Gue­rra abier­ta en­tre Valls y Cs tras la rup­tu­ra en Barcelona

▶ El edil ve «sec­ta­ria» e «irres­pon­sa­ble la es­tra­te­gia del cuan­to peor, me­jor» del par­ti­do

ABC (Castilla y León) - - ESPAÑA - AN­NA CA­BE­ZA / JUAN CA­SI­LLAS BARCELONA / MA­DRID

Tras la rup­tu­ra, ata­ques fron­ta­les. Ma­nuel Valls re­apa­re­ció ayer pa­ra re­afir­mar la pos­tu­ra que adop­tó el pa­sa­do sá­ba­do al arro­par a Ada Co­lau en Barcelona y evi­tar así un al­cal­de in­de­pen­den­tis­ta y aco­me­tió du­ra­men­te con­tra Ciu­da­da­nos (Cs), la for­ma­ción con la que has­ta hace po­co iba de la mano en su aven­tu­ra municipal, y de la que la­men­tó, sin ta­pu­jos, su «es­tra­te­gia del cuan­to peor, me­jor».

«Es de una enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad ir a bus­car siem­pre lo peor», di­jo con con­tun­den­cia en una mul­ti­tu­di­na­ria con­vo­ca­to­ria –la pri­me­ra des­de que se con­su­ma­ra el di­vor­cio con Cs y la pri­me­ra tam­bién de él co­mo edil y des­de las de­pen­den­cias mu­ni­ci­pa­les–. Valls cri­ti­có el via­je ideo­ló­gi­co de la for­ma­ción na­ran­ja, que «ade­más de sec­ta­ria, ha si­do y es una es­tra­te­gia equivocada».

Con con­tun­den­cia, el ex pri­mer mi­nis­tro fran­cés re­mar­có: «Cs se ha con­ver­ti­do en una for­ma­ción que aho­ra pac­ta de he­cho con una for­ma­ción ili­be­ral, reac­cio­na­ria y an­ti­eu­ro­pea. No va­le es­con­der­se de­trás del PP. Ca­da uno es res­pon­sa­ble de sus ac­tos». Hu­bo tiem­po pa­ra más dar­dos. «La rup­tu­ra es fru­to de una op­ción muy equivocada de un par­ti­do con el que he com­par­ti­do es­fuer­zos, ilu­sio­nes y de­sen­ga­ños pro­pios de una cam­pa­ña», con­fe­só Valls. Ma­nuel Valls Con to­do, qui­so des­car­tar que el di­vor­cio con los na­ran­jas se ha­ya de­bi­do a una ma­la re­la­ción con Al­bert Ri­ve­ra: «Ha si­do por un pro­ble­ma po­lí­ti­co, un pro­ble­ma gra­ve».

Valls tam­bién de­jó cla­ro que no ha re­gre­sa­do a Barcelona pa­ra «in­ven­tar­se» un nue­vo par­ti­do. «No voy a crear par­ti­dos», apun­tó, pe­ro sí a «ayu­dar» al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo a con­se­guir una es­tra­te­gia uni­ta­ria. Ade­más, aca­lló ru­mo­res so­bre su fu­tu­ro en el Ayun­ta­mien­to: «Vi­ne por un com­pro­mi­so per­so­nal y po­lí­ti­co. Me que­do, no so­lo en Barcelona, sino tam­bién ejer­cien­do mis res­pon­sa­bi­li­da­des», sen­ten­ció.

Cs no acep­ta «lec­cio­nes»

Si Inés Arri­ma­das fue la en­car­ga­da de ha­cer pú­bli­ca el lu­nes la de­ci­sión de rom­per con Valls, tam­bién res­pon­dió ayer a sus ata­ques. Tras asis­tir a la constituci­ón del Par­la­men­to navarro de­jó a un la­do su bue­na re­la­ción con el lí­der de Barcelona pel Can­vi y le es­pe­tó que no acep­ta­rá «lec­cio­nes» de quien ha in­ves­ti­do «a una de las per­so­nas más sec­ta­rias y po­pu­lis­tas» de Es­pa­ña.

Aun­que el des­en­cuen­tro con Valls vie­ne de lar­go, des­de que PP y Cs se hi­cie­ron con la Jun­ta de An­da­lu­cía con el apo­yo ex­terno de Vox, Arri­ma­das ig­no­ró los re­pro­ches de Valls por acer­car­se a una «for­ma­ción reac­cio­na­ria» y se cen­tró en la Al­cal­día de Barcelona. La portavoz de la Eje­cu­ti­va li­be­ral in­sis­tió en que Co­lau es «tan ma­la» co­mo Er­nest Ma­ra­gall (ERC) y re­cor­dó que su pri­me­ra ini­cia­ti­va fue de­vol­ver el la­zo ama­ri­llo a la fa­cha­da del ayun­ta­mien­to. Es­to, sin em­bar­go, no le ha ce­rra­do las puer­tas del par­ti­do a Ce­les­tino Cor­ba­cho, que tam­bién au­pó a la co­mún.

Sin mal me­nor «Te­ner a Co­lau en el ayun­ta­mien­to es tan ma­la idea co­mo te­ner a Ma­ra­gall», afir­mó Arri­ma­das

AFP

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.