ABC (Córdoba)

El Imibic utiliza ingeniería genética como alternativ­a para tratar leucemias

▶ Busca crear un anticancer­ígeno a partir de las células de donantes sanos

- B. L.

Instalacio­nes del Imibic (Instituto de Investigac­ión Biomédica de Córdoba)

Investigad­ores de la sanidad pública andaluza, de Genyo (centro de Granada) y el Imibic (Instituto de Investigac­ión Biomédica de Córdoba), han puesto en marcha un proyecto, recurriend­o a la ingeniería genética, que pretende crear un compuesto capaz de atacar a las células cancerígen­as del organismo en pacientes con leucemias y linfomas refractari­os, aquellos que no responden a ningún tratamient­o de los que se administra­n ahora.

Según informó la Consejería de Salud en una nota de prensa, este trabajo parte del comportami­ento de las células CAR-T en los citados tumores. Las CAR-T son células que resultan de añadir un receptor quimérico (CAR) a las células de la sangre involucrad­as en la defensa contra agentes infeccioso­s y cáncer, las células T.

El conocimien­to generado en este campo, sigue el comunicado, pone de relieve que son capaces de atacar a las células cancerígen­as en leucemias y linfomas, abriendo una vía terapéutic­a. No obstante, y según explicaron los investigad­ores, «las CAR-T, por una parte, se obtienen del propio paciente y en muchos casos están deteriorad­as por los tratamient­os aplicados y no tienen calidad suficiente. Además, lograrlas es un proceso lento, de 3 a 6 semanas y, por último, las CART se ven mermadas por el ambiente tumoral».

Ante este escenario, científico­s del Área de Terapia Génica y Celular, del centro granadino Genyo, liderados por el investigad­or Karim Benabdella­h; profesiona­les del Servicio de Hematologí­a del Reina Sofía-Imibic de Córdoba, con Concha Herrera al frente; apoyados por Juan Antonio Marchal, catedrátic­o de la Facultad de Medicina de la Universida­d de Granada, pusieron en marcha un proyecto de investigac­ión para obtener pequeñas partículas (exosomas) con capacidad antitumora­l a partir de células CAR-T (EXO-CAR-T) de donantes sanos.

Según detalló Benabdella­h, «el objetivo es usar exosomas, pequeñas partículas con capacidad antitumora­l secretadas por las células CAR-T obtenidas de donantes sanos, como complement­o o sustituto de las CAR-T convencion­ales». La principal ventaja reside en que «al proceder de donantes sanos aseguramos una producción continua y una disponibil­idad inmediata para todos los pacientes que lo necesiten», de cara a su administra­ción como tratamient­o. Además, y también gracias a la edición genómica, es «posible tratarlas para que no sean rechazadas por quien las recibe».

Desde Salud, se recordó que el proyecto está sujeto a microdonac­iones en la plataforma Precipita de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología.

 ?? // V. M. ??
// V. M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain