Sar­kozy, cercado por va­rios es­cán­da­los, se­rá juz­ga­do por un ca­so de co­rrup­ción

▶ El ex­pre­si­den­te es­tá acu­sa­do de in­ten­tar ac­ce­der a in­for­ma­ción se­cre­ta de la Jus­ti­cia

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIO­NAL - JUAN PE­DRO QUIÑONERO CO­RRES­PON­SAL EN PA­RÍS

La te­la de ara­ña de los es­cán­da­los si­gue es­tre­chán­do­se so­bre Ni­co­las Sar­kozy, que se­rá fi­nal­men­te juz­ga­do por pre­sun­tos de­li­tos de in­ten­to de co­rrup­ción de uno o va­rios ma­gis­tra­dos que ins­truían uno de los ca­sos en los que es­tá en­vuel­to del ex­pre­si­den­te.

Sar­kozy, ele­gi­do pre­si­den­te de Fran­cia en las elecciones de 2007, car­go que ejer­ció has­ta su de­rro­ta fren­te a Fra­nçois Ho­llan­de en 2012, tie­ne hoy 64 años, y, por el mo­men­to, de­be­rá en­fren­tar­se en los juz­ga­dos a una las acu­sa­cio­nes más gra­ves que pe­sa so­bre él: ha­ber in­ten­ta­do, jun­to a su abogado, Thierry Her­zog, ob­te­ner de un juez, Gil­bert Azi­bert, in­for­ma­cio­nes pro­te­gi­das, se­cre­tas, de un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial. Los he­chos, que se pro­du­je­ron a prin­ci­pios de 2014, fue­ron des­ve­la­do gra­cias a las es­cu­chas rea­li­za­das en los te­lé­fo­nos mó­vi­les de los im­pli­ca­dos.

El le­tra­do y su clien­te, el ex je­fe de Es­ta­do, in­ten­ta­ban ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre el ca­so Bet­ten­court, así lla­ma­do por Li­lia­ne Bet­ten­court, heredera de L’Oréal y sos­pe­cho­sa de ha­ber fi­nan­cia­do de ma­ne­ra irre­gu­lar la cam­pa­ña de Sar­kozy en las pre­si­den­cia­les de 2012, en las que fue de­rro­ta­do. Se­gún las re­ve­la­cio­nes de la pren­sa, el ex­pre­si­den­te, en esas con­ver­sa­cio­nes gra­ba­das, pro­me­tía al juez Azi­bert un pues­to en Mó­na­co, un re­ti­ro do­ra­do, a cam­bio de co­no­cer el es­ta­do de las pes­qui­sas.

Nu­be de es­cán­da­los

So­bre Sar­kozy exis­ten sospechas de co­rrup­ción en va­rios ca­sos pa­ra­le­los: fi­nan­cia­ción ile­gal de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, vic­to­rio­sa, el 2007; ha­ber­se be­ne­fi­cia­do de do­na­cio­nes cra­pu­lo­sas del dic­ta­dor li­bio Mua­mar el Ga­da­fi; par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta o in­di­rec­ta en las co­mi­sio­nes per­ci­bi­das por uno de sus con­se­je­ros po­lí­ti­cos, be­ne­fi­cián­do­se a un tra­to em­pre­sa­rial de fa­vor; os­cu­ra fi­nan­cia­ción de su di­vor­cio con su se­gun­da es­po­sa, Ce­ci­lia Ci­ga­ner, que, se ru­mo­rea, fue pa­ga­do por Qatar… To­dos esos es­cán­da­los tie­nen fle­cos muy di­ver­sos, que si­guen un pro­ce­lo­so cur­so ju­di­cial.

Jac­ques Chi­rac fue el pri­mer pre­si­den­te de la V Re­pú­bli­ca juz­ga­do y con­de­na­do, pe­ro por de­li­tos co­me­ti­dos an­tes de su elec­ción co­mo je­fe del Es­ta­do. Sar­kozy pue­de ser el pri­mer pre­si­den­te de la V Re­pú­bli­ca juz­ga­do por pre­sun­tos de­li­tos co­me­ti­dos mien­tras ejer­cía el car­go, li­ga­dos a su elec­ción.

El anun­cio del pró­xi­mo pro­ce­so de Sar­kozy, en una fe­cha to­da­vía des­co­no­ci­da, no pre­juz­ga, en ab­so­lu­to, la sen­ten­cia fi­nal. El ex­pre­si­den­te, ale­ja­do de la po­lí­ti­ca, es pre­su­mi­do inocen­te, se­gún la Ley. Pe­ro la nu­be tó­xi­ca de los es­cán­da­los en cur­so de ins­truc­ción pa­re­ce su­ge­rir un pur­ga­to­rio ju­di­cial lar­go, du­ro y muy amar­go pa­ra el en su día man­da­ta­rio.

De Ga­da­fi a Pla­ti­ni

Las fil­tra­cio­nes ju­di­cia­les, no siem­pre in­tere­sa­das ni de­vas­ta­do­ras, pa­re­cen con­fir­mar un ar­co iris de pro­ble­mas y sospechas que van de la co­rrup­ción pa­si­va a las in­ti­mi­da­des más o me­nos cra­pu­lo­sas. La ins­truc­ción del ca­so de la fi­nan­cia­ción ile­gal de la cam­pa­ña pre­si­den­cial del 2012 si­gue su cur­so. Una nu­be de per­so­na­jes y per­so­na­ji­llos in­ten­tan «sal­var­se» ju­di­cial­men­te con acu­sa­cio­nes in­fla­ma­bles. La pre­sun­ta do­na­ción de Mua­mar el Ga­da­fi a Sar­kozy de im­por­tan­tes su­mas de di­ne­ro, des­ti­na­das a fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des po­lí­ti­cas y elec­to­ra­les, es un es­cán­da­lo tan os­cu­ro co­mo im­pre­vi­si­ble.

La par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va o «pa­si­va» de Sar­kozy en las co­rrup­te­las li­ga­das a la con­ce­sión a Qatar del Mun­dial del 2022, que ha pro­vo­ca­do la de­ten­ción del ex­pre­si­den­te de la UEFA Mi­chel Pla­ti­ni, ha des­en­te­rra­do os­cu­ras his­to­rias y re­la­cio­nes «pe­li­gro­sas». Sar­kozy con­fir­mó y me­jo­ró la fiscalidad más que ven­ta­jo­sa de la que se be­ne­fi­cian las más al­tas per­so­na­li­da­des del emi­ra­to mu­sul­mán, pro­pie­ta­rio del Pa­rís Saint-Ger­main, acu­sa­do por Ara­bia Sau­dí de fi­nan­ciar ac­ti­vi­da­des is­la­mis­tas ra­di­ca­les pró­xi­mas al te­rro­ris­mo. En ese mar­co, ha vuel­to a cir

Ayu­das pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral

Sar­kozy se en­fren­ta a la acu­sa­ción de ha­ber re­ci­bi­do fi­nan­cia­ción ile­gal pa­ra sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les

Ex­tra­ños víncu­los con Qatar

Va­rios co­la­bo­ra­do­res de Sar­kozy ha­brían par­ti­ci­pa­do en un ca­so de co­rrup­ción vin­cu­la­do al Mun­dial de 2022

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.