«HOY, LA PO­LÍ­TI­CA ENOJARÍA A CON­CEP­CIÓN ARE­NAL»

Nues­tra Historia se ol­vi­dó de Con­cep­ción Are­nal, pe­ro su le­ga­do so­cial lle­ga has­ta nues­tros días. An­na Ca­ba­llé re­cu­pe­ra su fi­gu­ra

ABC - Cultural - - Libros - LAURA RE­VUEL­TA

Du­ran­te mu­chos años An­na Ca­ba­llé (Hos­pi­ta­let de Llo­bre­gat, 1954) fue una crí­ti­ca ha­bi­tual de las pá­gi­nas de es­te su­ple­men­to. Las bio­gra­fías eran (y son) su es­pe­cia­li­dad aca­dé­mi­ca. Ha es­cri­to la de Francisco Um­bral y Car­men La­fo­ret, en­tre otras. En 2005 aco­me­tió el ca­si pre­mo­ni­to­rio en­sa­yo –a te­nor de lo acon­te­ci­do en los úl­ti­mos años– Breve historia de la mi­so­gi­nia. Aho­ra se atre­ve con una fi­gu­ra tan ocul­ta co­mo la de Con­cep­ción Are­nal. – ¿Por qué ella y no otra mu­jer ol­vi­da­da por nues­tra historia? –Te­nía que for­mar par­te de una co­lec­ción ti­tu­la­da Es­pa­ño­les emi­nen­tes (Tau­rus) y pen­sé que la mu­jer más emi­nen­te de nues­tro pa­sa­do, al me­nos una de ellas, era, sin du­da, Con­cep­ción Are­nal. Por otro la­do, ha­bía po­ca in­for­ma­ción y su per­so­na­li­dad re­sul­ta­ba muy enig­má­ti­ca. Es ca­si obli­ga­do que al em­pe­zar una bio­gra­fía ten­gas pre­gun­tas a las que quie­ras dar res­pues­ta. Mis pre­gun­tas eran muy ob­vias: ¿Quién fue? ¿Me­re­ce la pe­na res­ca­tar­la? – Es una mu­jer de provincias que, sin em­bar­go, lu­cha por gran­des y ra­di­ca­les cau­sas. –No creo que el ser de provincias o de gran ciu­dad afec­te pa­ra na­da al ta­len­to y la vo­ca­ción de una per­so­na. Ella era au­to­di­dac­ta, to­das las mu­je­res de su tiem­po, y se ha­bía for­ma­do le­yen­do a los fi­ló­so­fos fran­ce­ses. Le dio un mar­co muy am­plio a su am­bi­ción de cam­biar el mun­do que veía a su al­re­de­dor. – ¿Fue fá­cil for­jar­se co­mo una mu­jer au­to­di­dac­ta? –Nun­ca lo es, pe­ro tam­bién pro­por­cio­na una gran li­ber­tad. Lo que es­tá cla­ro es que Are­nal te­nía una po­de­ro­sa vo­ca­ción in­te­lec­tual y leer, ob­ser­var y es­cri­bir eran im­pe­ra­ti­vos pa­ra ella. El pri­mer ar­tícu­lo que pu­bli­ca tra­ta del in­ven­tor Ja­mes Watt, el que me­jo­ró sus­tan­cial­men­te el fun­cio­na­mien­to de la má­qui­na de va­por. Lo pu­bli­ca en va­rias lar­gas en­tre­gas con un ob­je­ti­vo: ilus­trar a tra­vés de Watt có­mo la in­ter­ven­ción de la so­cie­dad apo­yan­do el ta­len­to es de­ci­si­va pa­ra que es­te pue­da pros­pe­rar. Es­toy con­ven­ci­da de que pen­sa­ba en sí mis­ma. Pe­ro ella no tu­vo la suer­te de Watt y nun­ca dis­pu­so de los apo­yos su­fi­cien­tes. – Tie­ne una exis­ten­cia dra­má­ti­ca, mar­ca­da por la pér­di­da, ¿Có­mo in­flu­ye es­to en su per­so­na­li­dad y en sus lu­chas? –Ver mo­rir a su pa­dre co­mo un pros­cri­to, por ser li­be­ral, cuan­do ella tie­ne nue­ve años, le im­bu­ye un sen­ti­do pe­si­mis­ta de la vi­da que ya nun­ca po­drá su­pe­rar. Ella mis­ma de­cía que era un va­so ne­gro y que todo lo que to­ca­ba lo te­ñía de tris­te­za. Pe­ro lo cier­to es que he des­cu­bier­to tam­bién un gran sen­ti­do del hu­mor. Tie­ne eta­pas que res­pi­ran ale­gría y fe­li­ci­dad y es­cri­be car­tas lle­nas de pi­car­día y de pe­que­ñas bro­mas. – ¿Con qué otras mu­je­res de la épo­ca se co­deó y co­la­bo­ró? –Tu­vo dos gran­des ami­gas que fue­ron tam­bién sus con­fi­den­tes. Jua­na de Ve­ga, la con­de­sa de Es­poz y Mi­na, y Pi­lar Ma­ta­mo­ros, ca­sa­da con el na­tu­ra­lis­ta Lu­cas Tor­nos. Tam­bién ad­mi­ró mu­cho a Ger­tru­dis Gó­mez de Ave­lla­ne­da y se car­tea­ron en al­gu­nas oca­sio­nes. Man­tu­vo una amis­tad es­pe­cial, quie­ro de­cir muy ad­mi­ra­ti­va por par­te de Are­nal (que no so­lía ad­mi­rar a mu­cha gen­te) con la rei­na Ma­ría Vic­to­ria del Poz­zo, ca­sa­da con Ama­deo de Sa­bo­ya. De pros­pe­rar el rei­na­do de Ama­deo las co­sas le hu­bie­ran ido me­jor a Are­nal pues la rei­na, me­nos­pre­cia­da por la no­ble­za y por el pue­blo, sin na­da que ha­cer, en­con­tró un re­fu­gio en la be­ne­fi­cen­cia y apo­yó, en­tu­sias­ta, a Are­nal – ¿Cuá­les son sus principales lo­gros y có­mo ha in­flui­do en nues­tros días? – Fue­ron mu­chos aun­que la ma­yo­ría no los vio en vi­da. Todo lo que tie­ne que ver con el uni­ver­so de las pri­sio­nes fue pen­sa­do por Are­nal: el mo­de­lo ce­lu­lar de cár­cel, la ne­ce­si­dad de que al man­do de las mis­mas hu­bie­ra fun­cio­na­rios pre­pa­ra­dos y, so­bre todo, la ne­ce­si­dad de ver la cár­cel co­mo un ins­tru­men­to no so­lo de pu­ni­ción y cas­ti­go sino de re­cu­pe­ra­ción del pre­so pa­ra la so­cie­dad. Por otra par­te, la ne­ce­si­dad, que Are­nal vio co­mo na­die, de que el Es­ta­do se hi­cie­ra res­pon­sa­ble de las cla­ses me­nos fa­vo­re­ci­das ar­ti­cu­lan­do dis­po­si­cio­nes –sa­ni­dad universal, es­cue­las pú­bli­cas, alo­ja­mien­tos de ba­jo cos­te– que las sa­ca­ra del pau­pe­ris­mo. Has­ta aquel mo­men­to el so­co­rro a los ne­ce­si­ta­dos es­ta­ba en ma­nos de la Igle­sia. Are­nal bus­ca el em­po­de­ra­mien­to de una so­cie­dad ci­vil que se com­pro­me­ta con las cau­sas que re­quie­ran de su apo­yo. – ¿ Por qué lu­cha­ría ella en nues­tros días? –Po­de­mos es­pe­cu­lar con es­ta idea. Aho­ra el desafío más in­me­dia­to de nues­tra so­cie­dad no son las cár­ce­les o la men­di­ci­dad de las ca­lles, sino las olas de in­mi­gran­tes que no en­cuen­tran una aco­gi­da fá­cil por­que to­das las so­lu­cio­nes re­quie­ren mu­cho es­fuer­zo por am­bas par­tes. En cuan­to a qué pen­sa­ría, me te­mo que el en­ca­na­lla­mien­to mo­ral y po­lí­ti­co que vi­vi­mos en los úl­ti­mos años, la in­qui­na que pa­re­ce ins­ta­la­da en lo pro­fun­do de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la enojaría a Con­cep­ción Are­nal. – ¿Des­pués de es­cri­bir su «Historia de la mi­so­gi­nia» en 2006, có­mo ve el pa­no­ra­ma? –Yo lo veo mu­cho me­jor, in­fi­ni­ta­men­te me­jor. Creo que las mu­je­res vi­vi­mos un mo­men­to muy es­pe­cial. Se ha pro­du­ci­do una co­ne­xión in­ter­ge­ne­ra­cio­nal que ha da­do mu­cha fuer­za al fe­mi­nis­mo y el ma­chis­mo es­tá que­dan­do co­mo un es­pa­cio atrin­che­ra­do y ajeno al sen­tir de los tiem­pos. Los tiem­pos van a fa­vor de la igual­dad y del res­pe­to. Con ello va­mos a ga­nar to­dos. – ¿Lle­ga­rá el día en qué no que­den más mu­je­res en los már­ge­nes de la historia? –Ese día nun­ca lle­ga­rá por­que la me­mo­ria de mu­chas mu­je­res va­lio­sas se per­dió pa­ra siem­pre. Pe­ro es­tá cla­ro que es­ta­mos in­mer­sos en un sa­lu­da­ble pro­ce­so de re­es­cri­tu­ra de la Historia en una cla­ve mu­cho más plu­ral e in­te­gra­do­ra.

Hom­bres y mu­je­res «El ma­chis­mo es un es­pa­cio atrin­che­ra­do y ajeno al sen­tir de los tiem­pos»

An­na Ca­ba­llé es au­to­ra tam­bién de la bio­gra­fia fun­da­men­tal de Francisco Um­bral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.