NA­DA ES LO QUE PA­RE­CE EN GHIRRI

El Mu­seo Rei­na So­fía re­co­rre una dé­ca­da muy con­cre­ta de Lui­gi Ghirri, el fotógrafo ita­liano de los ar­ti­fi­cios

ABC - Cultural - - Arte - JA­VIER DÍAZ- GUAR­DIO­LA

El Mu­seo Rei­na So­fía la pre­sen­ta co­mo la pri­me­ra gran ci­ta de su au­tor fue­ra de Ita­lia. Por al­go lo se­rá. Y no quie­ran en­ten­der con es­to que le res­to yo un ápi­ce de in­te­rés a la fo­to­gra­fía de Lui­gi Ghirri (1943-1992). De he­cho, pien­so en las hor­das de ar­tis­tas es­pa­ño­les de ca­li­dad de los que nos que­da aún por leer «pri­me­ra ex­po­si­ción en Eu­ro­pa». Y al­go tie­ne que te­ner es­te au­tor cuan­do ha se­du­ci­do, ya no só­lo a ga­le­ris­tas co­mo Matthew Marks, cuan­to al Folk­wang Mu­seum de Es­sen o al Jeu de Pau­me pa­ra or­ga­ni­zar es­ta fal­sa re­tros­pec­ti­va de su la­bor.

«Fal­sa», por­que so­lo se ocu­pa, sin mu­cho sen­ti­do, de una dé­ca­da de su tra­yec­to­ria, la de los se­ten­ta, la que le re­sul­tó más fe­cun­da, pe­ro que desecha la po­si­bi­li­dad de dar­lo a co­no­cer en ca­pí­tu­los pos­te­rio­res tam­bién in­tere­san­tes co­mo «pai­sa­jis­ta», co­la­bo­ra­dor de otros ar­tis­tas (en­tró en el ta­ller de fi­gu­ras co­mo Mo­ran­di) o co­mo por­ta­dis­ta de dis­cos jun­to a Lu­cio Da­lla.

Y así, aco­ta­do en­tre los años en los que de­ja la que era su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal co­mo apa­re­ja­dor y to­pó­gra­fo (y que tan­to le in­flui­rá en su ma­ne­ra de en­cua­drar y «ma­pear» con la cá­ma­ra) y la ex­po­si­ción que le con­sa­gra, Ve­ra Fo­to­gra­fia (1979), en la que reunió 14 «gru­pos» de tra­ba­jo –así lla­ma­ba a sus se­ries–, y que son los 14 apar­ta­dos en los que se di­vi­de es­ta ci­ta ma­dri­le- ña, Ghirri po­dría pa­re­cer un fotógrafo ama­teur. Un ama­teur que apos­tó por el co­lor cuan­do «la sus­tan­cia» fo­to­grá­fi­ca se des­ti­la­ba en blan­co y ne­gro; un ama­teur que no po­si­ti­va­ba sus ne­ga­ti­vos, sino que los lle­va­ba a la tí­pi­ca tien­da de ba­rrio (de ahí el re­du­ci­do ta­ma­ño y la eva­nes­cen­cia de mu­chos de sus ori­gi­na­les)... Na­da más le­jos. El re­co­rri­do da pie al (re)des­cu­bri­mien­to de un au­tor sis­te­má­ti­co, pau­ta­do, enemi­go de es­tri­den­cias; un vi­sio­na­rio que ya aler­ta­ba so­bre las «imá­ge­nes in­ter- me­dias», esas que dan pie a fic­cio­nes que ame­na­zan con des­truir nues­tra ex­pe­rien­cia di­rec­ta de la reali­dad (¿no les sue­na eso a mun­do vir­tual ac­tual?); un au­tor ob­se­sio­na­do con lo que es real y lo que es fic­ción en la ima­gen: así, en Pai­sa­jes de car­tón, no sa­be­mos qué es atrez­zo en lo na­tu­ral; en El país de los ju­gue

un par­que de atrac­cio­nes dispara la ima­gi­na­ción, co­mo en In sca­la, lo ha­cen las mi­nia­tu­ras de uno te­má­ti­co. En Atlan

ma­cro­len­tes le per­mi­ten con­ver­tir en «imá­ge­nes reales» las sa­ca­das de atlas... Ghirri se to­ma en «se­rie» el di­ver­ti­men­to: en Ca­tá­lo­go, en Km. 0,250, en In­fi­ni­to; en Dia­frag­ma; en el li­bro Ko­da­chro­me (uno de sus hi­tos), don­de dis­po­ne las imá­ge­nes por pa­re­jas pa­ra pro­vo­car ha­llaz­gos ines­pe­ra­dos; en Ve­du­te, don­de re­fle­xio­na so­bre el en­cua­dre y, por ello, so­bre lo que de­li­mi­ta, lo que que­da fue­ra... Cuan­to más se em­pa­ti­za con sus in­tere­ses, más se to­ma con­cien­cia de su sano sen­ti­do lú­di­co de lo fo­to­grá­fi­co.

«Brest» (1972) y «Li­do di Spi­na» (1974), de la mues­tra «El ma­pa y el te­rri­to­rio»

tes, te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.