Ja­vier Rey.

ABC - Codigo Unico - - Sumario -

Es el je­fe del nar­co ga­lle­go en ‘Fa­ri­ña’ y el ga­lán de tra­je im­po­lu­to en ‘Vel­vet Co­lec­ción’. Con am­bos pa­pe­les ha da­do el cam­pa­na­zo y, de pa­so, se ha con­ver­ti­do en uno de los ac­to­res con más es­ti­lo del mo­men­to. Nos lo de­mues­tra con las ten­den­cias de la tem­po­ra­da.

Ha­bla­mos con él jus­to an­tes de mar­char­se a Vitoria a ro­dar El si­len­cio de la ciu­dad blan­ca, un th­ri­ller di­ri­gi­do por Da­niel Cal­par­so­ro. Con Fa­ri­ña, re­cién lan­za­da en Net­flix, in­ten­tan­do re­pe­tir en to­do el mun­do el éxi­to que ya ha te­ni­do en Es­pa­ña. A po­cas se­ma­nas de es­tre­nar la se­gun­da tem­po­ra­da de Vel­vet Co­lec­ción, que ya es­tá en an­te­na en Mo­vis­tar+. Y con la Biz­na­ga de Oro a me­jor ac­tor en el Fes­ti­val de Má­la­ga por la pe­lí­cu­la Sin fin. Es­te 2018, los fo­cos ilu­mi­nan con fuer­za a Ja­vier Rey (Noia, A Co­ru­ña, 1980). Es su año, y ya era ho­ra. Pe­ro él, de na­tu­ral tran­qui­lo, se des­cal­za y se re­la­ja tras una se­sión de fotos que ha ido de per­las.

Se te ve có­mo­do en las se­sio­nes de fotos.

He apren­di­do. No son mi me­dio na­tu­ral y siem­pre les pi­do a los fo­tó­gra­fos que me echen una mano. Mi me­dio es la ac­tua­ción y si mi per­so­na­je tie­ne que pe­gar, be­sar, es­cu­pir o in­sul­tar na­die se va a en­fa­dar por­que es­tá es­cri­to en un guion, ten­go un pa­ra­pe­to. Pe­ro cuan­do ten­go que mos­trar­me en una foto co­mo teó­ri­ca­men­te soy me sien­to bas­tan­te más des­nu­do.

Los ac­to­res es­táis acos­tum­bra­dos a cam­biar de as­pec­to. ¿Fue­ra de los fo­cos tam­bién te gus­ta cam­biar?

Pa­sa una co­sa: cuan­do em­pie­zas a tra­ba­jar muy de se­gui­do y a en­la­zar pro­yec­tos ya no tie­nes tiem­po de pen­sar en qué te gus­ta­ría lle­var. Ha­ce mu­chos años que yo ya no de­ci­do có­mo quie­ro lle­var el pe­lo o la bar­ba, pien­so en fun­ción del per­so­na­je que me to­ca in­ter­pre­tar.

Pe­ro tam­bién sa­les a la ca­lle co­mo Ja­vier Rey…

Bueno, en cuan­to a ro­pa sí me gus­ta cam­biar. He apren­di­do a dis­fru­tar de la mo­da ca­si co­mo un jue­go. El per­so­na­je de Ma­teo en Vel­vet es un en­ten­di­do de la mo­da, así que cuan­do es­ta­ba pre­pa­ran­do el pa­pel em­pe­cé a mi­rar mo­da des­de los años 20 has­ta la ac­tua­li­dad y he apren­di­do a dis­fru­tar­la y a en­ten­der que lo im­por­tan­te es sen­tir­te có­mo­do y te­ner tu pro­pia per­so­na­li­dad.

Tam­bién se te ve muy có­mo­do con el tra­je. ¿Eso tam­bién es he­ren­cia de Ma­teo?

Sin du­da. El per­so­na­je lle­va­ba tra­jes a me­di­da cons­tan­te­men­te y me acos­tum­bré a que fue­ran mi uni­for­me de tra­ba­jo.

Te ins­pi­ras­te en el ci­ne clá­si­co.

Sí, el pun­to de par­ti­da pa­ra pre­pa­rar a Ma­teo fue ver mu­chas pe­lí­cu­las y me di cuen­ta de que los ga­la­nes ju­ga­ban siem­pre con las ma­nos en los bol­si­llos. Fue al­go que co­pié de esa épo­ca, por eso Ma­teo siem­pre es­tá me­tien­do y sa­can­do las ma­nos de los bol­si­llos.

¿Vas a echar de me­nos el bi­go­te? Ha si­do tu se­ña de iden­ti­dad gra­cias a Ma­teo.

No. Lo he lle­va­do mu­cho tiem­po, pe­ro ese ti­po de bi­go­te es­tá aso­cia­do a Ma­teo, y ese per­so­na­je ha mar­ca­do tan­to y la se­rie ha si­do tan exi­to­sa que creo que lle­var­lo se­ría in­jus­to pa­ra otros per­so­na­jes por­que la gen­te ve­ría a Ma­teo al pri­mer gol­pe de vis­ta.

Es di­fí­cil que a la gen­te le sien­te bien el bi­go­te.

De­be de ser de he­ren­cia, mi pa­dre y mi her­mano lo lle­van.

¿Te gus­ta­ba el look ochen­te­ro de Fa­ri­ña?

“Pa­ra pre­pa­rar el per­so­na­je de Ma­teo en ‘Vel­vet’ co­pié a los ga­la­nes del ci­ne clá­si­co: siem­pre jue­gan con las ma­nos en los bol­si­llos”

Me gus­ta ver­lo, pe­ro no po­nér­me­lo por­que es muy in­có­mo­do. Lle­vas dos ta­llas me­nos que la tu­ya. Una chu­pa de cue­ro muy apre­ta­da es bo­ni­ta de ver, pe­ro no pue­des ca­si ni le­van­tar la mano. O los pan­ta­lo­nes, que eran muy prie­tos en los pri­me­ros ca­pí­tu­los.

Te has con­ver­ti­do en un icono de es­ti­lo. De ti han di­cho cosas co­mo que eres «el chi­co de mo­da» o «el ga­lle­go más sexy de la pan­ta­lla». No vas mal de elo­gios.

[Ri­sas]. No, no, ten­go suer­te en ese sen­ti­do. Me en­can­ta que la gen­te me di­ga cosas bo­ni­tas, pe­ro lue­go en mi mano es­tá creér­me­lo o no. Pue­do en­ten­der que la gen­te pien­se que es­toy de mo­da, pe­ro las mo­das son pa­sa­je­ras y yo he ve­ni­do pa­ra que­dar­me. Es­toy in­ten­tan­do ha­cer tra­ba­jos lo su­fi­cien­te­men­te se­rios co­mo pa­ra lle­gar a vie­jo en es­to. Si soy una mo­da, que sea una mo­da de cin­cuen­ta años, no de dos o tres.

Lo que pa­sa es que tie­nes una ca­rre­ra ya lar­ga, pe­ro el pú­bli­co te ha des­cu­bier­to, so­bre to­do, es­te 2018.

En ese sen­ti­do soy un ti­po con suer­te. He te­ni­do una evo­lu­ción na­tu­ral, ló­gi­ca y, so­bre to­do, es­tu­pen­da pa­ra mi sa­lud men­tal, por­que no he al­zan­za­do un gran éxi­to cuan­do es­ta­ba em­pe­zan­do. Siem­pre me ha to­ca­do tra­ba­jar co­mo una hor­mi­gui­ta y for­mar­me mu­cho. He que­ri­do per­so­na­jes y no me los han da­do, he he­cho tra­ba­jos que no han si­do de es­to, he he­cho pa­pe­les de re­par­to, he tra­ba­ja­do en se­ries que han si­do éxi­tos y yo he pa­sa­do inad­ver­ti­do… Eso ha he­cho que cuan­do me han da­do per­so­na­jes más pro­fun­dos los he po­di­do abor­dar sin pro­ble­ma.

¿Có­mo lle­gas­te al pa­pel de Si­to Mi­ñan­co, el nar­co pro­ta­go­nis­ta de Fa­ri­ña?

Ya ha­bía tra­ba­ja­do con la pro­duc­to­ra Bam­bú en Hispania y en Vel­vet y sim­ple­men­te me lo ofre­cie­ron. Me die­ron a leer los guio­nes y me di­je­ron có­mo te­nían pen­sa­do ha­cer la se­rie. Aho­ra, tras el éxi­to, es muy fá­cil ver que to­do cua­dra, pe­ro cuan­do me ex­pli­ca­ron que iban a rom­per to­dos los pa­tro­nes exis­ten­tes has­ta ese mo­men­to en la te­le­vi­sión en abier­to me asus­té bas­tan­te, pe­ro di­je que sí.

¿Te asus­ta­ba el pro­yec­to, la his­to­ria o el per­so­na­je?

Siem­pre me asus­tan los pro­yec­tos. Son una gran res­pon­sa­bi­li­dad, y más cuan­do es­ta­mos ha­blan­do de un ti­po que es­tá vi­vo y de una his­to­ria real. No hay he­ri­das ce­rra­das, hay mu­cha gen­te a la que le to­ca el te­ma del nar­co en Ga­li­cia. Ade­más, tie­nes que ser lo su­fi­cien­te­men­te ho­nes­to co­mo pa­ra de­fen­der al per­so­na­je y no juz­gar­lo. Tie­nes que que­rer ser él, así que tie­nes que aca­bar com­pren­dien­do por qué hi­zo lo que hi­zo. To­dos esos con­di­cio­nan­tes no son fá­ci­les.

¿Y có­mo lle­ga uno a las mo­ti­va­cio­nes de un per­so­na­je co­mo Si­to Mi­ñan­co?

Tu­ve reunio­nes du­ran­te ocho me­ses con gen­te que es­tu­vo más o me­nos cer­ca de él,

“Cuan­do me ofre­cie­ron ‘Fa­ri­ña’ me asus­té: hay he­ri­das abier­tas, ha­bla de una his­to­ria real y de un ti­po que es­tá vi­vo”

tra­ba­jé el guion, vi­si­té los lu­ga­res don­de tu­vo que to­mar las de­ci­sio­nes, me pu­se en su lu­gar. La gen­te no se le­van­ta un día con 17 años y di­ce «me voy a con­ver­tir en el ma­yor nar­co­tra­fi­can­te de la his­to­ria de es­te país y voy a pa­sar­me 23 años en la cár­cel por ello». Esas cosas ocu­rren po­co a po­co. Mi tra­ba­jo co­mo ac­tor no es juz­gar, es en­ten­der y dar­le ver­dad.

Hay cier­ta fas­ci­na­ción por el vi­llano, ¿no?

Cla­ro, por­que la gen­te co­me­te ca­gadas en la vi­da real. El ser pu­ro que no su­da, no ca­ga, no su­fre, que se enamo­ra con una trans­pa­ren­cia tan blan­ca… Los se­res hu­ma­nos no so­mos así. Si le pre­gun­tas a cual­quie­ra por sus vir­tu­des te las di­rá, y si le pre­gun­tas si ha si­do ca­brón con al­guien al­gu­na vez en su vi­da, pues se­gu­ro que tam­bién lo ha si­do.

Ha­ce un año es­ta­bas pen­san­do en pre­pa­rar­te pa­ra un triatlón. ¿Qué ha ocu­rri­do con eso?

Siem­pre he he­cho de­por­te, lo lle­vo en el ADN. Qui­se ser ci­clis­ta pro­fe­sio­nal. Lo que pa­sa es que mi vi­da des­de ha­ce años es­tá muy or­ga­ni­za­da y no ten­go tiem­po pa­ra pre­pa­rar­me un triatlón. Aho­ra me voy a Vitoria dos me­ses y voy a tra­ba­jar de lu­nes a sá­ba­do una me­dia de diez ho­ras. Des­pués de eso po­dría ir­me a una pis­ci­na, pe­ro no aguan­ta­ría el rit­mo, así que re­ba­jo mis ex­pec­ta­ti­vas. Es­toy ha­cien­do me­dias ma­ra­to­nes.

Ha­blas mu­cho de Noia y de tus ami­gos de allí. ¿Son muy im­por­tan­tes pa­ra ti?

Sí. Soy ac­tor gra­cias a ellos. Es­ta­mos en con­tac­to. Aun­que no nos vea­mos de ma­ne­ra ha­bi­tual sa­be­mos có­mo van nues­tras vi­das, cuá­les son las preo­cu­pa­cio­nes de los de­más. He­mos cre­ci­do jun­tos y allí yo no soy el ac­tor, soy el ami­go.

Te cues­ta ha­blar de tu vi­da pri­va­da. No he en­con­tra­do ca­si na­da so­bre tu re­cien­te pa­ter­ni­dad.

Ni lo en­con­tra­rás, y lo que en­cuen­tres se­rá men­ti­ra por­que no ha­blo del te­ma. Y no ha­blo del te­ma por­que na­die me ha pe­di­do que ha­ble de ello. Na­die tie­ne la cul­pa de que yo me de­di­que a es­to. Ni mi fa­mi­lia ni mis ami­gos tie­nen la cul­pa de que yo tra­ba­je en un pla­tó, de que sal­ga en en­tre­vis­tas con mi nom­bre, mi ape­lli­do y con frases que di­go en­tre­co­mi­lla­das, o de que me ha­gan fotos en las que sal­go más o me­nos acer­ta­do. Yo ten­go que ser el es­cu­do y el pa­ra­pe­to por­que es mi res­pon­sa­bi­li­dad.

Vi­ves en Ma­drid. ¿Qué es lo que más echas de me­nos de tu tie­rra?

La pla­ya, la tran­qui­li­dad y el rit­mo ca­ri­be­ño del ve­rano de allí. No te­ner na­da que ha­cer por­que has ter­mi­na­do de es­tu­diar y tie­nes tres me­ses por de­lan­te en los que la aven­tu­ra es la úni­ca brú­ju­la. 

“No en­con­tra­rás na­da so­bre mi pa­ter­ni­dad, y lo que en­cuen­tres se­rá men­ti­ra por­que yo no ha­blo del te­ma”

POR SER­GIO FO­TÓ­GRA­FO ANTÓN GOIRI MU­ÑOZ DI­REC­TO­RA BEA­TRIZ TÁ­RRE­GA DE MO­DA ES­TI­LIS­MO JE­SÚS CICERO MA­QUI­LLA­JE Y PE­LU­QUE­RÍA PI­TI PAS­TOR (ANA PRA­DO MA­NA­GE­MENT) PA­RA MAC Y GHD

Ca­mi­sa con es­tam­pa­do geo­mé­tri­co, de An­tony Mo­ra­to. En la pá­gi­na an­te­rior, tra­je de pa­na azul y jer­sey fino beis con pu­ños en azul ce­les­te, de Er­me­ne­gil­do Zeg­na Cou­tu­re.

Cha­que­ta con do­ble bo­to­na­du­ra, ca­mi­sa azul de ra­yas y pan­ta­lón an­cho con ra­ya di­plo­má­ti­ca y cin­tu­rón, de Em­po­rio Ar­ma­ni.

Ca­mi­sa ver­de de seda y pan­taa­lón de to­pos, de Her­mès.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.