ABC (Castilla y León)

Madrid abre discotecas hasta las tres, con barra y baile en exterior

▶ Solo Cataluña permite el cierre de estos establecim­ientos más tarde: a las 4.00 h «Nuestros locales y empleados pueden actuar como dique de contención frente al botellón», defienden desde el sector

- SARA MEDIALDEA MADRID

dos, debido a su alto índice de vacunación, ya llevan semanas sin necesidad de usar mascarilla al aire libre. En Austria tampoco es obligatori­o utilizarla en el exterior, y a partir del 1 de julio, si la situación epidemioló­gica es favorable, tampoco será necesario en los interiores. Bélgica dejó atrás la obligación de usarla en espacios abiertos el pasado 9 de junio.

Ayer Alemania y Francia también plantearon medidas de relajación de la mascarilla al aire libre. Jérôme Salomon, director general de Salud de Francia, anunció en una entrevista para RTL que el uso obligatori­o de las mascarilla­s en exteriores podría levantarse a partir del 1 de julio «si las condicione­s lo permiten».

En la misma línea, Alemania avanza hacia un levantamie­nto gradual de la obligación de llevarla, tras una fuerte reducción de las infeccione­s en el país, indicó ayer el ministro de Salud, Jens Spahn en una entrevista con el grupo de prensa Funke.

Bailar todavía no –en el grueso de las discotecas–, pero está cada vez más cerca. De hecho, a partir del próximo lunes, será posible acudir a los locales de ocio nocturno madrileños con todos los permisos de la autoridad sanitaria. La vuelta a la actividad se produce tras prácticame­nte 15 meses de parón, y con condicione­s: sin pistas –salvo en exteriores–, con la barra abierta pero sólo para pedir y recoger la bebida, hasta las tres de la madrugada y con medidores de CO2. Los empresario­s defienden que servirán como «dique de contención» contra el botellón, frente al que ofrecen la seguridad de ser un «sector reglado y muy inspeccion­ado».

Según afirmaba a ABC Vicente Pizcueta, portavoz de Noche Madrid, «el trabajo de locales y trabajador­es va a ser un dique de contención» frente a quienes beben en la calle, con «besos, litronas y porros campando a sus anchas, que seguro que es peor».

El sector del ocio nocturno ha sido uno de los más castigados debido, entre otras cosas, a sus caracterís­ticas: una actividad con muchas personas juntas e interactua­ndo. «Teníamos malas cartas en esta crisis», reconoce Pizcueta. «Éramos el único sector que seguía en ‘stand by’; es muy simbólico que por fin podamos abrir; se da el mensaje de que estamos en una fase muy potente de lucha y de victoria sobre la enfermedad», afirma el portavoz de Noche Madrid, que insiste: «La gente se tiene que creer que esto se va a acabar».

En todo caso, las condicione­s puestas a Madrid para que reabra su vida nocturna tienen algunas particular­idades con respecto a otras comunidade­s autónomas. Así, es la segunda con horario más flexible: los locales de ocio nocturno podrán cerrar a las tres de la mañana, y admitir sus últimos clientes a las dos. Esto se hace así porque de este modo se les da un margen de dos horas desde la finalizaci­ón de los horarios de hostelería, a la 1 de la madrugada.

La única comunidad que va más allá en este punto es Cataluña, donde a partir del lunes 21 también podrán volver a abrir las discotecas y locales de ocio. En este caso, hasta las cuatro de la mañana, al 50% de aforo y con las pistas abiertas, aunque perimetrad­as y con puntos de entrada y salida de las mismas diferencia­dos.

Otra particular­idad de Madrid es que reabrirá las barras de estos negocios, aunque no para consumir sino sólo para retirar las bebidas. «En el tema de las barras, las autoridade­s sanitarias madrileñas han entendido que las de un local de ocio no tienen que ver con la de un bar donde se toman tapas: aquí era vital que pudiéramos abrirlas para pedir y recoger las bebidas», defiende Pizcueta.

No hay barras, sin embargo, ni en Castilla y León –donde se cierra a las dos– ni en la Comunidad Valenciana; esta última también marca como hora tope las dos de la madrugada, y no admite baile ni karaoke, pero sus aforos en el exterior son del cien por cien –frente al 75 de Madrid–.

La Comunidad madrileña sólo permite pistas, de momento, en exteriores: no en terrazas, donde está prohibida la ambientaci­ón musical, sino en zonas perimetrad­as del interior de las discotecas que estén al aire libre. Algunas localidade­s de la sierra cuentan con este tipo de instalacio­nes, muy poco numerosas.

La reapertura en Madrid se producirá por fases, con el horizonte de poder recobrar la total normalidad a finales del verano, cuando «si no hay una catástrofe con las vacunas, se habrá alcanzado la inmunidad de grupo». No obstante, todo está supeditado a la marcha de la pandemia: cada quince días habrá reuniones de seguimient­o con Sanidad para fijar nuevas condicione­s o ampliar las actuales, en función de cómo evolucione­n los contagios. A la próxima, los empresario­s madrileños llevarán un proyecto de burbujas de ocio seguro en el interior de los locales.

 ?? // JOSÉ RAMÓN LADRA ??
// JOSÉ RAMÓN LADRA
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain