AFAL, UNA MI­RA­DA DE LI­BER­TAD

Si el gru­po El Pa­so des­per­tó a España a la con­tem­po­ra­nei­dad des­de la plás­ti­ca, el gru­po Afal –y años an­tes– lo hi­zo des­de la fo­to­gra­fía. Su Historia que­da «re­tra­ta­da» aho­ra en el Mu­seo Rei­na So­fía

ABC - Cultural - - Arte - FRAN­CIS­CO CAR­PIO Una apro­xi­ma­ción a Afal. Do­na­ción Au­tric-Ta­ma­yo Co­lec­ti­va MNCARS. Ma­drid. C/ San­ta Isabel, 52. Co­mi­sa­ria: Lau­ra Te­rré. Has­ta el 19 de no­viem­bre

En la España de los cin­cuen­ta, de­di­car­se a la fo­to­gra­fía – no co­mo una afi­ción pa­ra di­le­tan­tes– era, cuan­do me­nos, un ejer­ci­cio de su­pre­ma fe y con­vic­ción. Una ta­rea des­ti­na­da a es­cri­bir­se con mu­chas «des»: des­va­río, desafío, desa­tino, des­con­ten­to, des­pro­pó­si­to, des­apro­ba­ción, pe­ro tam­bién de­seo… En esa España pro­vin­cia­na, en­ce­rra­da en sí mis­ma, y con olor a blan­co y ne­gro, la fo­to es­ta­ba prác­ti­ca­men­te li­mi­ta­da a cier­tas so­cie­da­des fo­to­grá­fi­cas y a de­ter­mi­na­dos cer­tá­me­nes de sa­lón y jue­gos flo­ra­les. Y si, ade­más, ese afán de no­ve­dad y rup­tu­ra sur­gía en una pe­que­ña ca­pi­tal de provincias co­mo Al­me­ría, la ha­za­ña ad­qui­ría tin­tes ca­si épi­cos.

El gru­po fo­to­grá­fi­co Afal apa­re­ció en es­ta ciu­dad a me­dia­dos de la dé­ca­da de los años cin­cuen­ta, ade­lan­tán­do­se a otros in­ten­tos de re­no­va­ción fo­to­grá­fi­ca que iban a dar­se po­co des­pués en Bar­ce­lo­na y Ma­drid, y lo hi­zo vin­cu­la­da a una re­vis­ta del mis­mo nom­bre, AFAL, es­pe­cia­li­za­da en fo­to­gra­fía y ci­ne, fun­da­da por Jo­sé Ma­ría Ar­te­ro y Car­los Pé­rez Si­quier, que se pu­bli­ca­ría de 1956 a 1963.

A tra­vés de unos plan­tea­mien­tos de li­ber­tad ex­pre­si­va, re­cha­zan­do los re­por­ta­jes pro- pa­gan­dís­ti­cos y las apro­xi­ma­cio­nes aca­dé­mi­cas y tar­do­pic­to­ria­lis­tas tan en bo­ga en aque­llos años –el «Sa­lo­nis­mo», co­mo lo de­fi­nió Oriol Mas­pons, uno de sus com­po­nen­tes–, y apos­tan­do por una mi­ra­da crea­ti­va li­bre y an­ti­dog­má­ti­ca, fiel re­fle­jo de la vi­da, se con­ver­ti­ría en un au­tén­ti­co re­vul­si­vo pa­ra la re­no­va­ción de la fo­to­gra­fía es­pa­ño­la des­pués de la pos­gue­rra.

For­mó par­te de es­te gru­po una am­plia nó­mi­na de fo­tó­gra­fos de di­ver­sas procedencias y es­ti­los, y es­ta gran di­ver­si­dad se­ría pre­ci­sa­men­te una de sus se­ñas de iden­ti­dad, al no pre­ten­der es­ta­ble­cer en­tre sus miem­bros una uni­dad es­ti­lís­ti­ca, ni unos prin­ci­pios pro­gra­má­ti­cos. Les unía una pro­fun­da vo­lun­tad de re­no­va­ción de

FOR­MÓ PAR­TE DEL GRU­PO UNA AM­PLIA NÓ­MI­NA. ES­TA GRAN DI­VER­SI­DAD SE­RÍA SE­ÑA DE IDEN­TI­DAD

la fun­ción que el fo­tó­gra­fo de­bía ocu­par den­tro de la so­cie­dad, y un no me­nor de­seo de ex­pre­sar­se de una ma­ne­ra cla­ra y sen­ci­lla, aun­que fue­se apor­tan­do dis­tin­tos pro­ce­di­mien­tos y vi­sio­nes. La bús­que­da de la reali­dad, re­fle­ján­do­la de una for­ma sin­ce­ra y sin ador­nos, les em­pa­ren­ta­ría con las in­ten­cio­nes del Neo­rrea­lis­mo, lle­ván­do­les a con­ver­tir­se en ver­da­de­ros no­ta­rios vi­sua­les de la so­cie­dad es­pa­ño­la en las dé­ca­das de los años 50 y 60, do­cu­men­tan­do al­gu­nos de los fe­nó­me­nos que la sig­ni­fi­ca­ron, co­mo fue el pa­so de una cul­tu­ra ru­ral a otra más ur­ba­na, el re­tra­so eco­nó­mi­co, el ais­la­mien­to po­lí­ti­co, la om­ni­pre­sen­cia de la Igle­sia y la apa­ri­ción de un in­ci­pien­te boom tu­rís­ti­co, en­tre otros.

Me­jor fue­ra que den­tro

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te –o no tan­to–, re­ci­bie­ron una me­jor aco­gi­da fue­ra de nues­tro país, don­de la crí­ti­ca fue me­nos re­cep­ti­va a es­tos nue­vos plan­tea­mien­tos. Así, la edi­ción en 1958 del I Anua­rio de la Fo­to­gra­fía Es­pa­ño­la, con una se­lec­ción de 48 au­to­res y más de cien imá­ge­nes que mos­tra­ban la vanguardia fo­to­grá­fi­ca de los años 50, les sir­vió pa­ra des­per­tar el in­te­rés de dis­tin­tos sec­to­res de la fo­to­gra­fía in­ter­na­cio­nal, en­tre ellos Ed­ward Stei­chen, que les in­vi­tó al MoMA, o el Club Pho­to­grap­hi­que de Paris (Les 30 x 40). Siem­pre abier­tos y aten­tos a las úl­ti­mas ten­den­cias, se pue­de es­ta­ble­cer en­tre sus miem­bros un cla­ro ár­bol ge­nea­ló­gi­co de in­tere­ses: des­de el hu­ma­nis­mo de The Fa­mily of

Man, Car­tier-Bres­son, Eu­ge­ne Smith, Wi­lliam Klein, la Agen­cia Mag­num a las re­vis­tas ilus­tra­das ame­ri­ca­nas de reportaje ( Li­fe) y mo­da ( Vo­gue). No de­ja de ser in­tere­san­te di­bu­jar asi­mis­mo un pa­ra­le­lis­mo en­tre Afal, den­tro del ám­bi­to de la fo­to­gra­fía, y El Pa­so, al que se ade­lan­tó en el tiem­po, den­tro de la plás­ti­ca, por los aires de re­no­va­ción que su­pie­ron apor­tar al an­qui­lo­sa­do pa­no­ra­ma del ar­te con­tem­po­rá­neo en España.

Opor­tu­ni­dad úni­ca

Una apro­xi­ma­ción a Afal: Do­na

ción Au­tric-Ta­ma­yo es una es­plén­di­da opor­tu­ni­dad de co­no­cer es­ta ex­pe­rien­cia, to­da­vía no su­fi­cien­te­men­te re­co­no­ci­da y ana­li­za­da por la his­to­rio­gra­fía ar­tís­ti­ca. Se lo­gra a tra­vés de más de 200 fo­to­gra­fías rea­li­za­das en­tre los años 50 y 60 que for­man par­te de la co­lec­ción fo­to­grá­fi­ca del Mu­seo, am­plia­da en los úl­ti­mos años gra­cias a las do­na­cio­nes de Car­los Pé­rez Si­quier y de otros fo­tó­gra­fos y herederos de Afal, y so­bre to­do por la re­cien­te do­na­ción ex­cep­cio­nal de la fa­mi­lia Au­tric-Ta­ma­yo (en­ho­ra­bue­na a to­dos ellos), di­vi­di­das en va­rias sec­cio­nes y per­te­ne­cien­tes a 13 fo­tó­gra­fos vin­cu­la­dos al gru­po: Joan Co­lom, Ga­briel Cua­lla­dó, Fran­cis­co Gó­mez, Gon­za­lo Jua­nes, Ramón Ma­sats, Oriol Mas­pons, Xa­vier Mi­se­rachs, Fran­cis­co On­ta­ñón, Pé­rez Si­quier, Leo­pol­do Po­més, Al­ber­to Schom­mer, Ri­card Te­rré y Ju­lio Ubi­ña, así co­mo un buen nú­me­ro de dis­tin­tos ti­pos de ma­te­rial do­cu­men­tal y pro­yec­cio­nes de imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas, lo que nos acer­ca a una muy am­plia vi­sión de lo que su­pu­so es­te gru­po.

Una mues­tra que ade­más se com­ple­men­ta­rá con la edi­ción de una pu­bli­ca­ción pro­fu­sa­men­te ilus­tra­da, jun­to a tex­tos crí­ti­cos de di­fe­ren­tes co­la­bo­ra­do­res, y una an­to­lo­gía de ar­tícu­los de esa épo­ca, lo que sin du­da la con­ver­ti­rá en un li­bro de re­fe­ren­cia. En­ho­ra­bue­na tam­bién a su co­mi­sa­ria, Lau­ra Te­rré (hi­ja de Ri­card Te­rré, uno de los miem­bros de Afal), por la no­ta­ble la­bor de in­ves­ti­ga­ción y se­lec­ción lle­va­da a ca­bo pa­ra po­der acer­car­nos a es­ta ver­da­de­ra mi­ra­da de li­ber­tad.

AL­BER­TO SCHOM­MER. «Ex­hi­bi­ción / Dis­play», obra de 1957

GRABIEL CUA­LLA­DÓ «Mi­se­rachs», co­pia pos­te­rior de un ori­gi­nal de 1959

JOAN CO­LOM «La ca­lle», co­pia de épo­ca de ha­cia 1960

FRAN­CIS­CO GÓ­MEZ «Sin tí­tu­lo», ori­gi­nal del año 1959. Co­pia de épo­ca

CAR­LOS PÉ­REZ SI­QUIER «La Chan­ca / Al­me­ría» (1965), im­pre­sión des­de dia­po­si­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.