BE­LLE­ZA ME­TEO­RO­LÓ­GI­CA: DE BOU­DIN A MO­NET

Bou­din fue el maes­tro y Mo­net, de al­gu­na ma­ne­ra, el dis­cí­pu­lo. Sin em­bar­go, nin­guno su­peró al otro. Así lo de­du­ce el es­pec­ta­dor de la mues­tra que el Mu­seo Thys­sen de­di­ca a la co­ne­xión en­tre am­bos

ABC - Cultural - - ARTE - JO­SÉ MA­RÍA HE­RRE­RA

Eu­gè­ne Bou­din y Clau­de Mo­net se co­no­cie­ron en 1856 en la vi­lla nor­man­da de El Ha­vre. El pri­me­ro te­nía 31 años, quin­ce el se­gun­do. In­for­mal­men­te, su re­la­ción fue de maes­tro y dis­cí­pu­lo. Bou­din, pa­ra quien «tres gol­pes de pin­cel al na­tu­ral va­len más que dos días de tra­ba­jo de ca­ba­lle­te», in­cul­có a Mo­net la pa­sión por la pri­me­ra im­pre­sión y la pin­tu­ra al ai­re li­bre. Mo­net lle­vó to­do es­to tan le­jos que, al fi­nal, el maes­tro se con­vir­tió en dis­cí­pu­lo.

Miem­bro de la ge­ne­ra­ción de Ca­ba­nel, Gé­rô­me y Bou­gue­rau, fi­gu­ras del aca­de­mi­cis­mo con­tra la que se al­za­ron los pin­to­res im­pre­sio­nis­tas, Bou­din mos­tró des­de su ju­ven­tud una dis­cre­ta y fir­me re­sis­ten­cia al es­ti­lo de sus coe­tá­neos. Sus mo­de­los fue­ron los maes­tros ho­lan­de­ses del XVII, pin­to­res aman­tes del pai­sa­je a los que emu­ló por­que ado­ra­ba la for­ma en que sa­bían re­pre­sen­tar el cie­lo y las nu­bes. El ape­la­ti­vo de «rey de los cie­los» que le de­di­có Co­rot no fue ca­sual. Tam­bién ve­ne­ra­ba la pin­tu­ra ve­ne­cia­na del XVIII, es­pe­cial­men­te la de Tie­po­lo y Guar­di, cu­ya in­fluen­cia re­sul­ta evi­den­te en las es­ce­nas de pla­ya, que fue uno de los pri­me­ros en cul­ti­var.

Ex­pe­rien­cia cru­cial

El en­cuen­tro en­tre los dos ar­tis­tas tu­vo lu­gar ca­sual­men­te en un es­ta­ble­ci­mien­to don­de se en­mar­ca­ban cua­dros. El en­car­ga­do, que ya le ha­bía ha­bla­do a Bou­din del mu­cha­cho de­bi­do a la ca­li­dad de las ca­ri­ca­tu­ras que en­ton­ces cons­ti­tuían su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad ar­tís­ti­ca, hi­zo el pa­pel de pre­sen­ta­dor. Bou­din, cons­cien­te de los gran­des mé­ri­tos del jo­ven, lo in­vi­tó a acom­pa­ñar­lo al cam­po pa­ra di­bu­jar. Pa­ra Mo­net fue una ex­pe­rien­cia cru­cial. No le agra­da­ba de­ma­sia­do la pin­tu­ra de su nue­vo ami­go, ex­tra­ña pa­ra sus inex­per­tos ojos, pe­ro al ver­lo tra­ba­jar se dio cuen­ta de que ha­bía en ella más ar­te del que pen­sa­ba. Fue co­mo si un velo se des­ga- rra­ra de re­pen­te de­ján­do­le com­pren­der las di­fi­cul­ta­des de pin­tar el ins­tan­te efí­me­ro y los efec­tos cam­bian­tes de la luz. A pe­sar de ello, Bou­din era un ar­tis­ta tí­mi­do, in­ca­paz de cru­zar cier­tos lí­mi­tes. Su fi­de­li­dad a la na­tu­ra­le­za, que Bau­de­lai­re elo­gió y de­plo­ró al tiem­po, lle­ga­ba al ex­tre­mo de po­der­se adi­vi­nar fren­te a un cua­dro su­yo el vien­to, la es­ta­ción, la ho­ra en que fue pin­ta­do. Se­ría Mo­net el des­ti­na­do a re­ba­sar esos lí­mi­tes y aden­trar­se en un te­rri­to­rio don­de iba a es­tar com­ple­ta­men­te so­lo.

En 1874, Mo­net in­vi­tó a Bou­din a par­ti­ci­par en la ex­po­si­ción del bu­le­var de los Ca­pu­chi­nos que ori­gi­nó el Im­pre­sio­nis­mo. El maes­tro con­cu­rrió a la ci­ta con tres pai­sa­jes de la cos­ta atlán­ti­ca, cua­tro acua­re­las y seis pas­te­les, la mi­tad de los cua­les eran es­tu­dios de cie­los, su es­pe- cia­li­dad. Aun­que pos­te­rior­men­te se re­co­no­ce­ría el pa­pel pre­cur­sor de di­chos pas­te­les en la ges­ta­ción del Im­pre­sio­nis­mo, Bou­din no sa­lió de­ma­sia­do con­ten­to de la ex­pe­rien­cia. Ser aso­cia­do con los lla­ma­dos «in­tran­si­gen­tes» re­sul­ta­ba arries­ga­do pa­ra un ar­tis­ta ma­du­ro y de es­pí­ri­tu con­ser­va­dor que ne­ce­si­ta­ba con­ti­nuar ven­dien­do pa­ra vi­vir.

Si bien la pro­xi­mi­dad es­ti­lís­ti­ca en­tre am­bos pin­to­res es tan gran­de co­mo pa­ra ha­ber da­do lu­gar a fal­sas atri­bu­cio­nes ( El cam­pa­na­rio de Sain­te-Cat­he­ri­ne, pre­sen­te es­tos días en el Thys­sen, fue con­si­de­ra­do du­ran­te dé­ca­das obra de Mo­net), Bou­din ten­día al pai­sa­je pin­to­res­co, un po­co al gus­to de la Es­cue­la de Bar­bi­zon, mien­tras que Mo­net se ser­vía de él co­mo pre­tex­to pa­ra es­tu­diar las va­ria­cio­nes de luz y las re­la­cio­nes cro­má­ti­cas. Es­te ti­po de cues­tio­nes es­tu­vie­ron en­ton­ces de mo­da de­bi­do, en par­te, a la in­fluen­cia de las teo­rías de Ernst Mach, quien sos­te­nía que el mun­do es­tá he­cho de sen­sa­cio­nes y no de co­sas, y a la evo­lu­ción de la quí­mi­ca de los co­lo­res, li­ga­da al desa­rro­llo de la in­dus­tria tex­til. Así, mien­tras que Bou­din y los de su ge­ne­ra­ción si­guie­ron usan­do pig­men­tos na­tu­ra­les y prac­ti­can­do el de­gra­da­do que apren­die­ron de la tra­di­ción, Mo­net y sus coe­tá­neos se abrie­ron a nue­vas ex-

LA PRO­XI­MI­DAD ES­TI­LÍS­TI­CA EN­TRE AM­BOS ES TAN GRAN­DE QUE DIO LU­GAR A FAL­SAS ATRI­BU­CIO­NES

pe­rien­cias con co­lo­res sin­té­ti­cos. No es ex­tra­ño que en los años 80 Bou­din se vie­ra a sí mis­mo co­mo un ar­tis­ta su­pe­ra­do.

Tí­mi­dos y es­tú­pi­dos

«Es tris­te pen­sar –es­cri­be en una car­ta– que no­so­tros que cha­po­tea­mos en el co­lor des­de ha­ce tan­tos años, nos vol­ve­mos es­tú­pi­dos y tí­mi­dos an­te es­tos re­cién lle­ga­dos». Las pa­no­rá­mi­cas de Ve­ne­cia que pin­tó ca­si al fi­nal de su vi­da, en ju­nio de 1895, tres de las cua­les pue­den con­tem­plar­se hoy en Ma­drid, de­mues­tran, sin em­bar­go, que no es­ta­ba tan aca­ba­do. La maestría con que tras­la­dó al lien­zo las to­na­li­da­des gri­sá­ceas y vi­bran­tes de los días es­ti­va­les en los que el cie­lo se ator­men­ta so­bre la la­gu­na re­ve­la que, pe­se a ha­ber al­can­za­do de jo­ven la ex­ce­len­cia en la re­pre­sen­ta­ción de lo que Bau­de­lai­re lla­mó «be­lle­zas me­teo­ro­ló­gi­cas», no de­jó nun­ca de evo­lu­cio­nar.

Pre­ci­sa­men­te en aque­lla dé­ca­da, Mo­net em­pren­dió el ca­mino que le pro­por­cio­na­ría ma­yor re­co­no­ci­mien­to y un lu­gar de­fi­ni­ti­vo en la His­to­ria de la pin­tu­ra: las lla­ma­das se­ries o se­cuen­cias. Un mis­mo mo­ti­vo – la fa­cha­da de la ca­te­dral de Ruan o los ne­nú­fa­res de Gi­verny– vis­to en mo­men­tos di­fe­ren­tes, ba­jo con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas y lu­mí­ni­cas di­ver­sas, se re­pi­te una y otra vez siem­pre de for­ma li­ge­ra­men­te dis­tin­ta. La obra ya no es el cua­dro ais­la­do, sino un con­jun­to de ellos que re­co­gen con pre­ci­sión mi­nús­cu­las va­ria­cio­nes am­bien­ta­les. Ca­da pie­za re­pre­sen­ta el es­fuer­zo por cap­tar un ins­tan­te. Bou­din ya hi­zo par­cial­men­te es­to. To­ma­ba un mo­ti­vo y tra­ta­ba de plas­mar­lo ba­jo con­di­cio­nes di­ver­sas, aun­que no con el pro­pó­si­to de crear una se­rie o se­cuen­cia cohe­ren­te. Qui­zá por eso los or­ga­ni­za­do­res de la ex­po­si­ción de Ma­drid no han en­tra­do en es­te as­pec­to tan esen­cial en la obra de ma­du­rez de Mo­net. Su in­ten­ción ha si­do sim­ple­men­te mos­trar la es­tre­cha co­ne­xión es­té­ti­ca en­tre maes­tro y dis­cí­pu­lo. El es­pec­ta­dor cons­ta­ta­rá, no obs­tan­te, que bas­ta­ba con eso pa­ra ob­te­ner un re­sul­ta­do más que sa­tis­fac­to­rio.

Mo­net / Bou­din Mu­seo Thys­sen. Ma­drid. Pa­seo del Pra­do, 8. Co­mi­sa­rio: Juan Á. Ló­pez Man­za­na­res. Https://www.mu­seothys­sen.org/. Has­ta el 30 de sep­tiem­bre

So­bre es­tas lí­neas, «An­ti­bes» (1888), de Mo­net. De­ba­jo, «Cos­ta y cie­lo», pas­tel so­bre pa­pel que Bou­din eje­cu­tó en­tre 1888 y 1892

«Ro­cas en Be­lle-Île. Port Do­mois», óleo de Clau­de Mo­net de 1886, de la mues­tra del Thys­sen

«En la gran­ja Sain­tSi­méon: Jong­kind, Van Marc­ke, Mo­net y el pa­dre Achard», acua­re­la de Bou­din de ha­cia 1862

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.