JESÚS LI­LLO

ABC - Cultural - - Musica Debate -

on­si­de­ra­do des­de su irrup­ción co­mo no­ví­si­ma ex­pre­sión del vi­gor y la rebeldía de una ju­ven­tud cu­yos va­lo­res, fí­si­cos y emo­cio­na­les, ha­bían si­do idea­li­za­dos des­de si­glos atrás, el rock aún re­pre­sen­ta la an­tí­te­sis de la ma­du­rez. Qué de­cir de quie­nes en­ve­je­cen y pier­den la voz con la mis­ma can­ción de siem­pre. Dis­traí­dos, de­ja­mos incluso que El­vis se con­su­mie­ra co­mo atrac­ción de ba­rra­ca en Las Ve­gas. En el 77, cuan­do re­ven­tó, éra­mos to­dos muy pun­kis. Hay que mo­rir jo­ven –«Es me­jor que­mar­se que apa­gar­se len­ta­men­te», de­jó es­cri­to Neil Young; vein­ti­sie­te años es el ca­non– y evi­tar que el reuma óseo y crea­ti­vo ter­mi­ne por con­tra­ve­nir un dog­ma ge­ne­ra­cio­nal en el que la ex­pe­rien­cia no es pre­ci­sa­men­te un grado.

Es es­ta con­fu­sión, de­ri­va­da del sim­bo­lis­mo postado­les­cen­te que arras­tra el rock, la que a es­te la­do del es­ce­na­rio con­ta­gia al afi­cio­na­do, acom­ple­ja­do y ten­ta­do a con­su­mir cualquier ma­ca­na de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y a re­cha­zar pro­duc­tos pre­sun­ta­men­te ave­jen­ta­dos. Es­tar al día –o si­mu­lar­lo, lo im­por­tan­te es par­ti­ci­par en un jue­go en el que muy po­cos tie­nen el talento de un Tim Hec­ker– re­ju­ve­ne­ce una bar­ba­ri­dad en una sociedad ob­se­sio­na­da con la re­vo­lu­ción re­crea­ti­va y tam­bién con el abis­mo de la ob­so­les­cen­cia. Hay que mo­rir, co­mo hi­cie­ron Man­za­ni­ta o Prin­ce, pa­ra ha­cer­se ve­ne­rar. U2 es hoy el pa­ra­dig­ma de la per­ma­nen­cia de las gran­des marcas del si­glo XX. En una era de star­tups y sen­sa­cio­na­lis­mo, de fal­sos ha­llaz­gos y hui­das ha­cia adelante, U2 es po­co más que una ca­pi­tu­la­ción que aten­ta con­tra la obli­ga­ción cí­vi­ca de ser ser y pa­re­cer jo­ven, no so­lo en el mer­ca­do mu­si­cal. Co­mo el sexo y otras ma­ni­fes­ta­cio­nes de re­ajus­te hor­mo­nal, el rock no es ap­to pa­ra to­dos los pú­bli­cos.

C

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.