SA­BI­NA HO­ME­NA­JE AL POE­TA HE­RI­DO

ABC Cul­tu­ral rin­de tri­bu­to a la obra del can­tan­te y com­po­si­tor que ha te­ni­do que sus­pen­der su gi­ra por pro­ble­mas de sa­lud. Es­cri­ben An­drés Ca­la­ma­ro, Ben­ja­mín Pra­do y Die­go Don­cel

ABC - Cultural - - Portada - AN­DRÉS CA­LA­MA­RO

ASÍ SON LAS BA­TA­LLAS QUE GA­NA­MOS: LA CA­RI­CIA DE UN PÚ­BLI­CO QUE CON­FIE­SA AMAR A SA­BI­NA

El re­tra­tis­ta li­te­ra­rio Ma­nuel Cha­ves No­ga­les na­rró las des­ven­tu­ras de una pa­re­ja de bai­la­ri­nes fol­cló­ri­cos, que in­ten­tan­do ale­jar­se de la Gran Gue­rra ter­mi­nan co­mo tes­ti­gos de la Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que; san­grien­ta, ham­brien­ta y cruel, un ho­rror mul­ti­pli­ca­do por mu­chos mi­llo­nes de víc­ti­mas.

Alerta de spoi­ler: el maes­tro bai­la­rín Mar­tí­nez, des­pués de un par de años de pa­de­cer, con­si­gue su­bir­se a un bar­co con pa­sa­por­te fal­so. Es­ta lar­ga tra­ve­sía (tan bien no­ve­la­da) ter­mi­na en Pa­rís, por­que se­gún el maes­tro que es­tu­vo allí: «En Fran­cia sí sa­ben tra­tar a los ar­tis­tas».

Des­de mi pris­ma ar­gen­tino me cons­ta que Pa­rís re­ci­bió a ar­tis­tas de­sen­can­ta­dos o sus­cep­ti­bles de un des­tino gris. En tér­mi­nos tri­bu­ta­rios, Fran­cia ope­ra con los mú­si­cos un ré­gi­men im­po­si­ti­vo muy vá­li­do. Una vez que «el ar­tis­ta» ofre­ce una se­rie de con­tra­tos que le va­li­den co­mo tra­ba­ja­dor- ar­tis­ta (sus­cep­ti­ble de pa­gar impuestos) es el Es­ta­do el que ofre­ce ayu­das eco­nó­mi­cas cuan­do el crea­ti­vo pa­ga­dor de Ha­cien­da pa­sa por una tem­po­ra­da sin con­tra­tos de tra­ba­jo, o re­ser­va un tiem­po pa­ra cues­tio­nes que le im­pi­de la co­rrien­te la­bo­ral na­tu­ral, co­mo es­tu­diar un ins­tru­men­to o es­cri­bir una sin­fo­nía. Fue Sa­bi­na, por­que es­ta­mos ha­blan­do de Joa­quín Sa­bi­na, quien di­jo que Ja­vier Krahe ha­bría si­do re­co­no­ci­do en Fran­cia co­mo un hé­roe de la cha­nçon con ca­te­go­ría de Bras­sens.

No soy quien pa­ra de­cir que el pue­blo-pú­bli­co no re­co­no­ce a sus ar­tis­tas, pe­ro es po­si­ble de­fi­nir una ima­gi­na­ria lí­nea en­tre la so­cie­dad y el Es­ta­do, en don­de la in­te­gri­dad y el ho­nor de los ar­tis­tas no se­pa –no quie­ra o no pue­da– tra­tar­se en la me­di­da que me­re­ce su apor­te, por­que lo cier­to es que con­for- man la flor mis­ma de la cul­tu­ra y la más pu­ra ale­gría de las gen­tes. Sin em­bar­go la opi­nión pú­bli­ca, des­de don­de sea que es­ta ven­ga ope­ra­da, no apo­yó a los au­to­res cuan­do tem­bla­ban los de­re­chos de au­tor, al­go que con­si­de­ra­ban in­mo­ral va­gan­cia; los ar­tis­tas de la tau­ro­ma­quia su­fren in­clu­so es­car­nios in­com­pre­si­bles y de­li­ran­tes… Y mu­chos más vie­ron ce­rrar­se lo­ca­les, o es­pe­ran un an­ti­ci­po que les per­mi­ta vi­vir. Y así ca­da es­pe­cia­lis­ta con sus di­fi­cul­ta­des.

Un marquesado

Creo que el Rey Fe­li­pe no ofre­ce un marquesado a Joa­quín Sa­bi­na pa­ra no in­co­mo­dar el co­ra­zón re­pu­bli­cano del ge­nio de Úbe­da y Ma­drid. Mien­tras tan­to los ar­tis­tas re­zan ( no siem­pre li­te­ral­men­te) pa­ra evi­tar las te­mi­bles mul­tas im­po­si­ti­vas que ame­na­zan al sec- tor. Co­noz­co a Joa­quín Sa­bi­na, so­mos ami­gos y nos que­re­mos. Lo admiro con gra­ti­tud y amor. Fue el pri­me­ro en echar­me una mano, nos ofre­ció un año de gi­ras con Los Ro­drí­guez, me lla­mó por te­lé­fono ( al­go que Sa­bi­na nun­ca ha­ce) pa­ra ter­mi­nar de es­cu­char jun­tos mi ál­bum de cien can­cio­nes, El Sal­món, y de­cir­me, co­mo quien de­vuel­ve el guan­te, que es­ta­ba es­cri­bien­do más de cien so­ne­tos, uno de los cua­les me de­di­có y ate­so­ro.

No­ches con Sa­bi­na, una gi­ra jun­tos, gra­ba­cio­nes y reunio­nes en Tir­so de Mo­li­na… Al­guien ca­paz de es­cri­bir «De Pu­rí­si­ma y Oro» me­re­ce el ma­yor ho­nor que la so­cie­dad, y el Es­ta­do, ten­gan a bien ofre­cer a un re­pre­sen­tan­te ex­qui­si­to de la cul­tu­ra. Ocu­rre que tam­po­co sa­be­mos cuál es el ma­yor ho­nor que Es­pa­ña re­ser­va pa­ra sus ar­tis­tas. Los re­cau­da­do­res le caen en­ci­ma con to­da la fu­ria, no hay con­de­co­ra­cio­nes, nin­gún ae­ro­puer­to lle­va su nom­bre.

Ha­ce po­cos días Sa­bi­na se que­dó afó­ni­co du­ran­te un con­cier­to en el Pa­la­cio de De­por­tes. Cuan­do la voz em­pe­zó a fa­llar­le re­ci­bió una ova­ción de pie que na­die de los allí pre­sen­tes va a ol­vi­dar ja­más. Co­mo si fue­se un crack del ba­lón re­gre­sa­do de Ru­sia con la co­pa Ju­les Ri­met. Una ova­ción de ópe­ra a Pa­va­rot­ti. Un po­de­ro­so y emo­cio­nan­te aplau­so in­ter­mi­na­ble. Así son las ba­ta­llas que ga­na­mos: po­der ter­mi­nar un con­cier­to con bue­nas sen­sa­cio­nes en el es­ce­na­rio, la ca­ri­cia de un pú­bli­co que con­fie­sa amar a can­tan­tes co­mo Joa­quín. Ocu­rre con los can­tan­tes que las fron­te­ras son las de nues­tro idio­ma. No es­cri­bi­mos li­bros que pue­dan tra­du­cir­se ni pin­ta­mos cua­dros. So­mos en un idio­ma. Y so­mos en una len­gua que per­te­ne­ce a un con­ti­nen­te. El ves­ti­gio de un im­pe­rio.

Una mis­ma ban­de­ra

Sa­bi­na me­re­ce el No­bel de Bob Dy­lan, el Pu­lit­zer de Ken­drick La­mar, la me­da­lla fran­ce­sa que agra­de­ce las ver­sio­nes de Gains­bourg en el ba­rí­tono pro­to punk de Iggy Pop; los ho­no­res reales pa­ra mú­si­cos que re­ci­ben El­ton John, los Beatles y Mick Jag­ger, o, en su de­fec­to, si­mi­la­res tri­bu­tos pro­pios de la re­gión de ha­bla cas­te­lla­na es­pa­ño­la. No se tra­ta de un Prín­ci­pe de As­tu­rias o un marquesado. O qui­zás sí. Quién sa­be… Pro­ba­ble­men­te Sa­bi­na lo sa­be.

Ocu­rre que Joa­quín, co­mo Mo­ran­te de la Pue­bla, es ca­si hu­mano, y so­mos mu­chos los que los dis­tin­gui­mos, los aplau­di­mos. No es nin­gún se­cre­to. El res­pe­ta­ble tie­ne sus más y sus me­nos, pe­ro el ar­te que nos es­tán dan­do lo aplau­den pue­blos que to­da­vía tie­nen al­go en co­mún, al­go que los re­co­no­ce ba­jo una mis­ma ban­de­ra: la de los ar­tis­tas.

Y los ar­tis­tas que­dan. Que­dan los ar­tis­tas.

ISABEL PERMUY

Joa­quín Sa­bi­na en uno de sus re­cien­tes con­cier­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.