LOS HI­JOS QUE NO LLE­GAN

La ilus­tra­do­ra Pau­la Bonet ha su­fri­do dos abor­tos es­pon­tá­neos. Y del do­lor na­ce es­ta re­fle­xión. Com­par­te su pér­di­da en es­te dia­rio

ABC - Cultural - - Libros - LAURA FERRERO

Roe­do­res. Cuer­po de em­ba­ra­za­da sin em­brión

Pau­la Bonet o me­jor que he leí­do so­bre el abor­to, ese te­ma del que na­die pa­re­ce que­rer ha­blar, lo es­cri­bió la au­to­ra Les­lie Ja­mi­son en The em­pathy exams, que aquí se tra­du­jo con un nom­bre po­co acer­ta­do: El an­zue­lo del dia­blo. No fue Oria­na Fa­lla­ci en Car­ta a un ni­ño que nun­ca na­ció la que me sa­cu­dió sino la pro­pia Ja­mi­son con aque­lla des­crip­ción asép­ti­ca pe­ro in­creí­ble­men­te lú­ci­da que ha­cía so­bre la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo y la em­pa­tía: ese de­seo de que los de­más en­tien­dan el do­lor. Des­gra­cia­da­men­te, el do­lor no es siem­pre re­co­no­ci­ble, en oca­sio­nes se en­cuen­tra ale­ja­do dia­me­tral­men­te de la di­men­sión del su­fri­mien­to fí­si­co: no hay con­vul­sio­nes ni es­pu­ma­ra­jos por la bo­ca. Una an­he­la­ría sen­tir un do­lor tan vi­si­ble que na­die pu­die­ra no dar­se cuen­ta, pe­ro el do­lor anida en una di­men­sión mis­te­rio­sa e in­son­da­ble.

En el li­bro que nos ocu­pa, Roe­do­res, Cuer­po de em­ba­ra­za­da sin em­brión, la pin­to­ra y ar­tis­ta Pau­la Bonet ( Vi­lla­rreal, 1980) ha­bla de otro ti­po de abor­to, del que se produce por cau-

LLi­te­ra­tu­ra Ran­dom Hou­se, 2018 pá­gi­nas eu­ros sas na­tu­ra­les. La su­ya es la historia de dos abor­tos es­pon­tá­neos que abor­da en un li­bro ob­je­to que es, por un la­do, un ani­ma­la­rio ilus­tra­do en for­ma­to de acor­deón que iba ser pa­ra la hi­ja que no na­ció, y un dia­rio breve pe­ro de gran in­ten­si­dad poé­ti­ca en el que va na­rran­do sus ges­ta­cio­nes. Con su tes­ti­mo­nio per­so­nal e ín­ti­mo, pe­ro so­brio –co­sa na­da fá­cil en un ca­so así–, tra­ta de rom­per el ta­bú del abor­to y po­ne en en­tre­di­cho esa ma­ter­ni­dad al­mi­ba­ra­da tan ale­ja­da de la reali­dad del cuer­po cam­bian­te del em­ba­ra­zo, de las mo­les­tias y los vó­mi­tos. Pau­la Bonet y una ilustrción de su li­bro

Roe­do­res es, a mi jui­cio, una ex­plo­ra­ción an­te el va­cío de lo que ya no exis­te pe­ro tam­po­co lle­gó a exis­tir más que co­mo pro­me­sa, ex­pec­ta­ti­va, ilu­sión. Es un li­bro que se sos­tie­ne en ese amor por adelantado y a fon­do per­di­do que en­tre­ga­mos a los hi­jos, aun­que no lle­guen a na­cer. «Pe­ro al ra­tón se le pa­ró el co­ra­zón y se que­dó allí den­tro, quie­to, mu­do. Co­mo si no qui­sie­ra mo­les­tar. Es­toy se­gu­ra de que aquel ra­tón era una ra­to­na», es­cri­be Pau­la Bonet, que reivin­di­ca con Roe­do­res la ne­ce­si­dad de vi­vir el due­lo, de po­der ex­pre­sar­lo sin que una sien­ta que tie­ne una ta­ra. En de­fi­ni­ti­va: reivin­di­ca el de­re­cho de ha­cer vi­si­ble lo in­vi­si­ble.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.