Fra­nçois-Hen­ri Pi­nault.

Su pa­dre, Fra­nçois, for­jó un im­pe­rio de la na­da. Él, que cre­ció a su som­bra, lo he­re­dó a los 40 años. Hoy, el Gru­po Ar­té­mis, el con­glo­me­ra­do fa­mi­liar de em­pre­sas, ha aca­ba­do con­vir­tién­do­se en un epí­to­me del lu­jo.

ABC - Codigo Unico - - Sumario - POR VÍC­TOR GODED

Fra­nçois Pi­nault, el pa­dre de es­ta sa­ga de em­pre­sa­rios fran­ce­ses, vino al mun­do en Ren­nes el 21 de agos­to de 1936. Acom­ple­ja­do por ser el ‘pa­le­to’ de la cla­se, aban­do­nó el co­le­gio pa­ra, pri­me­ro, ayu­dar a la fa­mi­lia en el cam­po y, más tar­de, alis­tar­se en el ejér­ci­to. Eso fue an­tes de pe­dir un prés­ta­mo a los su­yos y mon­tar un ne­go­cio ma­de­re­ro en su ciu­dad na­tal. Era 1962.

Ese mis­mo año na­ció su hi­jo Fra­nçois-Hen­ri, quien des­de que tu­vo uso de ra­zón se edu­có pa­ra asu­mir el man­do de las em­pre­sas que iba crean­do su pa­dre. Por eso, a na­die le ex­tra­ñó que de­ci­die­ra es­tu­diar en la Es­cue­la de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Comercio (HEC) de Pa­rís, una de las más pres­ti­gio­sas del mun­do.

A pe­sar de te­ner el des­tino en­cau­za­do, el jo­ven se de­jó lle­var por sus im­pul­sos y fun­dó lo que hoy de­no­mi­na­ría­mos una star­tup jun­to a sus com­pa­ñe­ros. La bau­ti­za­ron Soft Com­pu­ting y si­gue exis­tien­do.

Mien­tras el con­glo­me­ra­do fa­mi­liar se­guía cre­cien­do y di­ver­si­fi­cán­do­se, el jo­ven de­ci­dió se­guir for­mán­do­se. Su si­guien­te pa­so fue tra­ba­jar co­mo be­ca­rio de desa­rro­lla­dor de soft­wa­re de ba­ses de da­tos en la com­pa­ñía Hew­lett-Pac­kard en Pa­rís y, des­pués, com­ple­tó el ser­vi­cio mi­li­tar en el con­su­la­do de su país en Los Án­ge­les. Allí se es­pe­cia­li­zó en mo­da y nue­vos sec­to­res de tec­no­lo­gía.

El ate­rri­za­je de Fra­nçois-Hen­ri en la em­pre­sa fa­mi­liar en 1987 fue el im­pul­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra la com­pa­ñía. Su ju­ven­tud, co­no­ci­mien­tos y afán de ex­pan­sión fue­ron cla­ves pa­ra que la so­cie­dad anó­ni­ma, que ope­ra­ba en esa épo­ca con el nom­bre de Pi­nault Dis­tri­bu­tion an­tes de pasar a lla­mar­se Pi­nault-Prin­temps-Re­dou­te (PPR), die­ra el salto a la Li­ga de Cam­peo­nes de los ne­go­cios. El jo­ven Fra­nçois-Hen­ri to­mó los man­dos de la ge­ren­cia del de­par­ta­men­to de com­pras el mis­mo año en el que la com­pa­ñía hi­zo su de­but en la Bol­sa de Pa­rís y abrió su ca­pi­tal a in­ver­so­res co­mo Cré­dit Lyon-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.