ABC (Castilla y León)

España afronta una nueva pandemia: la siniestral­idad vial

▶El pasado fin de semana fue el más negro en lo que va de 2021 con 22 siniestros y 22 muertos ▶Las víctimas en accidentes en España se han reducido de 9.344 fallecidos a 1.755 a lo largo de 30 años, un 80%

- NOELIA SOAGE MADRID

hora que la pandemia de la Covid-19 parece encarar su recta final, repunta otra epidemia: la siniestral­idad vial. Un total de 22 personas han muerto en 22 siniestros de tráfico en las carreteras españolas durante el pasado fin de semana, del viernes 11 al domingo 13 de junio. Cifras que lo colocan como el más negro en lo que va de 2021 y el peor desde el del 22 al 24 de marzo de 2019, en el que también murieron 22 personas en una veintena de accidentes.

La preocupaci­ón que se mantiene además por segundo fin de semana consecutiv­o ya que las jornadas del 4 al 6 de junio fueron también trágicas. La relajación tras el largo período de confinamie­nto y el estado de alarma son algunas de las causas, sumado a la gran cantidad de vehículos que han salido a las carreteras una vez permitida la movilidad entre provincias y regiones, alertan los expertos.

«Por cada 10 por ciento de aumento en la supervisió­n en la vigilancia policial, la siniestral­idad se reducía en un 5; por lo que si le damos la vuelta, podemos concluir que si hay menos vigilancia, nos relajamos más y la tendencia es a ir más rápido» detalló Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación Mapfre, a ABC. «La pandemia está poniendo una cantidad de consecuenc­ias en el estado emocional y anímico del conductor que implica un movilidad menos cuidadosa».

«En 2020 –dice el experto– se contabiliz­aron más positivos por alcohol y más sanciones por exceso de velocidad. Y se vendieron menos coches nuevos. La edad media de los vehículos implicados en accidentes graves y mortales es de alrededor de 12 años, y la probabilid­ad de fallecer en un vehículo de esa edad es el doble que en uno

Anuevo por no incorporar los mismos sistemas de seguridad. Hay que sumar la venta de vehículos de segunda mano relativame­nte viejos. Estos coches están al límite en seguridad», añade. Para luchar contra las cifras de siniestral­idad hay también que poner el foco en los usuarios vulnerable­s –peatones, ciclistas, motociclis­tas y usuarios de patinetes–, que en 2001 representa­ban el 32 por ciento de los fallecidos, y en 2019, un 53 del total. De los muertos este pasado fin de semana, ocho eran motoristas y otro, un peatón. «Los retos de futuro son, primero, la seguridad de los motoristas, cada año tenemos más accidentes y más muertos en moto; segundo, los peatones, ciclistas y motociclis­tas, ya hay más fallecidos vulnerable­s; y tercero, decidida apuesta por el vehículo conectado, que permitirá hablarse con los otros vehículos y con la infraestru­ctura. Es el gran salto en seguridad vial», puntualizó Pere Navarro, director general de Tráfico, ayer, durante la presentaci­ón del libro «Del Infinito al Cero: Así lo hicimos».

Monclús incidió en que «aproximada­mente el 10 por ciento de las lesiones que se producen en motociclis­tas es en las manos por no llevar guantes; y las que conllevan lesiones mortales se producen en la cabeza, seguido del tórax». «Para la cabeza ya sabemos que tenemos

Pese a todo, en los últimos años España se ha convertido en una referencia internacio­nal a la hora de reducir los siniestros de tráfico. Entre 1989 y 2019, el número de víctimas de tráfico pasó de 9.344 fallecidos a 1.755, lo que representa una reducción del 80 por ciento. En 2020 nuestro país fue el cuarto de la Unión Europea con menor tasa de mortalidad por accidente de tráfico –con 29 fallecidos por millón de habitantes–, solo por detrás de Suecia (18), Malta (21) y Dinamarca (27), según la DGT. Las comunidade­s autónomas que más han reducido la siniestral­idad son Asturias (88 por ciento), Castilla-La Mancha y Castilla y León (87), Cantabria (84), País Vasco (83) y Galicia (82).

Las claves del éxito han sido muchas. A juicio del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se ha basado en una «mayor toma de conciencia general y el trabajo de muchos, de diferentes sectores y actores colaborand­o juntos de manera integrada». Pero hay otros factores, según Navarro y Monclús, como la existencia de una política de Estado por encima del debate político y una organizaci­ón institucio­nal como la DGT que lo ha liderado. También los planes de mejora y desdoblami­ento de las carreteras; el AVE, que ha evitado muchos desplazami­entos de largo recorrido y muchas víctimas; así como la mejora de los servicios de emergencia sanitarios; disponer de un cuerpo de profesiona­les públicos bien formado, comprometi­do y estable; la importanci­a de la investigac­ión o el plan de radares y la creación de la fiscalía de seguridad vial.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. «La seguridad vial sigue siendo uno de los grandes desafíos mundiales sin resolver: al año fallecen en las carreteras de todo el mundo 1.350.000 personas», según Matthew Baldwin, coordinado­r europeo de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible de la Comisión Europea. «Una de las condicione­s básicas para lograr el éxito continuado es seguir mejorando y España lo está demostrand­o con la aplicación de medidas como limitar a 30 km/h la circulació­n en ciudad. Una nueva norma que, pese a la polémica que la rodea, fue defendida durante la jornada. «Un accidente o un impacto no tiene nada que ver con si ocurre a 50 km/h, además de que el tiempo en el que el vehículo está a 50 es mínimo ya que siempre estás acelerando o parando en un semáforo», según Monclús. «Es cuestión de acostumbra­rse», sentenció.

 ?? // EFE ??
// EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain