SE HA­CE CA­MINO AL AN­DAR... CO­MO HAMISH FUL­TON

To­dos los pa­seos de Hamish Ful­ton por el Me­di­te­rrá­neo es­pa­ñol que­dan es­que­ma­ti­za­dos en es­ta ci­ta en Bom­bas Gens (Va­len­cia)

ABC - Cultural - - Arte - MARISOL SALANOVA Hamish Ful­ton Wal­king on the Ibe­rian Pe­nin­su­la Bom­bas Gens. Va­len­cia. Av­da. de Bur­jas­sot, 54. Co­mi­sa­ria: Nu­ria Enguita. Has­ta el 4 de no­viem­bre

Wal­king on the Ibe­rian Pe­nin­su­la ( Ca­mi­nan­do en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca) es el tí­tu­lo de la más re­cien­te ex­po­si­ción de Hamish Ful­ton (Lon­dres, 1946), co­mi­sa­ria­da por Nu­ria Enguita en Bom­bas Gens y or­ga­ni­za­da en co­la­bo­ra­ción con la Co­lec­ción Inel­com de Ma­drid y la ga­le­ría Es­pai­vi­sor de Va­len­cia.

La mues­tra se com­po­ne fun­da­men­tal­men­te de fo­to­gra­fías e ins­ta­la­cio­nes con tex­tos, des­ta­can­do la pa­la­bra es­cri­ta en mu­ra­les y li­bros de au­tor di­se­ña­dos por el pro­pio Ful­ton. El ar­tis­ta se de­fi­ne co­mo ca­mi­nan­te, su obra sur­ge del ac­to de pa­sear, rea­li­zan­do su pri­me­ra ca­mi­na­ta en 1967, de la cual na­cie­ron pie­zas fo­to­grá­fi­cas su­ge­ren­tes. Los re­gis­tros de su obra, pues, son tes­ti­mo­nio de lo que ha­ce: fo­tos del lu­gar por el que ha pa­sa­do, cua­der­nos de via­je o di­bu­jos en for­ma de dia­gra­ma de la si­lue­ta de sus lí­mi­tes. Por­que, eso sí, Ful­ton no re­co­rre cual­quier pai­sa­je, lo es­co­ge con de­ter­mi­na­ción, y la mon­ta­ña es­tá muy pre­sen­te.

La me­nor hue­lla po­si­ble

No tra­ba­ja en el pai­sa­je en sí, ni to­ma tam­po­co ob­je­tos de él. El in­te­rés es, al con­tra­rio, de­jar la me­nor hue­lla por don­de ha ca­mi­na­do, sin al­te­rar la zo­na, co­mo un es­pec­ta­dor que dis­fru­ta y a la vez res­pe­ta pro­fun­da­men­te. En es­te sen­ti­do, la mon- ta­ña, con su ro­bus­tez, en apa­rien­cia inal­te­ra­ble, le atrae mu­cho. Se con­vier­te en el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra el fo­tó­gra­fo. Su per­fil se re­pi­te una y otra vez en es­ta mues­tra, ca­si a mo­do de em­ble­ma de la ex­po­si­ción.

És­ta se cen­tra en ofre­cer el re­gis­tro de los re­co­rri­dos or­ga­ni­za­dos por dis­tin­tas zo­nas del Me­di­te­rrá­neo: des­de Riu­mar a Va­len­cia y Já­ti­va, y de allí a Be­ni­ca­dell pa­ra lle­gar has­ta Ali­can­te. Mar y mon­ta­ña uni­dos por la mi­ra­da del ar­tis­ta, sin per­der nun­ca de vis­ta el ho­ri­zon­te mon­ta­ño­so des­de la ori­lla y vi­ce­ver­sa. Ni do­cu­men­ta ni des­cri­be; me­dian­te la com­bi­na­ción de imá­ge­nes y pa­la­bras per­mi­te al es­pec­ta­dor re­vi­vir, de al­gu­na ma­ne­ra, su ex­pe­rien­cia del pa­seo.

En­tre 1979 y 2016, Ful­ton reali­zó 16 ca­mi­na­tas por la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, cen­trán­do­se en la España con­ti­nen­tal, las Is­las Ca­na­rias y Por­tu­gal. En la ma­yo­ría de oca­sio­nes, di­chas ca­mi­na­tas las hi­zo so­lo, al­gu­nas jun­to a una per­so­na y otras en gru­po. Aho­ra, con mo­ti­vo de su in­di­vi­dual en Va­len­cia, ha ini­cia­do un pro­ce­so nue­vo me­dian­te el cual in­vi­ta al pú­bli­co a re­co­rrer co­mo en un pa­seo errá­ti­co, ca­si per­for­ma­ti­vo, las sa­las del cen­tro. Re­sul­ta­do de una pri­me­ra lla­ma­da a la ac­ción fue la per­for­man­ce al día si­guien­te de abrir­se al pú­bli­co la ci­ta. En ella se con­vo­có a un gru­po de per­so­nas pa­ra que ca­mi­na­sen sin de­te­ner­se al­re­de­dor de las pie­zas con un ca­rác­ter di­dác­ti­co.

Lo re­vo­lu­cio­na­rio

A las ca­mi­na­tas con­ver­ti­das en obras de ar­te se pue­de lle­gar «sin in­for­ma­ción pre­via o ha­bien­do re­ca­ba­do in­for­ma­ción so­bre la ru­ta», ex­pli­ca Ful­ton. Am­bas op­cio­nes son igual de vá­li­das pa­ra el ar­tis­ta, quien re­tra­ta en va­rias de sus fo­tos a pas­to­res con sus ove­jas pa­ra ha­cer­nos re­fle­xio­nar so­bre el he­cho de que a me­nu­do se­gui­mos ca­mi­nos tra­za­dos que otros nos im­po­nen, co­mo ga­na­do, y, sin em­bar­go, el mun­do nos ofre­ce un sin­fín de po­si­bi­li­da­des que no per­ci­bi­mos «a cau­sa de cen­trar­nos en lo tec­no­ló­gi­co», aña­de. Por­que hoy, leer pa­la­bras es­cri­tas so­bre pa­pel o ca­mi­nar sin rum­bo desean­do dis­fru­tar de la in­cer­ti­dum­bre del pa­so del tiem­po, sin ma­pas ac­tua­li­za­dos al mi­lí­me­tro ni geo­lo­ca­li­za­ción, es re­vo­lu­cio­na­rio.

Hamish Ful­ton en las sa­las de Bom­bas Gens

Obra de la mues­tra va­len­cia­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.