CHI­COS LIS­TOS

Ja­vier S. Me­di­na.

ABC - Codigo Unico - - Sumario - Por Ele­na Cas­te­lló

JJa­vier S. Me­di­na de­ci­dió un día ce­rrar el gim­na­sio que te­nía en Ba­da­joz y se mar­chó a Ma­drid en bus­ca de su sue­ño: apren­der a tra­ba­jar los ma­te­ria­les na­tu­ra­les. Em­pe­zó a es­tu­diar con una res­tau­ra­do­ra. Te­nía po­co más de trein­ta años. Hoy tie­ne cua­ren­ta y su apues­ta ar­te­sa­na se ha con­ver­ti­do en una só­li­da pro­pues­ta de van­guar­dia que des­lum­bra den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. To­do sa­le de su pe­que­ño ta­ller-tien­da en­cla­va­do en el ba­rrio ma­dri­le­ño de Ma­la­sa­ña.

«Des­de pe­que­ño te in­cul­can la idea de que ha­gas una ca­rre­ra o que te con­vier­tas en fun­cio­na­rio por­que no po­drás ga­nar­te la vida de otra for­ma –cuen­ta–. Pe­ro em­pie­zas a via­jar y a co­no­cer gen­te y te vas dan­do cuen­ta de que otros ca­mi­nos son po­si­bles y de que hay mu­cha gen­te que se de­di­ca a la crea­ción». Ja­vier em­pe­zó a tra­ba­jar en su ca­sa crean­do sus fa­mo­sos es­pe­jos de fi­bras na­tu­ra­les, la res­pues­ta es­pa­ño­la a los soles do­ra­dos de los cin­cuen­ta, y las cabezas de ani­ma­les de es­par­to que de­no­mi­na ‘tro­feos eco­ló­gi­cos’, una ré­pli­ca lle­na de hu­mor y sen­si­bi­li­dad a la tra­di­ción de la ca­za y de los to­ros que le han he­cho mun­dial­men­te fa­mo­so. Fue una apues­ta fuerte, en plena cri­sis. Pe­ro po­co a po­co em­pe­za­ron a lle­gar los en­car­gos y hoy le re­cla­man, además de en Es­pa­ña, en Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia,

Ja­pón… Siem­pre uti­li­za ma­te­ria­les na­tu­ra­les co­mo bam­bú, mim­bre, ra­tán o fi­bra.

«He si­do un to­tal au­to­di­dac­ta, mi fuen­te crea­ti­va ha ve­ni­do siem­pre de los recuerdos de la in­fan­cia –ex­pli­ca–. Don­de me crie ha­bía es­te ti­po de ofi­cios y de ar­te­sa­nos, co­mo el espartero, el ces­te­ro. Re­cuer­do a mi abue­lo tren­zan­do en el pa­tio de su ca­sa per­sia­nas de es­par­to pa­ra pro­te­ger las ven­ta­nas del sol o ha­cien­do las ba­ses de las si­llas con enea. Así apren­dí, sin ser muy cons­cien­te. Yo lo que que­ría era ha­cer al­go muy per­so­nal que con­ta­se quién soy y de dón­de ven­go; mi his­to­ria, la de un cha­val ex­tre­me­ño».

Sus pro­pues­tas han en­can­di­la­do a los más co­ol, des­de la ac­triz Sa­rah Jessica Par­ker has­ta al em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Uni­dos en Es­pa­ña en la épo­ca de Oba­ma, Ja­mes Cos­tos, que le en­car­gó es­pe­jos a medida y otras pie­zas. Cos­tos le en­via­ba di­rec­ta­men­te a mu­chos ami­gos de­seo­sos de co­no­cer su tra­ba­jo. En Nue­va York ca­yó ren­di­do an­te sus pie­zas el in­terio­ris­ta Na­te Ber­kus. «Par­te de mi pro­duc­to es la es­té­ti­ca del ta­ller, la at­mós­fe­ra que se res­pi­ra, su pe­que­ño ta­ma­ño, el olor de las fi­bras na­tu­ra­les, el tiem­po que se tar­da en ela­bo­rar las pie­zas», di­ce Ja­vier.

Aho­ra es­tá tra­ba­jan­do en una nue­va co­lec­ción de es­pe­jos, pie­zas úni­cas de gran ta­ma­ño. Su úl­ti­mo pro­yec­to es un ho­tel en Ja­mai­ca que le pi­dió unas fi­gu­ras de fi­bra na­tu­ral pa­ra el hall y le es­pe­ran en­car­gos en Los Ángeles, Nue­va York, Londres y París. Ja­vier ha tra­ba­ja­do pa­ra mar­cas tan dis­pa­res co­mo Adol­fo Domínguez, Her­mès, Su­ba­ru o Le­vi’s. Y cla­ro, la prensa in­ter­na­cio­nal se ha he­cho eco de su ta­len­to.

«Cuan­do eres ar­te­sano, tu ta­ller y tú mis­mo for­máis par­te del pro­duc­to –re­fle­xio­na Ja­vier–. La gen­te vie­ne a ver­te des­de la otra par­te del mun­do pa­ra lle­var­se su en­car­go y pa­ra ha­cer­se una fo­to con­ti­go y quie­ren que les cuen­tes tu his­to­ria. Mi his­to­ria es que in­ten­to re­cu­pe­rar es­tos vie­jos ofi­cios, el ma­te­rial y la ma­ne­ra en que siem­pre se ha tra­ba­ja­do. Lo más re­pre­sen­ta­ti­vo es la ca­be­za del to­ro, muy nues­tro. Y sin la ne­ce­si­dad de te­ner que ha­cer da­ño a un ani­mal pa­ra que sea una pie­za de­co­ra­ti­va. Le doy la vuel­ta a una fi­bra que se uti­li­za­ba pa­ra las la­bo­res del cam­po y lo con­vier­to en un ele­men­to de de­co­ra­ción».

Los es­pe­jos se pue­den ad­qui­rir des­de 90 a 130 eu­ros, pe­ro tam­bién en­car­gar a medida, y los tro­feos –bu­rros, to­ros, bú­fa­los, rino- ce­ron­tes, cier­vos y re­nos–, des­de 130 a 300 eu­ros. Los úl­ti­mos en unir­se al ‘re­ba­ño’ han si­do una ove­ja, un ter­ne­ro y una ca­bra. Pe­ro tam­bién se ad­mi­ten di­se­ños es­pe­cia­les.

Aho­ra va a abrir un se­gun­do ta­ller don­de va a im­par­tir cur­sos, con un es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra ga­le­ría de ar­te, even­tos y ce­nas clan­des­ti­nas. El equi­po con el que cuen­ta son dos per­so­nas. ¿El fu­tu­ro? «Qui­zá, quien sa­be, me gus­ta­ría mon­tar un ta­ller en Nue­va York por un tiem­po». De la dehe­sa ex­tre­me­ña a la me­tró­po­li uni­ver­sal. De mo­men­to, Ja­vier acu­de to­das las se­ma­nas a un ces­te­ro de su ba­rrio pa­ra se­guir apren­dien­do.

«PAR­TE DE MI PRO­DUC­TO ES LA ES­TÉ­TI­CA DEL TA­LLER, LA AT­MÓS­FE­RA QUE SE RES­PI­RA, SU TA­MA­ÑO»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.