PÉ­REZ-REVERTE Y SU ME­JOR FAL­CÓ

Con «Sa­bo­ta­je» lle­ga la ter­ce­ra par­te de la tri­lo­gía pro­ta­go­ni­za­da por el es­pía Lo­ren­zo Fal­có, don­de la pe­ri­cia del au­tor de «Ala­tris­te» en el ar­te de con­tar bri­lla de ma­ne­ra so­ber­bia

ABC - Cultural - - Libros - JO­SÉ M. PO­ZUE­LO YVANCOS

Se no­tó en Eva, la se­gun­da no­ve­la de la tri­lo­gía pro­ta­go­ni­za­da por el es­pía Lo­ren­zo Fal­có, que la se­rie le es­ta­ba gus­tan­do es­cri­bir­la a Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte. Res­pec­to a la pri­me­ra en­tre­ga, Eva ha­bía cre­ci­do en dos di­men­sio­nes: el lu­gar con­ce­di­do a los es­ce­na­rios (allí fue Tán­ger) y la im­por­tan­cia que iban ga­nan­do los per­so­na­jes se­cun­da­rios o co­pro­ta­go­nis­tas. Es­pe­cial­men­te ocu­rre en el ca­so de las mu­je­res. En aque­lla no­ve­la fue­ron Moi­ra Ni­ko­laos y la pro­pia Eva Ne­ret­va, en Sa­bo­ta­je son Ma­ría Onits­ka o la enig­má­ti­ca fo­tó­gra­fa Ed­die Ma­yo quie­nes ofre­cen una dua­li­dad lle­na de ma­ti­ces. En cuan­to a las at­mós­fe­ras, el Pa­rís de los bue­nos ho­te­les, el pre­ci­so re­co­rri­do por es­ce­na­rios co­no­ci­dos por­que es­tán pre­sen­tes en no­ve­las an­te­rio­res de Pé­rez-Reverte, y por­que for­man par­te del ci­ne y de la mi­to­lo­gía ar­tís­ti­ca; los puen­tes del Sena, los ca­fés de la Ri­ve Gau­che, los ho­te­les de la rue Ri­vo­li, y has­ta el mun­do de ca­ba­ret de Pi­ga­lle, que ha im­por­ta­do el pre­vio de Ber­lín, o la so­cie­dad eu­ro­pea de en­tre­gue­rras que per­mi­te a Pé­rez-Reverte ha­cer un guiño de ho­me­na­je a Mar­le­ne Die­trich, la ac­triz cu­ya be­lle­za con­cen­tra aquel ám­bi­to ar­tís­ti­co y mun­dano.

Un mun­do que co­mo su­ce­de con Pé­rez-Reverte ha si­do amue­bla­do con pre­ci­sión: ob­je­tos, mar­cas de ro­pa o de per­fu­me, be­bi­das o co­ches, pe­rió­di­cos de la épo­ca, etc. Todo ello es fon­do pa­ra am­bien­tar el real cam­po de ba­ta­lla de los dos ban­dos po­lí­ti­co-mi­li­ta­res que se es­ta­ban en­fren­tan­do ya en la gue­rra de España, el de Sta­lin y el de Hitler. La no­ve­la trans­cu­rre en Pa­rís du­ran­te el go­bierno de Leon Blum, pre­vio a la in­va­sión na­zi, cuan­do pu­lu­la­ban en esa ciu­dad to­das las fi­gu­ras po­si­bles de la fal­se­dad y el in­ter­cam­bio. Mer­ca­de­res que se be­ne­fi­cian de los apu­ros de mi­llo­na­rios ju­díos cen­troeu­ro­peos que han de ven­der sus cua­dros, cam­bios de po­der que si­túan a ca­da uno en un lu­gar ines­pe­ra- do, con co­mer­cios de ar­mas en los que in­ter­me­dia­rios se apro­ve­chan de la con­tien­da es­pa­ño­la, o de los afa­nes im­pe­ria­les del Fas­cio ita­liano. So­bre­sa­le otra vez el Al­mi­ran­te, y su re­la­ción ca­si pa­terno fi­lial con Fal­có, en diá­lo­gos que no tie­nen des­per­di­cio. Pe­ro co­mo su­ce­de con la con­ver­sa­ción en­tre Fal­có (es­pía al ser­vi­cio de Fran­co) con el je­fe del es­pio­na­je so­vié­ti­co en España, en un mo­men­to todo pue­de cam­biar. La Historia tu­vo esos vi­ra­jes. Ocu­rrió en el ca­so de las de­pu­ra­cio­nes de Sta­lin al pro­vo­car pur­gas de trots­kis­tas, pe­ro tam­bién ase­si­na­tos no­to­rios co­mo el de An­dreu Nin, que se ci­ta en Sa­bo­ta­je (o el de Ro­bles que ha pro­ta­go­ni­za­do otros li­bros).

Ven­gan­zas y che­cas

Ese fon­do his­tó­ri­co real de ven­gan­zas y che­cas pro­por­cio­na a Sa­bo­ta­je una di­men­sión que, al ser coin­ci­den­te con ca­mu­fla­jes de tan­tos, per­mi­te a Fal­có jus­ti­fi­car una mo­ral que no tie­ne, en la que no cree. Bai­la so­lo, se­gún ad­mi­te. Su bai­le es su in­te­rés, co­mo ha­cen to­dos, aun­que el per­so­na­je se ha ido hu­ma­ni- zan­do co­mo se ve con las pa­la­bras de­di­ca­das al pue­blo de et­nia he­re­ra ma­sa­cra­do en el Áfri­ca su­doc­ci­den­tal, o con la po­bre gen­te, ya sean re­pu­bli­ca­nos o na­cio­na­les, víctimas de en­ga­ños y tram­pan­to­jos ideo­ló­gi­cos va­rios.

El flan­co in­ter­na­cio­nal de Sa­bo­ta­je se­gu­ra­men­te se ve­rá acre­cen­ta­do por ha­ber de­ci­di­do Pé­re­zRe­ver­te que Pi­cas­so y el Guer­ni­ca, que se creó pa­ra ser ex­pues­to en la Ex­po­si­ción Universal de Pa­rís en ho­me­na­je a la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la (y en­car­ga­do por ella) en­tren en su no­ve­la. No era fá­cil sa­lir ai­ro­so con Pi­cas­so. Su re­tra­to se be­ne­fi­cia de la pers­pec­ti­va de Lo­ren­zo Fal­có, lo que per­mi­te mez­clar la ad­mi­ra­ción de quien sa­be que es­tá an­te un por­ten­to de la Na­tu­ra­le­za, pe­ro al mis­mo tiem­po sub­ra­yar una per­so­na­li­dad pe­cu­liar que a Fal- có lle­ga a in­tere­sar­le más que su ar­te. En ese Pa­rís de in­tri­gas y ase­si­na­tos, to­da la suer­te de Eu­ro­pa se es­ta­ba ven­ti­lan­do en par­ti­das en las que In­gla­te­rra y la Fran­cia re­pu­bli­ca­na ju­ga­ban car­tas mar­ca­das por in­tere­ses no siem­pre con­fe­sa­bles.

Gran vi­gor

Sa­bo­ta­je es de las tres de la se­rie la que sos­tie­ne el in­te­rés na­rra­ti­vo con ma­yor vi­gor, por los cam­bios de for­tu­na que la in­tri­ga va pro­por­cio­nan­do y que la maes­tría en el ar­te de con­tar, que Pé­rez-Reverte pa­re­ce te­ner co­mo si fue­se na­tu­ra­le­za, la sa­be­mos fru­to de es­tu­dio de cual­quier de­ta­lle. Pa­ra que la re­lo­je­ría de su ar­te fun­cio­ne co­mo un re­loj Pa­tek Phi­lip­pe, en es­ta pau­ta­da y so­ber­bia me­di­ción na­rra­ti­va de una no­ve­la de es­pías que me pa­re­ce la me­jor de la tri­lo­gía.

Sa­bo­ta­je Ar­tu­ro Pé­rez-Reverte Al­fa­gua­ra, 2018 376 pá­gi­nas 20,90 eu­ros eBook: 10,44 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.