‘bri­tish sty­le’

Em­pe­zó ven­dien­do ro­pa de se­gun­da mano y ha aca­ba­do co­mo uno de los má­xi­mos ex­po­nen­tes de la ele­gan­cia bri­tá­ni­ca. Je­remy Hac­kett es la esen­cia del dan­di sin ar­ti­fi­cios.

ABC - Codigo Unico - - El Creador - Por Be AT­ri­zTÁ­rre­gA

Su pa­sión por la mo­da lle­vó des­de muy jo­ven a Je­remy Hac­kett a ras­trear pe­que­ños te­so­ros de se­gun­da mano en mer­ca­di­llos y cha­rity shops. A en­con­trar y re­co­no­cer col­ga­das en aba­rro­ta­dos per­che­ros pren­das cla­ve del es­ti­lo bri­tá­ni­co, con bue­nos cor­tes y te­ji­dos.

Pre­si­den­te y fun­da­dor de la mar­ca jun­to a Ash­ley Lloyd-Jen­nings, la his­to­ria de Je­remy Hac­kett co­mien­za en Bris­tol, ciu­dad en la que na­ce y don­de, gra­cias a las ocu­pa­cio­nes de sus pa­dres, am­bos re­la­cio­na­dos con el sec­tor tex­til, des­cu­bre en­tre pa­tro­nes lo mu­cho que le gus­ta la mo­da. Sien­do es­tu­dian­te, los fi­nes de se­ma­na tra­ba­ja en un sas­tre­ría en Bris­tol, y con 18 años de­ci­de ir­se a Lon­dres, don­de aca­ba­rá tra­ba­jan­do du­ran­te cin­co años con John Mi­chael en Sa­vi­le Row, la me­ca de la sas­tre­ría a me­di­da. «Tra­ba­jan­do en Sa­vi­le Row apren­dí mu­cho so­bre cor­tes y ma­te­ria­les y usé es­te co­no­ci­mien­to con bue­nos re­sul­ta­dos», ex­pli­ca Hac­kett.

Su suer­te co­men­za­ría con un via­je de fin de se­ma­na a Pa­rís, don­de en un mar­che aux pu­ces se to­pa con un ven­de­dor de ro­pa in­gle­sa de se­gun­da mano, con quien acuer­da lle­var ma­te­rial de dis­tin­tos mer­ca­di­llos in­gle­ses pa­ra po­der ven­der allí. Je­remy so­lo bus­ca pri­me­ras mar­cas in­gle­sas. Con el tiem­po de­ci­de ven­der él mis­mo sus ad­qui­si­cio­nes en Lon­dres y en 1983 abre su pri­me­ra tien­da de ro­pa de se­gun­da mano en New Kings Road, en el ba­rrio de Chel­sea. El éxi­to fue arro­lla­dor y las exis­ten­cias vo­la­ban. «Por eso de­ci­dí em­pe­zar a con­fec­cio­nar la ro­pa sin te­ner si­quie­ra un plan de ne­go­cio. Nues­tros clien­tes eran chi­cos cu­yos pa­dres, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se ha­cían los tra­jes a me­di­da en Sa­vi­lle Row pe­ro ellos no po­dían per­mi­tír­se­lo. En­con­tra­mos un hue­co y su­pi­mos apro­ve­char­lo. Des­de en­ton­ces, el éxi­to ha si­do apos­tar por un guar­da­rro­pa sim­ple, con bue­nos te­ji­dos y bue­nos cor­tes. Siem­pre di­go que hay que com­prar lo me­jor que pue­das per­mi­tir­te, por­que co­mo de­cía Os­car Wil­de, nun­ca hay una se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra cau­sar una bue­na pri­me­ra im­pre­sión».

De es­to han pa­sa­do 35 años, pe­ro el es­ti­lo que bus­ca­ba en­ton­ces per­ma­ne­ce in­tac­to. «A me­di­da que la mar­ca se hi­zo más gran­de y más in­ter­na­cio­nal, adop­ta­mos un es­ti­lo más eu­ro­peo, co­mo exi­gían nues­tros clien­tes, pe­ro siem­pre con un to­que bri­tá­ni­co, de mo­do que la ro­pa se ha vuel­to más li­via­na y más re­la­ja­da, y ha de­mos­tra­do ser muy exi- «Pa­ra mí, la sim­pli­ci­dad es la cla­ve pa­ra ir bien ves­ti­do. El buen di­se­ño nun­ca pa­sa de mo­da». Pa­la­bra de Je­remy Hac­kett.

to­sa. Me gus­ta pen­sar que mi­ra­mos la mo­da y to­ma­mos de ella so­lo lo que con­si­de­ra­mos apro­pia­do. Mi pri­me­ra pre­gun­ta siem­pre es: ‘¿Es Hac­kett?’».

Je­remy Hac­kett no se con­si­de­ra un di­se­ña­dor. Y mu­cho me­nos un crea­dor. «Más bien soy un es­ti­lis­ta que sa­be mez­clar las pie­zas pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do dis­tin­to», ase­gu­ra sin un ápi­ce de pre­po­ten­cia. Es dis­cre­to, co­mo to­do buen ca­ba­lle­ro que se pre­cie, in­glés has­ta la mé­du­la y gran aman­te de los ani­ma­les, so­bre to­do de Harry y Muf­fin, sus pe­rros de ra­za sus­sex spa­niel a los que pa­sea de ma­ne­ra ha­bi­tual por los par­ques de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, la ciu­dad que le ha en­cum­bra­do a lo más al­to del bri­tish de­sign. «La di­fe­ren­cia en­tre In­gla­te­rra y cual­quier otro país es que his­tó­ri­ca­men­te siem­pre he­mos res­pe­ta­do y da­do mu­cha im­por­tan­cia a los dis­tin­tos có­di­gos de ves­ti­men­ta, y lo lle­va­mos con mu­cho or­gu­llo», ex­pli­ca.

En la ac­tua­li­dad la mar­ca bri­tá­ni­ca cuen­ta con va­rias di­vi­sio­nes: Hac­kett Lon­don, que agru­pa las co­lec­cio­nes Clas­sic Rein­ven­ted y Country per Suits; y Hac­kett May­fair –si­nó­ni­mo de es­ti­lo im­pe­ca­ble y ar­te­sa­nía su­pre­ma, que so­lo em­plea te­ji­dos de má­xi­ma ca­li­dad de fá­bri­cas bri­tá­ni­cas– y una ga­ma de ser­vi­cios de sas­tre­ría que in­clu­yen Per­so­nal Tai­lo­ring, Ma­de to Mea­su­re y Bes­po­ke.

En ju­nio de 2005, Hac­kett fue com­pra­do a Rich­mond por el gru­po Pe­pe Jeans. Des­de en­ton­ces, su ex­pan­sión no ha ce­sa­do. Hac­kett Lon­don cuen­ta ac­tual­men­te con 14 tien­das en el Reino Uni­do y 107 re­par­ti­das por to­do el mun­do. Ade­más, se ven­de en pres­ti­gio­sos mi­no­ris­tas y en gran­des al­ma­ce­nes.

De Lon­dres al mun­do, pe­ro sin per­der la esen­cia bri­tish. ♦◆♦

La sas­tre­ría de Hac­kett tie­ne tres ni­ve­les de per­so­na­li­za­ción. Un tra­je he­cho a me­di­da y con­fec­cio­na­do a mano tar­da unas ocho se­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.