VIA­JES

La Cos­ta Azul en un Ford Mus­tang.

ABC - Codigo Unico - - SUMARIO - Por PE­DRO BE­RRiO

En 1815, tras es­ca­par de su exi­lio en la is­la de El­ba, Na­po­león arri­bó a la Fran­cia con­ti­nen­tal en Gol­fe-Juan. Des­de allí, du­ran­te seis días re­co­rrió la Cos­ta Azul has­ta lle­gar a Gre­no­ble. Ese tra­yec­to, hoy co­no­ci­do co­mo la Ru­ta del Em­pe­ra­dor, lo he­mos re­co­rri­do al vo­lan­te de un Ford Mus­tang.

Na­po­león re­co­rrió los 325 ki­ló­me­tros que se­pa­ran el Gol­fe-Juan, en la Cos­ta Azul fran­ce­sa, y Gre­no­ble es­col­ta­do por sus in­con­di­cio­na­les sol­da­dos a lo­mos de un so­lo ca­ba­llo. No­so­tros he­mos re­cu­rri­do a los 450 ca­ba­llos del mo­tor V8 del Mus­tang 2018 pa­ra cu­brir, en un so­lo día, la dis­tan­cia que el em­pe­ra­dor tar­dó seis en re­co­rrer ha­ce más de dos si­glos. Par­ti­mos des­de Can­nes, una de las ciu­da­des más em­ble­má­ti­cos de la Cos­ta Azul y muy cer­ca­na a Gol­fe-Juan, pa­ra to­mar la ca­rre­te­ra RN85, que en 1932 fue re­bau­ti­za­da co­mo Ru­ta de Na­po­león, ya que es el tra­za­do que si­guió el em­pe­ra­dor en su in­ten­to de vol­ver al po­der tras re­gre­sar del exi­lio en la is­la de El­ba. Na­po­león des­em­bar­có en Gol­feJuan el 1 de mar­zo de 1815 y su­pu­so el co­mien­zo del Go­bierno de los cien días, que fi­na­li­zó con la de­rro­ta en la ba­ta­lla de Wa­ter­loo.

Nues­tro Mus­tang Oran­ge Fury, un co­lor ex­clu­si­vo y re­cién es­tre­na­do es­ta tem­po­ra­da, re­sal­ta en me­dio del trá­fi­co y, so­bre todo, en el ver­de in­ten­so de es­te pri­mer tra­mo as­cen­den­te de la ru­ta. Nos di­ri­gi­mos ha­cia una de las ciu­da­des más em­ble­má­ti­cas de la zo­na, Gras­se, ca­pi­tal de la re­gión de la Pro­ven­za Orien­tal y mun­dial­men­te co­no­ci­da por ser la ciu­dad de los per­fu­mes. Aquí se en­cuen­tran bue­na par­te de los per­fu­mis­tas y las em­pre­sas de­di­ca­das a la fa­bri­ca­ción de fra­gan­cias pa­ra mu­chas mar­cas de pres­ti­gio. Gras­se es una her­mo­sa ciu­dad si­tua­da en una colina a 750 me­tros de al­tu­ra. En lo al­to se recorta, im­po­nen­te, la ca­te­dral, y des­de ella se di­vi­san gran­des va­lles cu­bier­tos de flo­res, la ma­te­ria pri­ma que sir­ve pa­ra ela­bo­rar los per­fu­mes. A par­tir de aquí en­tra­mos en el de­par­ta­men­to de los Al­pes Ma­rí­ti­mos. La ru­ta as­cien­de con en­re­ve­sa­das hor­qui­llas y cur­vas ca­si im­po­si­bles en las que po­de­mos dis­fru­tar del es­ti­mu­lan­te so­ni­do del Mus­tang –que es po­si­ble mo­du­lar has­ta en cua­tro ni­ve­les dis­tin­tos–, y su nue­vo cam­bio au­to­má­ti­co de diez ve­lo­ci­da­des.

LA BE­LLA CIU­DAD DE CASTELLANE

es nues­tra si­guien­te pa­ra­da, y no po­de­mos evi­tar de­te­ner­nos en las im­pre­sio­nan­tes vis­tas del Lago de Cas­ti­llon, ya a una con­si­de­ra­ble al­tu­ra y des­pués de ha­ber com­ple­ta­do más de un ter­cio de nues­tro re­co­rri­do. Si­tua­da a ori­llas del río Ver­don, Castellane con­ser­va un hi­to pin­to­res­co del pa­so de Na­po­león por la ciu­dad. El em­pe­ra­dor hi­zo un al­to en el ca­mino el 3 de mar­zo de 1815 pa­ra al­mor­zar en una ca­sa que hoy es la se­de del mu­seo de las Artes y Tra­di­cio­nes Po­pu­la­res del Ver­don Me­dio.

A lo lar­go de la ru­ta en­con­tra­re­mos el ‘se­llo im­pe­rial’, el águi­la de Na­po­león, en al­gu­nos pun­tos em­ble­má­ti­cos, unas ve­ces ta­lla­do en pie­dra y otras so­bre im­po­nen­tes co­lum­nas, re­cor­dan­do que nos en­con­tra­mos en un tra­za­do his­tó­ri­co.

Des­pués de pa­sar por Dig­ne-les-Bains, ciu­dad fa­mo­sa por sus aguas ter­ma­les y sus cam­pos de la­van­da, y Sis­te­ron –una pin­to­res­ca lo­ca­li­dad con un cui­da­do cas­co his­tó­ri­co, una ciu­da­de­la col­ga­da y una im­po­nen­te ca­te­dral ro­má­ni­ca– nos

A LO LAR­GO DE LA RU­TA EN­CON­TRA­RE­MOS EL SE­LLO «IM­PE­RIAL», EL ÁGUI­LA DE NA­PO­LEÓN, EN AL­GU­NOS PUN­TOS EM­BLE­MÁ­TI­COS

en­con­tra­mos en los Al­tos Al­pes y todo cam­bia. Aho­ra, la tem­pe­ra­tu­ra es más fres­ca y los pai­sa­jes son de al­ta mon­ta­ña. El tra­za­do de la ru­ta si­gue sien­do si­nuo­so y el as­fal­to ya no es­tá en tan buen es­ta­do, se­gu­ra­men­te de­bi­do al cli­ma más ex­tre­mo. A lo lar­go del re­co­rri­do, en mu­chas de las po­bla­cio­nes por las que pa­sa la Ru­ta de Na­po­león, ca­da año, en­tre el 1 y el 7 de mar­zo, fe­chas en las que el em­pe­ra­dor hi­zo es­ta ru­ta, se con­me­mo­ra la ha­za­ña con di­fe­ren­tes even­tos.

El pai­sa­je y los her­mo­sos pue­blos que va­mos re­co­rrien­do in­vi­tan a que to­me­mos los man­dos de nues­tro Mus­tang de for­ma re­la­ja­da y tran­qui­la, dis­fru­tan­do de su ex­cep­cio­nal equi­po de so­ni­do Sha­ker Pro de 1.000 wa­tios y 12 al­ta­vo­ces.

Se­gui­mos nues­tro re­co­rri­do his­tó­ri­co ha­cia Gap, una de las ma­yo­res ciu­da­des del tra­yec­to. Sen­tar­se en una te­rra­za de la ani­ma­da pla­za de Jean Mar­ce­llin es un plan per­fec­to pa­ra to­mar el pul­so de la lo­ca­li­dad. Des­pués con­ti­nua­mos la ru­ta bor­dean­do el Par­que Na­cio­nal des Écrins, sin aban­do­nar en nin­gún mo­men­to la RN85. Es­ta his­tó­ri­ca tra­ve­sía es­tá ja­lo­na­da de pre­cio­sos ho­te­les y res­tau­ran­tes, al­gu­nos de ellos en em­pla­za­mien­tos es­pec­ta­cu­la­res co­mo el del Col d’Izoard, pa­so de mon­ta­ña don­de se en­cuen­tra el Re­fu­gio de Na­po­león. El úl­ti­mo tra­mo nos lle­va, atra­ve­san­do las po­bla­cio­nes de Corps y Laf­frey, has­ta Gre­no­ble, pun­to fi­nal de la ru­ta, ya en la re­gión de Au­ver­niaRó­dano-Al­pes. Ro­dea­da de cum­bres al­pi­nas, la ciu­dad in­vi­ta a un re­la­ja­do pa­seo por sus se­ño­ria­les ca­lles, dig­nas de un em­pe­ra­dor.

HIS­TO­RIA VI­VA Me­dio si­glo des­pués de su lan­za­mien­to, el Ford Mus­tang por fin se co­mer­cia­li­za en Eu­ro­pa. A la iz­quier­da, el Col d’Izoard y el Re­fu­gio de Na­po­león.

RE­CO­RRI­DO IM­PE­RIAL To­da la ru­ta es­tá cus­to­dia­da por el águi­la im­pe­rial de Na­po­león. A la iz­quier­da uno de los ho­te­les con en­can­to que po­de­mos en­con­trar a lo lar­go de todo el re­co­rri­do.

NA­RAN­JA IN­TEN­SO La in­con­fun­di­ble si­lue­ta del Mus­tang a ori­llas del Lago Cas­ti­llon, a mi­tad del re­co­rri­do. Aba­jo, la pin­to­res­ca lo­ca­li­dad de Sis­te­ros con su ciu­da­de­la en­ca­ra­ma­da en una pe­ña.

HO­TE­LES CON EN­CAN­TO Jun­to a es­tas lí­neas, el Ho­tel de la Pos­te, un pin­to­res­co es­ta­ble­ci­mien­to en la lo­ca­li­dad de Corps. Aba­jo, el aco­ge­dor co­me­dor del ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.