El poe­ta de la con­tem­pla­ción

▶ Su­po ex­traer de la reali­dad el men­sa­je fe­liz de la ce­le­bra­ción

ABC (Castilla y León) - - AGENDA - DIEGO DONCEL

Ha muer­to An­to­nio Ca­bre­ra. Me lo he ima­gi­na­do mu­chas ve­ces en el Hos­pi­tal de Pa­ra­plé­ji­cos de To­le­do vien­do el río de Gar­ci­la­so, oyen­do el can­to de los pá­ja­ros en esas ri­be­ras de ár­bo­les y um­brías.

Fue un poe­ta con­tem­pla­ti­vo por­que su­po ex­traer de la reali­dad el men­sa­je se­reno y fe­liz de la ce­le­bra­ción, la aven­tu­ra de vi­vir esa in­ten­si­dad que nos traen los se­res y las

co­sas del mun­do. Fue un poe­ta me­di­ta­ti­vo por­que, en sus ver­sos, el sen­ti­mien­to pen­sa­ba y el pen­sar sen­tía con la fuer­za de la emo­ción ver­da­de­ra.

La lec­tu­ra de su poe­sía siem­pre su­po­ne un ac­to de con­so­la­ción. Poe­sía pa­ra de­fen­der­se del do­lor, pa­ra can­tar la vi­da, el fluir de la vi­da. Des­de aquel te­rri­ble 1 de ma­yo de 2017 en que se pro­du­jo el ac­ci­den­te que lo de­jó pos­tra­do, él mis­mo en­con­tró sen­ti­do a to­do lo que ha­bía es­cri­to: la pa­la­bra poé­ti­ca co­mo ba­luar­te fren­te a las som­bras, el poe­ma co­mo el te­rri­to­rio de la fe­li­ci­dad. En sus ho­ras de an­gus­tia, cuan­do vio que la le­sión me­du­lar le im­pe­día cual­quier mo­vi­mien­to, la poe­sía le sir­vió pa­ra en­con­trar to­da­vía un atis­bo de ple­ni­tud, un ras­tro de es­pe­ran­za.

Vi­si­tar sus li­bros hoy es vi­si­tar las pa­la­bras de un bie­na­ven­tu­ra­do, es de­cir, de aquel que se fue a ver el mun­do y nos en­tre­gó no sus he­ri­das sino una for­ma de ser mo­vi­do por la luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.