Ri­chard Kraft

CO­FUN­DA­DOR DE KRAFT-EN­GEL Y CO­LEC­CIO­NIS­TA DE ME­MO­RA­BI­LIA DE DIS­NEY

ABC - Codigo Unico - - El Coleccionista - POR SER­GIO MU­ÑOZ

Co­mo en mu­chas pe­lí­cu­las de Holly­wood, to­do em­pie­za con un mo­men­to dra­má­ti­co. Cuan­do eran ni­ños, Ri­chard Kraft y su her­mano Da­vid vi­si­ta­ban Dis­ney­land con sus pa­dres ca­da año. Da­vid mu­rió en 1993 víc­ti­ma de la en­fer­me­dad de Crohn, un pro­ce­so in­fla­ma­to­rio cró­ni­co del trac­to di­ges­ti­vo. El mis­mo año en que Da­vid fa­lle­ció em­pe­zó a co­lec­cio­nar to­do ti­po de me­mo­ra­bi­lia so­bre Dis­ney y Dis­ney­land y si­guió vi­si­tan­do el par­que de for­ma asi­dua. Era su for­ma de re­cor­dar a Da­vid, a quien es­ta­ba muy uni­do, pe­ro tam­bién que­ría tras­la­dar, en cier­to mo­do, el «lu­gar más fe­liz de la Tie­rra» a su pro­pia ca­sa.

Du­ran­te los úl­ti­mos 25 años, pri­me­ro Ri­chard en so­li­ta­rio y lue­go jun­to a su hi­jo Ni­cho­las, que tie­ne 28 años, ha acu­mu­la­do una gi­gan­tes­ca co­lec­ción de ob­je­tos de Dis­ney­land. Car­te­les, pie­zas de ar­te con­cep­tual, uni­for­mes de ope­ra­rios del par­que y has­ta vehícu­los de atrac­cio­nes co­mo Spa­ce Moun­tain. En to­tal, más de 700 pie­zas. To­do lo que ha caí­do en sus ma­nos.

Ri­chard Kraft no es so­lo un fan del mun­do del es­pec­tácu­lo: es uno de los miem­bros más pres­ti­gio­sos de la in­dus­tria des­de ha­ce dé­ca­das. Jun­to a su so­cia Lau­ra En­gel es pro­pie­ta­rio de Kraft-En­gel Ma­na­ge­ment, una de las ma­yo­res agen­cias de re­pre­sen­ta­ción de mú­si­cos, com­po­si­to­res y su­per­vi­so­res mu­si­ca­les de ci­ne, tea­tro, te­le­vi­sión y vi­deo­jue­gos del mun­do. En­tre su ca­tá­lo­go de re­pre­sen­ta­dos en­con­tra­mos, en­tre otros mu­chos, a na­da me­nos que Danny Elf­man –com­po­si­tor de ca­be­ce­ra de Tim Bur­ton, crea­dor de la inol­vi­da­ble ban­da so­no­ra de Eduar­do Ma­nos­ti­je­ras o la sin­to­nía de Los Sim­pson–, el mú­si­co elec­tró­ni­co Moby o Ri­chard M. Sher­man, que jun­to a su her­mano Ro­bert ha si­do res­pon­sa­ble de las can­cio­nes de Mary Pop­pins, El li­bro de la sel­va o Chitty Chitty Bang Bang. En­tre to­dos sus clien­tes su­man 65 no­mi­na­cio­nes a los Ós­car y han ga­na­do 14 es­ta­tui­llas.

En agos­to de es­te año, Kraft de­ci­dió des­ha­cer­se de su ama­da co­lec­ción, pe­ro por una bue­na cau­sa. Pri­me­ro or­ga­ni­zó, jun­to a Van Ea­ton Ga­lle­ries –una ga­le­ría de ar­te, tien­da pa­ra co­lec­cio­nis­tas y ca­sa de subas­tas es­pe­cia­li­za­da en el mun­do de la ani­ma­ción con­si­de­ra­da de las ma­yo­res del pla­ne­ta–, una ex­po­si­ción con en­tra­da gra­tui­ta. Y lue­go, la sa­có a subas­ta. Los be­ne­fi­cios irán des­ti­na­dos a la fun­da­ción pa­ra el sín­dro­me de Cof­fin-Si­ris, una en­fer­me­dad ra­ra que cau­sa re­tra­so en el desa­rro­llo y dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, y al Chi­me Ins­ti­tu­te, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro vol­ca­da en la edu­ca­ción in­clu­si­va.

Kraft anun­ció sus in­ten­cio­nes con unas nos­tál­gi­cas pa­la­bras: «Des­pués de 25 años acu­mu­lan­do ob­je­tos de Dis­ney­land en mi ca­sa, mi ofi­ci­na y en in­nu­me­ra­bles al­ma­ce­nes, es­toy abrien­do las puer­tas de mi co­lec­ción y or­ga­ni­zan­do una gran fies­ta de ‘bon vo­ya­ge’ pa­ra to­dos los que com­par­ten bue­nos re­cuer­dos de Dis­ney­land. Es­ta ex­po­si­ción gra­tui­ta es mi ma­ne­ra de de­cir­le adiós a mis ama­dos te­so­ros del lu­gar ‘más fe­liz de la Tie­rra’». Pues... ¡buen via­je! ♦◆♦

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.