Sa­car­le los co­lo­res a Tà­pies

La Fun­da­ción Tà­pies re­gre­sa a la fi­gu­ra del pin­tor que le da nom­bre ilus­tran­do su fa­ce­ta más com­pro­me­ti­da y po­lí­ti­ca

ABC - Cultural - - Arte - AN­NA MA­RIA GUASCH

Ape­sar de que Du­champ afir­mó que uno nun­ca se de­be fiar de las pa­la­bras de un ar­tis­ta, lo cier­to es que el cam­bian­te e in­ten­so si­glo XX abun­dó en es­cri­tos de crea­do­res, au­to­bio­gra­fías o tam­bién me­mo­rias. Fue­ron mu­chos los que se creían sin­gu­la­res, úni­cos, o sim­ple­men­te «obras de ar­te» (co­mo Da­lí), jun­to a esos otros cu­ya in­ten­si­dad de vi­da o de com­pro­mi­so so­cio­po­lí­ti­co po­día que­dar so­te­rra­do en obras no ex­plí­ci­ta­men­te crí­ti­cas, y que sin­tie­ron por ello la ne­ce­si­dad de na­rrar su mun­do más allá de su apor­ta­ción plás­ti­ca.

A los cua­ren­ta años, An­to­ni Tà­pies, ins­pi­ra­do –en­tre otros– por De­la­croix, Gau­guin, Van Gogh, Cé­zan­ne y Klee, se en­con­tró en la dis­yun­ti­va de, se­gún sus pa­la­bras, «na­rrar las cir­cuns­tan­cias de su vi­da», las in­fluen­cias que ha­bía re­ci­bi­do, su ma­ne­ra de acer­car­se al pa­sa­do in­me­dia­to a par­tir del pre­sen­te.

Ar­te y pro­pa­gan­da

De esa ne­ce­si­dad sur­gió Me­mo­ria per­so­nal.

Frag­men­to pa­ra una au­to­bio­gra­fía, tex­to que em­pe­zó a es­cri­bir en 1966 y que pu­bli­có on­ce años des­pués. Una me­mo­ria es­cri­ta en la épo­ca tar­do­fran­quis­ta, mo­men­to en el que el ar­te era un im­por­tan­te va­lor de pro­pa­gan­da in­ter­na­cio­nal pa­ra el ré­gi­men, edi­ta­da en el pri­mer des­per­tar de­mo­crá­ti­co, una vez la fi­gu­ra de Tà­pies es­ta­ba ple­na­men­te con­so­li­da­da.

A par­tir de Me­mo­ria per­so­nal, la Fun­da­ción An­to­ni Tà­pies, ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de su di­rec­tor Car­les Gue­rra, que ejer­ce de co­mi­sa­rio de la mues­tra, pre­sen­ta An­to­ni Tà­pies. Bio­gra­fía po­lí­ti­ca, ex­po­si­ción que de al­gu­na ma­ne­ra ini­cia el pro­yec­to de con­me­mo­ra­ción del cen­te­na­rio del na­ci­mien­to del ar­tis­ta, que se ce­le­bra­rá en 2023. La pro­pues­ta es de gran in­te­rés bá­si­ca­men­te por dos mo­ti­vos. El pri­me­ro es que par­te de una cla­ra vo­lun­tad de re­plan­tear la fi­gu­ra de Tà­pies de ma­ne­ra glo­bal y con una pers­pec­ti­va de pre­sen­te. El se­gun­do sur­ge del he­cho de que, a pe­sar de que se de­ri­va de la bio­gra­fía frag­men­ta­ria del pin­tor, la ex­po­si­ción no es pro­pia­men­te bio­grá­fi­ca, sino que se ba­sa en la vo­lun­tad de evi­den­ciar las ra­zo­nes de sus obras en un pe­río­do que abar­ca de 1946 a 1977.

La ci­ta se plan­tea así de ma­ne­ra di­ver­sa, no uni­for­me, a par­tir de sig­nos, ma­ne­ras pic­tó­ri­cas, acon­te­ci­mien­tos ar­tís­ti­cos o bien otros de ca­rác­ter po­lí­ti­co. La cruz, el to­ro y la T son los sím­bo­los en torno a los que gi­ra. Los dos pri­me­ros son ico­nos de do­lor, de muer­te, de tris­te­za, sím­bo­los que en Tà­pies, sin em­bar­go, es di­fí­cil aso­ciar a acon­te­ci­mien­tos o a mo­men­tos his­tó­ri­cos con­cre­tos. La T, fre­cuen­te a par­tir de 1966, se re­la­cio­na con Te­re­sa –su mu­jer–, pe­ro tam­bién es la ini­cial de su ape­lli­do, lo cual nos lle­va a pen­sar en el mun­do co­ti­diano, el más cer­cano, aquel que le ha­ce aban­do­nar las «ca­te­go­rías uni­ver­sa­les» o los «va­lo­res eter­nos».

El ám­bi­to de los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos o ar­tís­ti­cos es­tá re­pre­sen­ta­do fun­da­men­tal­men­te por dos he­chos. El pri­me­ro, su in­clu­sión en la Do­cu­men­ta 3 de Kas­sel, una ci­ta en la que se da­ba va­lor al in­di­vi­duo por en­ci­ma de sus cir­cuns­tan­cias. De dis­tin­to or­den es el re­cuer­do que se ha­ce de la par­ti­ci­pa­ción de Tà­pies en la lla­ma­da Ca­put­xi­na­da, en­cie­rro que tu­vo lu­gar en 1966 en el Con­ven­to de los Ca­pu­chi­nos de Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo de la asam­blea cons­ti­tu­yen­te del sin­di­ca­to de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na.

El pro­pio Tà­pies afir­ma­ba en su Me­mo­ria: «No ca­be du­da de que aque­llo fue im­por­tan­te […], una ver­da­de­ra bo­fe­ta­da al ré­gi­men, el cual tu­vo que tra­gar […] aquel ges­to de­mo­crá­ti­co, en fa­vor de la li­ber­tad de reunión, sin­di­cal y de ex­pre­sión». Es­te es el Tà­pies que, en de­fi­ni­ti­va, se pre­sen­ta en la mues­tra.

An­to­ni Tà­pies Bio­gra­fía po­lí­ti­ca Fun­da­ción An­to­ni Tà­pies. Bar­ce­lo­na. C/ Ara­gón, 255. Co­mi­sa­rio: Car­les Gue­rra. Https://fun­da­cio­ta­pies.org/. Has­ta el 24 de fe­bre­ro de 2019

«Gran te­la gris pa­ra Do­cu­men­ta» (1964)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.