O nor­ma­li­zar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria o «ja­po­ni­za­ción» de la eco­no­mía

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - MA­RÍA JE­SÚS PÉ­REZ

Yes que cuan­do Trump abre la bo­ca... sube el pan. Na­die se que­da in­di­fe­ren­te. Tie­ne un don pa­ra ello. Ade­más, nun­ca ha­bla en vano. Cier­to es que su­fre de ver­bo­rrea ga­lo­pan­te, a gol­pe de tuit en mu­chos de los ca­sos, y con muy ma­las for­mas tam­bién la ma­yo­ría de las ve­ces, pe­ro sa­be per­fec­ta­men­te qué, cuán­do, dón­de, có­mo y por qué –cual cin­co «W» del periodismo nor­te­ame­ri­cano– de­be ha­cer tal o cual co­men­ta­rio. No fil­tra. In­ter­vie­ne sin anes­te­sia. Si mo­les­ta, que mo­les­te. Co­mo buen pa­ga­dor, no le due­len pren­das.

La úl­ti­ma de sus per­las, con­tra la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del ho­mó­lo­go eu­ro­peo de la Re­ser­va Fe­de­ral, el BCE, aún li­de­ra­do por el ita­liano Ma­rio Drag­hi. El pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano acu­sa­ba al lí­der de la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria eu­ro­pea di­rec­ta­men­te de pro­vo­car una de­va­lua­ción del eu­ro di­ri­gi­da a fa­ci­li­tar la com­pe­ten­cia de Eu­ro­pa con­tra EE.UU. Drag­hi «osó» anun­ciar que en au­sen­cia de me­jo­ras en la eco­no­mía co­mún –de ma­ne­ra que el re­torno sos­te­ni­do de la in­fla­ción ha­cia su ob­je­ti­vo (por de­ba­jo, pe­ro cer­ca del 2%) se vea ame­na­za­do–, se­rán ne­ce­sa­rios es­tí­mu­los adi­cio­na­les. Por un la­do, reac­ti­van­do el pro­gra­ma de com­pra de deu­da que ha­bía de­ci­di­do dar por fi­na­li­za­da en di­ciem­bre pa­sa­do y, por otro, con re­cor­tes adi­cio­na­les en la po­lí­ti­ca de ti­pos de in­te­rés, que des­de mar­zo de 2016 se si­túan en el 0%. «Se han sa­li­do con la su­ya con es­to du­ran­te años, jun­to con China y otros», es­cri­bía en su Twit­ter el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump.

Aho­ra bien, ba­jo sus ata­ques al ita­liano y a su equi­po de go­bierno, un men­sa­ji­to a su pro­pio pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral, Je­ro­me Po­well: la idea es ha­cer exac­ta­men­te lo que es­tá ha­cien­do Eu­ro­pa, ba­jar de nue­vo ti­pos y pro­vo­car que el dó­lar de for­ma pau­la­ti­na se de­va­lúe pa­ra me­jo­rar el va­lor de las ex­por­ta­cio­nes del país, ha­cién­do­las más com­pe­ti­ti­vas en pre­cio. Es su ob­se­sión. La ba­lan­za co­mer­cial con cual­quier país del mun­do tie­ne que ser po­si­ti­va pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, si no, es­tá mal. No le va­le a Trump. ¡Ni a na­die!

¿No ha­bía­mos que­da­do en que cam­biá­ba­mos el pa­so y to­ca­ba su­bir ti­pos? De he­cho, EE.UU. es­ta­ba en ello –ayer no los mo­vió– y Eu­ro­pa, pa­re­cía ir de­trás. Pe­ro no. Al­go es­tá pa­san­do. Y no de­be ser na­da bueno cuan­do no se ter­mi­na de nor­ma­li­zar el ci­clo na­tu­ral de la eco­no­mía mun­dial. Pa­ra mu­chos ex­per­tos, el mer­ca­do su­fre un ex­ce­so de li­qui­dez. El BCE, por ejem­plo, ha in­yec­ta­do más de 2,8 bi­llo­nes de eu­ros de es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio y ti­pos ce­ro, y el re­sul­ta­do no pue­de ser más po­bre. Por­que esa enor­me in­yec­ción de li­qui­dez ha ser­vi­do pa­ra dis­fra­zar los enor­mes des­equi­li­brios en­tre los Es­ta­dos que se han ne­ga­do a ha­cer las re­for­mas es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rias. Y sin re­for­mas no se es­ti­mu­la la eco­no­mía. No cre­ce, no crea em­pleo y no se in­vier­te. Ni se con­su­me. Ni se aho­rra. Ni na­da de na­da. Eso sí, el fu­tu­ro en­ne­gre­ce. Que­ra­mos o no, hay que nor­ma­li­zar la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, sino Eu­ro­pa cae­rá de lleno en la «ja­po­ni­za­ción» de su eco­no­mía. Y esa, des­de lue­go, no es la so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.