ABC (Córdoba)

Carisma y liderazgo

¿Por qué las decisivas elecciones para dilucidar la sucesión de Merkel son también las más aburridas?

- PEDRO RODRÍGUEZ

Al hilo de la estrecha relación trasatlánt­ica que llegaron a forjar Barack Obama y Angela Merkel, se cuenta que el presidente de Estados Unidos solía insistir de manera persistent­e para que la líder germana asumiera una posición mucho más relevante en la política internacio­nal. Con décadas de historia no siempre ejemplar a sus espaldas, y quién sabe si quizá con algo de ironía Merkel le llegó a contestar algo así como: «Lo último que el mundo necesita es otro canciller de Alemania carismátic­o».

Desde Washington a Madrid, los procesos electorale­s de muchas democracia­s hace tiempo que se han convertido en shows de variedades, con sobredosis de banalidad. Aunque de esta mezcla del entretenim­iento y la persuasión de votantes, conocida como la ‘espectacul­arización’ de la política, la ejemplar excepción parece ser Alemania. Una democracia que desde la posguerra ha evitado siempre las estridenci­as, más o menos hasta la irrupción de la ultraderec­ha que no parece dispuesta a seguir haciendo virtud de lo gris.

Por eso, el pulso para dilucidar la sucesión de Merkel, tras su plusmarca de 16 años en el poder, estaría resultando tan decisivo como aburrido. Por mucho que los moribundos socialdemó­cratas liderados por Olaf Scholz hayan resucitado hasta pisar los talones a los conservado­res de Armin Laschet. En ausencia de un claro favorito, ningún partido en las encuestas logra sumar más del 25% de intención de voto. Y la única candidata que defiende una ambiciosa agenda de cambio, Annalena Baerbock de Los Verdes, no ha hecho más que retroceder posiciones tras un fugaz repunte antes del verano.

Parece que la sosería se ha vuelto a imponer como la táctica electoral dominante de estos reñidos pero tediosos comicios previstos para el próximo domingo 26 de septiembre. Esta obsesión por la continuida­d, la estabilida­d y la calma quizá sea un homenaje adicional a una Merkel realmente difícil de sustituir. Aunque con todo lo que está en juego, la pregunta del millón es si este déficit de carisma supone también un déficit de liderazgo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain