Ka­te Moss.

Es­te 2018 se cum­plen tres dé­ca­das des­de que fue des­cu­bier­ta en el ae­ro­puer­to de Nue­va York. So­lo te­nía 14 años y na­die ima­gi­na­ba que iba a re­vo­lu­cio­nar el mun­do de la mo­da. Ni tam­po­co to­dos los es­cán­da­los que iba a pro­ta­go­ni­zar.

ABC - Codigo Unico - - Sumario - POR JUAN VILÁ

30 años

Hay dos ti­pos de mo­de­los. Las que fue­ron des­cu­bier­tas cuan­do acom­pa­ña­ban a una ami­ga a un cas­ting y las que re­ci­bie­ron la ofer­ta que cam­bió pa­ra siem­pre su vi­da por pu­ro azar mien­tras pa­sea­ban por la ca­lle o cual­quier otro si­tio por el es­ti­lo. Co­mo si nun­ca nin­gu­na hu­bie­ra que­ri­do de­di­car­se a es­to ni hu­bie­ra lu­cha­do por ello. Ka­te Moss per­te­ne­ce al se­gun­do gru­po y te­ne­mos tan­tos detalles so­bre su his­to­ria que no nos que­da más re­me­dio que creér­nos­la.

1988. Ae­ro­puer­to JFK de Nue­va York. Ella tie­ne 14 años y vuel­ve de unas va­ca­cio­nes con su fa­mi­lia en Baha­mas. De­ben lle­gar cuan­to an­tes a In­gla­te­rra pa­ra asis­tir a una bo­da. Su pa­dre dis­cu­te con el per­so­nal de tie­rra por­que no les con­si­guen pla­za en el vue­lo. Ahí se pro­du­ce el con­tac­to vi­sual. Sa­rah Dou­kas –ex­mo­de­lo, exin­te­gran­te de la es­ce­na punk lon­di­nen­se y mil cosas más– bus­ca chi­cas pa­ra Storn, la agen­cia que aca­ba de mon­tar con el apo­yo, en­tre otros, del mag­na­te Ri­chard Bran­son. Mi­ra y re­mi­ra a la jo­ven­cí­si­ma Ka­te. De mo­men­to se con­for­ma con eso.

Lue­go, en el avión, vuel­ven a coin­ci­dir. «En cuan­do se apa­gó la luz de los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, me aba­lan­cé so­bre ella. Nun­ca pen­sé que iba a cam­biar el mun­do de la mo­da», con­tó en su día Dou­kas.

Al prin­ci­pio las cosas fue­ron com­pli­ca­das. Ha­bla­mos de fi­na­les de los 80, cuan­do aún rei­na­ban las gran­des tops: Clau­dia Schif­fer, Cindy Craw­ford, Nao­mi Camp­bell… Pa­ra­dig­mas de be­lle­za que na­da te­nían que ver con el de esa ni­ña de as­pec­to frá­gil, aun­que tam­bién al­go tur­bio, y que ape­nas lle­ga­ba al 1,70.

Po­co a po­co fue ha­cién­do­se un hue­co en­tre los gran­des. A los 15 des­fi­ló pa­ra Ga­lliano, y al aca­bar se pi­lló tal bo­rra­che­ra que se des­ma­yó en la ce­na y a la ma­ña­na si­guien­te per­dió el avión y un par de días de co­le­gio. A los 16 sa­le por pri­me­ra vez en la por­ta­da de The Fa­ce. La fo­to­gra­fía Co­rin­ne Day y le exi­gen que se des­nu­de. Ella no quie­re pe­ro la ame­na­zan con no vol­ver a con­tra­tar­la. «Me en­ce­rré en el ba­ño y llo­ré. Lue­go sa­lí y lo hi­ce», re­cor­da­ría años más tar­de en una de las es­ca­sas en­tre­vis­tas que le gus­ta con­ce­der.

Y por fin, a los 17, pro­ta­go­ni­zó una de las imá­ge­nes más icó­ni­cas de los 90, y con­si­guió lo que muy po­cas mo­de­los: mar­car un an­tes y un des­pués en el mun­do de la mo­da. Ocu­rrió gra­cias a Cal­vin Klein y al fo­tó­gra­fo Herb Ritts. La acom­pa­ña­ba el ac­tor Mark Wahl­berg y am­bos apa­re­cían des­nu­dos de cin­tu­ra pa­ra arri­ba. Los me­dios em­pe­za­ron a ha­blar del he­roin chic, co­mo si Moss fue­ra en reali­dad una yon­qui por su del­ga­dez y las imá­ge­nes una apo­lo­gía de las dro­gas, la anore­xia o la por­no­gra­fía in­fan­til, al ser ella aún me­nor de edad y en­se­ñar el pe­cho. Acu­sa­cio­nes que la mo­de­lo siem­pre ha ne­ga­do: «Nun­ca he to­ma­do he­roí­na. Yo era del­ga­da por­que tra­ba­ja­ba muy du­ro. Lle­ga­bas por la ma­ña­na y no ha­bía co­mi­da. Na­die te sa­ca­ba a co­mer. So­lo lo hi­zo una vez Car­la Bruni por­que es en­can­ta­do­ra. No te ali­men­ta­bas de otra for­ma, pe­ro nun­ca fui anoré­xi­ca», con­tó en su día a Va­nity Fair.

Tam­po­co guar­da muy buen re­cuer­do de esa se­sión de fotos con Wahl­berg. To­do lo con­tra­rio: «Su­frí

“Siem­pre he si­do del­ga­da por­que tra­ba­ja­ba muy du­ro y por­que na­die te sa­ca­ba a co­mer. So­lo lo hi­zo una vez Car­la Bruni por­que es en­can­ta­do­ra”

una crisis ner­vio­sa. Me sen­tía muy mal sen­ta­da a hor­ca­ja­das so­bre ese tío ca­chas. No me gus­ta­ba. No pu­de sa­lir de la ca­ma en dos se­ma­nas. Pen­sa­ba que iba a mo­rir. Era so­lo an­sie­dad. Na­die se preo­cu­pa por tu sa­lud men­tal. Hay mu­cha pre­sión».

Su vi­da era igual de in­ten­sa y des­qui­cia­da de­lan­te que de­trás de las cá­ma­ras. Esa fue, más o me­nos, la épo­ca de su re­la­ción con Johnny Depp. Cua­tro años en los que am­bos co­me­tie­ron to­do ti­po de ex­ce­sos y se con­vir­tie­ron en un au­tén­ti­co pe­li­gro pa­ra los ho­te­les. Pri­me­ro él fue arres­ta­do por des­tro­zar una ha­bi­ta­ción del Mark Ho­tel de Nue­va York y, años des­pués, du­ran­te una breve re­con­ci­lia­ción en el fes­ti­val de Can­nes, fue ella la que hi­zo lo pro­pio en el Ho­tel du Cap. Se ga­nó, ade­más, una bue­na re­ga­ñi­na por re­co­rrer el es­ta­ble­ci­mien­to en bi­qui­ni. Eran dos es­tre­llas, o dos ni­ña­tos con­sen­ti­dos, y ha­cían lo que les da­ba la ga­na. La his­to­ria, sin em­bar­go, aca­bó mal. Tras la rup­tu­ra, ase­gu­ra que se pa­só años llo­ran­do por el ac­tor e in­gre­só por pri­me­ra vez en una clí­ni­ca de des­in­to­xi­ca­ción. A la sa­li­da re­co­no­ció que no ha­bía des­fi­la­do so­bria ni una so­la vez en su vi­da: «Siem­pre hay cham­pán an­tes del des­fi­le. Siem­pre. In­clu­so a las diez de la ma­ña­na. Ha lle­ga­do al pun­to que una vez nos plan­ta­mos y di­ji­mos que no sa­lía­mos si no ha­bía cham­pán. Te­rri­ble». Aun­que su peor es­cán­da­lo, y su re­la­ción más tre­men­da, la vi­vió jun­to al mú­si­co y re­co­no­ci­do po­li­to­xi­có­mano Pe­te Doherty. En 2005 la fo­to­gra­fia­ron es­ni­fan­do co­caí­na –cin­co ra­yas en 40 mi­nu­tos­mien­tras su chi­co gra­ba­ba una can­ción en el es­tu­dio. Mu­chas de las mar­cas pa­ra las que tra­ba­ja­ba co­rrie­ron a rom­per el con­tra­to o a anun­ciar que no con­ta­rían con ella nun­ca más. Moss pi­dió dis­cul­pas y vol­vió a pa­sar por reha­bi­li­ta­ción. Su ca­rre­ra pa­re­cía es­tar muer­ta y en­te­rra­da, pe­ro ocu­rrió el mi­la­gro. El pri­me­ro en mos­trar­le su apo­yo fue Ale­xan­der McQueen, que ce­rró un des­fi­le con una ca­mi­se­ta que de­cía: «We lo­ve you Ka­te». Des­pués, mu­chos otros fa­mo­sos

“Me gus­ta for­mar par­te del pro­ce­so crea­ti­vo de una ima­gen.. To­da­vía me en­can­ta cuan­do con­si­go una cam­pa­ña”

si­guie­ron su ejem­plo y de­nun­cia­ron la hi­po­cre­sía y el lin­cha­mien­to mo­ral que es­ta­ba su­frien­do: Rob­bie Wi­lliams, Ma­rio Tes­tino, Nao­mi Camp­bell… Si sus in­gre­sos an­tes del es­cán­da­lo eran de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, en 2006 lle­ga­ron a ocho y en 2007 su­pe­raron los nue­ve.

Y ahí si­gue. Sin pa­rar de tra­ba­jar ni de ga­nar di­ne­ro a los 44 años. Ha­ce unos me­ses, el fo­tó­gra­fo Da­vid Bai­ley le pre­gun­ta­ba en The Guar­dian có­mo ha­bía con­se­gui­do du­rar tan­to en una pro­fe­sión tan exi­gen­te y por lo ge­ne­ral tan breve. Ella le res­pon­dió: «Aún me ex­ci­ta y me gus­ta for­mar par­te del pro­ce­so crea­ti­vo de una ima­gen. To­da­vía me en­can­ta cuan­do con­si­go una cam­pa­ña».

Lo que sí han cam­bia­do son sus há­bi­tos de vi­da. Es al­go que ella, o su en­torno, lle­van años re­pi­tien­do: se aca­ba­ron las fies­tas, ya no sa­le, aho­ra le gus­ta que­dar­se en ca­sa tran­qui­la. Has­ta que un buen día la pi­llan en un club bas­tan­te per­ju­di­ca­da o la lía en un avión. Es­ta vez, sin em­bar­go, ase­gu­ran que es la bue­na, que ya no be­be y que en­ci­ma va al gim­na­sio. Qui­zá al fi­nal los años le ha­yan traí­do un po­co de paz. 

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.