe­ci­na­mien­to en si­tuar­se en «el la­do in­co­rrec­to». Su fal­ta de leal­tad con la na­ción vie­ne de le­jos. Cuan­do Com­panys de­cla­ra el Es­ta­do ca­ta­lán en oc­tu­bre 1934, el PSOE, que for­ma­ba par­te de la lla­ma­da Alian­za Obre­ra, lle­ga al ex­tre­mo de su­mar­se en las ca­lles al apo­yo ar­ma­do a la cau­sa gol­pis­ta.

Tras el lar­go pa­rén­te­sis del fran­quis­mo, sal­ta la sorpresa y el PSOE pa­re­ce re­cu­pe­rar la cor­du­ra en la cues­tión na­cio­nal, has­ta el pun­to que en una so­na­da de­fi­ni­ción «The New York Ti­mes» sa­lu­da a Gon­zá­lez y Gue­rra co­mo «jó­ve­nes na­cio­na­lis­tas es­pa­ño­les». To­do se em­ba­rra con Za­pa­te­ro, ideólogo de la gran em­pa­na­da con­cep­tual que to­da­vía arras­tra su par­ti­do: con­fun­dir pa­trio­tis­mo y fran­quis­mo. De­bi­do a su his­to­ria fa­mi­liar –su abue­lo fue un ca­pi­tán re­pu­bli­cano fu­si­la­do por el ban­do na­cio­nal–, el nue­vo pre­si­den­te en­fa­ti­za una vi­sión idea­li­za­da de la Re­pú­bli­ca, que lo lle­va a la de­for­ma­ción psi­co­ló­gi­ca de per­ci­bir la de­fen­sa de la na­ción es­pa­ño­la co­mo un tic re­tró­gra­do. Tal re­fle­jo que­da de­la­ta­do cuan­do suel­ta una fra­se inad­mi­si­ble en un pre­si­den­te: «Es­pa­ña es un con­cep­to dis­cu­ti­do y dis­cu­ti­ble». Con irres­pon­sa­bi­li­dad pas­mo­sa, Za­pa­te­ro re­abre el de­ba­te del mo­de­lo te­rri­to­rial y promueve unas re­for­mas es­ta­tu­ta­rias que na­die re­cla­ma­ba, pe­ro que da­rán alas al in­de­pen­den­tis­mo. La eje­cu­to­ria del PSOE es siem­pre la mis­ma: ca­da vez que to­ca ele­gir com­pa­ñe­ros de pac­to en ayuntamien­tos, co­mu­ni­da­des o en el Go­bierno, los so­cia­lis­tas siem­pre pre­fie­ren a na­cio­na­lis­tas y se­pa­ra­tis­tas. Cor­do­nes sa­ni­ta­rios pa­ra el PP, el otro gran par­ti­do de Es­ta­do, pe­ro be­sos y abra­zos con ERC, BNG, el PNV y has­ta Bil­du.

Ayer en el Par­la­men­to de Na­va­rra, tras una pam­pli­na pre­via de di­si­mu­lo, el PSOE vol­vió a ha­cer lo de siem­pre: en­tre cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y se­pa­ra­tis­tas vol­vió a ele­gir po­ner la al­fom­bra ro­ja a los an­ti­es­pa­ño­les. Esa de­can­ta­ción pri­va­rá a Sán­chez del apo­yo en el Con­gre­so de Na­va­rra Su­ma. Da­do que la su­pues­ta vic­to­ria épi­ca de Sán­chez es en reali­dad un chu­rro de 123 es­ca­ños pe­la­dos, no le que­da­rá otra que vol­ver a don­de so­lía, a bus­car el plá­cet de los se­pa­ra­tis­tas ca­ta­la­nes. Re­tor­na lo que Ru­bal­ca­ba, que des­tes­ta­ba el san­chis­mo, apo­dó sa­gaz­men­te co­mo «Go­bierno Frankenste­in». Se es­tá co­sien­do ya la mo­mia de Frankenste­in 2, que tras echar a an­dar da­rá muy po­cos pa­sos. Lle­ga­dos los pre­su­pues­tos, ERC –par­ti­do que li­de­ra el ce­re­bro gol­pis­ta, Jun­que­ras– pe­di­rá lo úni­co que lo col­ma: el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia. Co­mo nin­gún pre­si­den­te de Es­pa­ña pue­de con­ce­der­lo sin de­lin­quir, tum­ba­rán los pre­su­pues­tos. Elecciones y vuel­ta a ba­ra­jar. Tal es el via­je que au­gu­ra la inex­pli­ca­ble pa­sión del PSOE por el na­cio­na­lis­mo in­so­li­da­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.