Ata­puer­ca abre una «épo­ca do­ra­da» de cua­tro o cin­co años con gran­des ha­llaz­gos

▶ La cam­pa­ña de es­te ve­rano re­uni­rá a 200 in­ves­ti­ga­do­res en el ya­ci­mien­to bur­ga­lés

ABC (Castilla y León) - - CASTILLA Y LEÓN - PE­DRO SEDANO BUR­GOS

Los co­di­rec­to­res de las ex­ca­va­cio­nes de Ata­puer­ca ase­gu­ran que to­do el equi­po es­tá «ilu­sio­na­do» a la es­pe­ra de los fru­tos que pue­dan dar los ya­ci­mien­tos en es­ta cam­pa­ña y en las pró­xi­mas. Y es que con­si­de­ran que han en­tra­do en un «nue­vo ci­clo» de cua­tro o cin­co años en el que lle­gan a par­tes «muy fér­ti­les» de va­rios ya­ci­mien­tos del com­ple­jo y que pue­de ser una «épo­ca do­ra­da» pa­ra el en­cla­ve bur­ga­lés. Du­ran­te es­te pe­rio­do se irá fra­guan­do la re­ti­ra­da de los tres co­di­rec­to­res ac­tua­les, aun­que los ha­llaz­gos se­gui­rán con quie­nes les re­le­ven. «Es lo mis­mo que ocu­rrió cuan­do to­ma­mos el re­le­vo de Emi­li­ano Agui­rre y co­men­za­ron a apa­re­cer ha­llaz­gos es­pec­ta­cu­la­res en Ata­puer­ca», ex­pli­ca uno de los co­di­rec­to­res, Jo­sé Ma­ría Ber­mú­dez de Cas­tro.

De mo­men­to, en es­ta cam­pa­ña, pre­sen­ta­da ayer, ha­brá 200 in­ves­ti­ga­do­res que por pri­me­ra vez tra­ba­ja­rán si­mul­tá­nea­men­te en nue­ve ya­ci­mien­tos, aun­que tras el pe­ri­ta­je de to­do el en­torno, los co­di­rec­to­res es­tán con­ven­ci­dos de que «hay tra­ba­jo pa­ra si­glos por­que pue­de ha­ber cen­te­na­res de ya­ci­mien­tos», afir­ma Ber­mú­dez de Cas­tro. Otro co­di­rec­tor, Eu­dald Car­bo­nell, po­ne co­mo ejem­plo al nue­vo ya­ci­mien­to de la Pa­re­de­ja, don­de ya han pro­fun­di­za­do 20 me­tros, aun­que creen que tie­ne al me­nos 30 de pro­fun­di­dad con res­tos; y la Cie­ga, en el que to­da­vía no han em­pe­za­do a ex­ca­var, pe­ro que creen que pue­de te­ner una gran ri­que­za y for­mar par­te de otro nú­cleo de ya­ci­mien­tos tan im­por­tan­te o más que la Trin­che­ra del fe­rro­ca­rril. Allí se en­cuen­tran los más em­ble­má­ti­cos del com­ple­jo, co­mo Galería, el Ele­fan­te o Gran Do­li­na.

Am­pliar el equi­po

Re­co­no­cen que la gran ex­ten­sión del com­ple­jo hace que la cam­pa­ña de ex­ca­va­cio­nes sea com­pli­ca­da y que sea muy di­fí­cil au­men­tar el nú­me­ro de in­te­gran­tes del equi­po. En es­ta oca­sión, han op­ta­do por re­ti­rar al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res de otros ya­ci­mien­tos pa­ra po­der ge­ne­rar dos equi­pos, que su­man unas vein­te per­so­nas, pa­ra tra­ba­jar en Cue­va Fan­tas­ma, don­de se lo­ca­li­zó en un son­deo un pa­rie­tal que pue­de co­rres­pon­der a un nean­der­tal, aun­que aho­ra el ob­je­ti­vo es do­cu­men­tar su an­ti­güe­dad y su en­torno, ade­más de bus­car nue­vos res­tos. Otro de los pun­tos cla­ve de Ata­puer­ca en es­ta cam­pa­ña es Gran Do­li­na, don­de es­tán cer­ca de lle­gar al ni­vel TD-6, don­de se de­fi­nió hace años una nue­va es­pe­cie, el Ho­mo An­te­ces­sor, y aho­ra es­pe­ran en­con­trar más res­tos, da­do que se tra­ta de un ni­vel «muy ri­co», con una su­per­fi­cie a ex­ca­var de ca­si 80 me­tros cua­dra­dos.

Ber­mú­dez de Cas­tro con­si­de­ra que «se­ría bueno» am­pliar el equi­po de ex­ca­va­cio­nes, aun­que re­co­no­ce que es al­go «enor­me­men­te com­ple­jo», por­que re­quie­re re­for­zar los la­bo­ra­to­rios, el la­va­do de se­di­men­tos en el río y to­da la logística, por lo que se lo plan­tea­rán al tér­mino de es­ta cam­pa­ña y siem­pre «con mu­cha pru­den­cia». La an­ti­güe­dad de los res­tos de Ata­puer­ca pa­re­cía no te­ner fin. Des­de que se des­cu­brie­ron en Gran Do­li­na los res­tos de los pri­me­ros eu­ro­peos, de hace cer­ca de un mi­llón de años, esa era la ba­rre­ra a ba­tir y se con­si­guió.

En la Si­ma del ele­fan­te apa­re­cie­ron ves­ti­gios de pre­sen­cia de ho­mí­ni­dos de 1,3 mi­llo­nes de años y al­gu­nos in­di­cios ha­cían pen­sar que se po­dría lle­gar más cer­ca de los dos mi­llo­nes, en torno a 1,8 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, los co­di­rec­to­res han echa­do el freno. Creen que los res­tos de ho­mí­ni­dos que se po­drán en­con­trar en el com­ple­jo no su­pe­rarán 1,5 mi­llo­nes de an­ti­güe­dad. En es­te sen­ti­do, otro de los co­di­rec­to­res, Ber­mú­dez de Cas­tro, re­cuer­da que en los ya­ci­mien­tos de D’Ma­ni­si, en Geor­gia, se han en­con­tra­do res­tos de 1,8 a 1,9 mi­llo­nes de años y si apa­re­cie­ra al­go más an­ti­guo, se­gu­ra­men­te ya no se­ría gé­ne­ro Ho­mo, sino Aus­tro­lo­pi­te­cus.

Ade­más, se­ña­la que en otros ya­ci­mien­tos eu­ro­peos tam­bién se han en­con­tra­do res­tos de una an­ti­güe­dad pró­xi­ma al mi­llón y me­dio de años, aun­que los de Ata­puer­ca se pue­den da­tar con ma­yor se­gu­ri­dad, ya que el res­to se en­cuen­tran en zo­nas freá­ti­cas, don­de ha po­di­do ha­ber mo­vi­mien­tos que ha­cen muy di­fí­cil ase­gu­rar su da­ta­ción.

Lí­mi­te

Los res­tos que se po­drán en­con­trar «no su­pe­rarán los 1,5 mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.