MA­LLOR­CA ES SI­CI­LIA PE­RO SIN MUER­TOS

Agus­tín Pery se ha cur­ti­do to­da su vi­da co­mo pe­rio­dis­ta. De su ex­pe­rien­cia des­ta­pan­do la co­rrup­ción na­ce la no­ve­la «Mos­cas»

ABC - Cultural - - Libros Narrativa - MA­RI­NA SAN­MAR­TÍN

¿Qué de­fi­ne a los in­te­gran­tes de «una sociedad que ha so­bre­vi­vi­do a to­dos en­te­rran­do la mier­da en el jar­dín»? Tal vez, co­mo nos plan­tea Mos­cas, la pri­me­ra no­ve­la del pe­rio­dis­ta Agus­tín Pery, una de­bi­li­dad en­dé­mi­ca y co­rro­si­va, ca­paz de arras­trar al te­rreno de la ile­ga­li­dad y la es­ta­fa incluso a los per­fi­les en apa­rien­cia me­nos so­bor­na­bles y más ho­nes­tos; por­que en Mos­cas na­die se sal­va. Con un prin­ci­pio que nos re­cuer­da al noir más clá­si­co, ca­si pulp, de prin­ci­pios del XX, y un fi­nal con ai­re de fá­bu­la car­ga­da de me­tá­fo­ras, lo que se di­bu­ja en las po­co más de cien pá­gi­nas de es­ta ópe­ra pri­ma es el retrato de una Ma­llor­ca con­tem­po­rá­nea y, aun­que fic­ti­cia, cla­ra­men­te ins­pi­ra­da en los acon­te­ci­mien­tos que du­ran­te los úl­ti­mos años han lle­va­do la is­la a to­das las por­ta­das y aper­tu­ras de in­for­ma­ti­vos: los es­tra­gos de una co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da.

La muer­te a gol­pes del pe­rio­dis­ta de in­ves­ti­ga­ción Antonio Bas­qui­da, cu­yo ca­dá­ver es aban­do­na­do en un ver­te­de­ro ile­gal, de esos «con los que los is­le­ños sor­tean las es­tra­tos­fé­ri­cas ta­sas de la in­ci­ne­ra­do­ra», le sir­ve a Pery pa­ra pre­sen­tar­nos al ins­pec­tor Al­to­la­gui­rre, un po­li­cía na­va­rro de du­do­sos mé­to­dos, tras­la­da­do a la is­la y con ga­nas de hus­mear en la gran can­ti­dad de mu­gre es­con­di­da ba­jo la al­fom­bra; ba­su­ra con un olor vo­mi­ti­vo del que na­die se li­bra: ni la Po­li­cía, ni la Igle­sia, ni los due­ños de las dis­co­te­cas, que mi­ran a otro la­do cuan­do se tra­pi­chea en sus lo­ca­les; ni los cla­nes gi­ta­nos, que con­si­guen pa­ra los su­yos ba­jas laborales frau­du­len­tas; ni los si­ca­rios lle­ga­dos del es­te, ni los par­ti­dos po­lí­ti­cos que, en­tre otras mu­chas lin­de­zas, com­pran vo­tos… ni, por su­pues­to, la bur­gue­sía lo­cal, con un tin­te me­di­te­rrá­neo que nos re­cuer­da a Rubén Ber­to­meu, el pro­ta­go­nis­ta de Cre­ma­to­rio, una de las me­jo­res obras de Chir­bes; una bur­gue­sía em­pe­ña­da en dis­fru­tar de un es­ta­tus más pro­pio del si­glo XIX que del XXI y dis­pues­ta a au­tén­ti­cas bar­ba­ri­da­des con tal de man­te­ner las apa­rien­cias.

Sin eu­fe­mis­mos

En­tre 2007 y 2013, Pery des­ta­pó des­de Ba­lea­res al­gu­nos de los es­cán­da­los de co­rrup­ción más gra­ves de la historia de Ma­llor­ca. De tal ex­pe­rien­cia sur­gen sin du­da la ma­yo­ría de las du­rí­si­mas afir­ma­cio­nes de su no­ve­la, na­rra­da con un len­gua- je pró­xi­mo al de­tec­ti­ve Mén­dez, de Gon­zá­lez Ledesma. En una tra­ma co­ral, que ca­si se mi­me­ti­za con la reali­dad, donde To­rren­te y Harry el Su­cio tie­nen su mi­nu­to de glo­ria y en la que uno de los se­cun­da­rios, el co­mi­sa­rio Ay­me­rich, afir­ma que Ma­llor­ca es «co­mo Si­ci­lia pe­ro sin muer­tos», no ca­ben los eu­fe­mis­mos. Una historia su­cia, pa­ra trans­mi­tir la po­dre­dum­bre que la co­rroe, de­be con­tar­se con pa­la­bras su­cias… y es­ta afir­ma­ción lle­va­da al ex­tre­mo nos con­du­ce a la ima­gen nau­sea­bun­da de la mos­ca.

Aso­cia­da a es­ce­nas que pro­du­cen apren­sión, só­lo Kat­he­ri­ne Mans­field, en La mos­ca, uno de los tex­tos más crue­les que se han es­cri­to nun­ca, con­vir­tió al díp­te­ro en víc­ti­ma a manos, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, de un hom­bre. Y eso es lo que Pery ha­ce en su no­ve­la, donde las mos­cas se hie­ren en­tre sí, con­ver­ti­das al mis­mo tiempo en cul­pa­bles y víc­ti­mas, atra­pa­das en un cuer­po des­com­pues­to. Un sis­te­ma so­cial que por po­dri­do ya no sir­ve.

UNA HISTORIA SU­CIA, PA­RA TRANS­MI­TIR LA PO­DRE­DUM­BRE, DE­BE CON­TAR­SE CON PA­LA­BRAS SU­CIAS

«Mos­cas», un re­la­to vi­bran­te pa­ra el de­but li­te­ra­rio de Agus­tín Pery M. NIETO KOENING

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.