Da­vid es el úl­ti­mo nom­bre en una lis­ta de­ma­sia­do lar­ga que lle­na Es­pa­ña de cruces blan­cas in­so­por­ta­ble­men­te ab­sur­das

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - ISABEL SAN SE­BAS­TIÁN

DA­VID Ca­rra­gal fue ase­si­na­do por no fu­mar. Me­jor di­cho; por no lle­var ta­ba­co en­ci­ma. O pa­ra ser más pre­ci­sos, por­que una pan­da de malna­ci­dos sin mo­ral, ni ra­cio­ci­nio, ni mu­cho me­nos con­cien­cia, la em­pren­dió a pa­ta­das con él, has­ta ma­tar­lo, por ne­gar­les un ci­ga­rri­llo adu­cien­do que no fu­ma­ba. Aho­ra di­cen que les in­cre­pó, co­mo si tal em­bus­te bas­ta­ra pa­ra jus­ti­fi­car su agre­sión. Lo cier­to es que ellos con­ser­van la voz y pue­den men­tir en su de­fen­sa. A Da­vid, en cam­bio, lo si­len­cia­ron de­fi­ni­ti­va­men­te a gol­pes la no­che del pa­sa­do lu­nes. Al­go de­be­mos es­tar ha­cien­do mal, muy mal co­mo sociedad, cuan­do se mul­ti­pli­can ac­tos tan atro­ces co­mo el des­cri­to sin que se­pa­mos reac­cio­nar en­du­re­cien­do su cas­ti­go.

Da­vid es el úl­ti­mo nom­bre en una lis­ta de­ma­sia­do lar­ga que lle­na Es­pa­ña de cruces blan­cas in­so­por­ta­ble­men­te ab­sur­das. Cha­va­les bru­tal­men­te apa­lea­dos sin otro mo­ti­vo que es­tar en el lu­gar equi­vo­ca­do en el mo­men­to inopor­tuno. Pa­sar por allí. Cru­zar­se en el ca­mino de al­gún ener­gú­meno cria­do en la creen­cia de que to­do le es de­bi­do y no hay lí­mi­te a sus ca­pri­chos ni freno po­si­ble a sus ape­ten­cias. Al­gún hi­jo de­for­me de es­te tiem­po ayuno de dis­ci­pli­na, que con­fun­de la to­le­ran­cia con la ley de la jun­gla y con­de­na a la bue­na gen­te a vi­vir ba­jo la ame­na­za cons­tan­te de los vio­len­tos, en­va­len­to­na­dos

por el bue­nis­mo im­pe­ran­te que siem­pre en­cuen­tra ar­gu­men­tos pa­ra dis­cul­par sus ex­ce­sos.

Da­vid era lo opues­to a esa ra­lea cre­cien­te de in­de­sea­bles acos­tum­bra­dos a im­po­ner su ti­ra­nía des­de pe­que­ños, pri­me­ro en la fa­mi­lia, des­pués en la es­cue­la y por úl­ti­mo en la ca­lle, a ba­se de gri­tos, de ra­bie­tas, de fuer­za bru­ta no con­tro­la­da y de in­ti­mi­da­ción con­sen­ti­da. Él era un chi­co edu­ca­do, ama­ble, so­li­da­rio, tra­ba­ja­dor, que ja­más da­ba una ma­la con­tes­ta­ción ni res­pon­día a las pro­vo­ca­cio­nes. Un mu­cha­cho de Cu­di­lle­ro que se ha­bía abier­to pa­so a ba­se de es­fuer­zo has­ta los Es­ta­dos Uni­dos, don­de iba a ejer­cer el pró­xi­mo año su pro­fe­sión de maes­tro. Sus pla­nes se trun­ca­ron a la sa­li­da de una ver­be­na en Oviedo, al dar­se de bru­ces con unas bes­tias de as­pec­to hu­mano, men­te po­dri­da y al­ma re­se­ca. Tres «pren­das» de en­tre 18 y 23 años que le agre­die­ron sin mi­se­ri­cor­dia, has­ta de­jar­lo he­ri­do de muer­te en el sue­lo, por­que no lle­va­ba en­ci­ma un ci­ga­rri­llo. Tres co­bar­des que ata­ca­ron en ma­na­da, tres con­tra uno, y hu­ye­ron in­me­dia­ta­men­te del lu­gar, una vez con­su­ma­da su «ha­za­ña». Tres in­di­vi­duos cu­yas ma­dres, pa­dres o abue­los, es de su­po­ner, ha­brían tra­ta­do de in­cul­car­les al­gún prin­ci­pio, al­gu­na pau­ta de con­duc­ta, al­gu­na nor­ma, al­go pa­re­ci­do al res­pe­to… evi­den­te­men­te sin éxi­to. No qui­sie­ra yo es­tar en su pe­lle­jo, aun­que sien­to mu­cho más cer­cano el due­lo de una fa­mi­lia que llo­ra al me­jor de los su­yos, arran­ca­do de es­te mun­do cuan­do ape­nas em­pe­za­ba a vi­vir.

Da­vid ya no so­co­rre­rá a más ba­ñis­tas en la pla­ya ni en­se­ña­rá a sus alum­nos. Sus ase­si­nos (de mo­men­to pre­sun­tos) se en­cuen­tran de­te­ni­dos, a la es­pe­ra de jui­cio, pro­fi­rien­do ca­lum­nias. Yo me su­mo des­de aquí a quie­nes exi­gen que les sal­ga ca­ra su mal­dad, por­que cuan­do no hay ra­zón que ra­zo­ne, cuan­do no exis­ten ba­rre­ras mo­ra­les, úni­ca­men­te que­da el mie­do co­mo for­ma de guar­dar la vi­ña. El te­mor a las con­se­cuen­cias. La­men­ta­ble­men­te, me te­mo, cla­mo en el de­sier­to de la im­po­ten­cia, por­que nues­tra le­gis­la­ción, siem­pre más pen­dien­te del vic­ti­ma­rio que de la víc­ti­ma, es­ta­ble­ce una pe­na de diez a quin­ce años por un ho­mi­ci­dio, y ese es el pre­cio que pa­ga­rán, en el me­jor de los ca­sos, esas ali­ma­ñas. Un pre­cio in­sul­tan­te­men­te ba­jo que ofen­de al sen­ti­do co­mún, a la de­cen­cia y a la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.