PE­NÚL­TI­MO EN­CUEN­TRO CON PI­CAS­SO

El nom­bre del pin­tor ma­la­gue­ño do­bla es­tos días el ma­pa de Es­pa­ña: En su ciu­dad na­tal, el Mu­seo Pi­cas­so es­tu­dia su an­cla­je a la tra­di­ción. En Bar­ce­lo­na, la Fun­da­ción Map­fre lo en­fren­ta a Pi­ca­bia

ABC - Cultural - - Arte - JUAN FRANCISCO RUE­DA

El sur co­mo nor­te

El sur de Pi­cas­so. Re­fe­ren­cias an­da­lu­zas si­túa al ar­tis­ta ma­la­gue­ño co­mo par­te de una tra­di­ción ar­tís­ti­ca de la cual no qui­so huir, aun­que, co­mo mo­tor de crea­ción, en­tra­ra en cons­tan­te con­flic­to con ella, re­for­mu­lán­do­la co­mo mu­chos de los maes­tros que le pre­ce­die­ron y que aquí se ha­llan. El peso de la he­ren­cia, que nun­ca lo las­tró, re­sul­ta ab­so­lu­ta­men­te pal­pa­ble en bue­na par­te de las pie­zas ex­pues­tas, sin du­da, re­for­za­do por el diá­lo­go con nu­me­ro­sas obras del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co es­pa­ñol que re­co­rren casi tres mi­le­nios. Tie­ne la vir­tud es­ta mues­tra de cons­ti­tuir­se en la «pues­ta en es­ce­na» de una se­rie de re­fe­ren­cias, y, por tan­to, la po­si­bi­li­dad de tran­si­tar en­tre ellas, asu­mi­das y di­fun­di­das por la his­to­rio­gra­fía des­de ha­ce dé­ca­das, y que pue­blan sis­te­má­ti­ca­men­te los vo­lú­me­nes de es­tu­dio so­bre el ar­tis­ta. Cumple, en cier­to mo­do, el re­cu­rren­te de­seo de ha­cer dia­lo­gar «in si­tu» a Pi­cas­so con sus «an­ces­tros», y que, por ejem­plo, vi­mos cum­pli­do en El re­tra­to es­pa­ñol. Del Gre­co a Pi­cas­so (2005), en el Mu­seo del Pra­do. PO­SEE­DOR DE UN INEQUÍ­VO­CO pen­sa­mien­to en imá­ge­nes, que le per­mi­te el ras­treo y sín­te­sis de nu­me­ro­sos re­gis­tros vi­sua­les de la His­to­ria del Ar­te uni­ver­sal, Pi­cas­so es profundo co­no­ce­dor de có­mo el prés­ta­mo, la ci­ta, la ico­no­tro­pía o la variación son es­tra­te­gias pro­pias del pro­ce­so crea­ti­vo.

El con­jun­to lo con­for­man 200 obras. Un uni­ver­so ex­po­si­ti­vo que vie­ne a ser una suer­te de car­to­gra­fía emo­cio­nal e iden­ti­ta­ria mar­ca­da por pun­tos car­di­na­les pa­ra Pi­cas­so. En es­te «te­rri­to­rio», su obra dia­lo­ga con las de El Gre­co, Sán­chez Co­tán, Juan van der Ha­men, Zur­ba­rán, Ve­láz­quez, Alon­so Cano, An­to­nio de Pe­re­da, Mu­ri­llo, Pe­dro de Me­na, Me- lén­dez, Go­ya, Blan­chard, Juan Gris, Mo­reno Vi­lla, Ma­nuel Án­ge­les Or­tiz o Ismael Gon­zá­lez de la Ser­na, en­tre otros. Jun­to a es­tos, nu­me­ro­sí­si­mas pie­zas ar­queo­ló­gi­cas ibe­ras, fe­ni­cias y gre­co­rro­ma­nas, pro­ce­den­tes de mu­seos an­da­lu­ces, que ayu­dan a evi­den­ciar con in­du­da­ble efi­ca­cia, la «ata­du­ra» de Pi­cas­so a una he­ren­cia que, nun­ca me­jor di­cho, se con­vier­te en ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co del que, a lo lar­go de su ca­rre­ra, se au­xi­lia «aca­rrean­do» ma­te­ria­les que re­con­tex­tua­li­za en nu­me­ro­sí­si­mas obras y en muy dis­tin­tos tiem­pos.

De­be­mos ver en es­te ac­to un ejer­ci­cio de re­afir­ma­ción de la iden­ti­dad cul­tu­ral, de su vin­cu­la­ción con un ori­gen, aun­que se­ría erró­neo no aten­der a otros diá­lo­gos que man­tu­vo con maes­tros de con­tex­tos y tra­di­cio­nes aje­nas a la hispana.

Son va­rias las lí­neas que po­nen en re­la­ción la pro­duc­ción «pi­cas­sia­na» con pá­gi­nas im­por­tan­tes de la His­to­ria del Ar­te es­pa­ñol. Cier­ta­men­te, «lo me­di­te­rrá­neo» –y aquí ha de en­ten­der­se co­mo una par­te fun­da­men­tal la mi­to­lo­gía gre­co­la­ti­na– se cons­ti­tu­yó co­mo un mo­do de in­vo­car el ori­gen, una suer­te de re­gre­so a Íta­ca. Pero tam­bién un via­je sin con­tem­pla­cio­nes a la be­lle­za, la ale­gría de vi­vir y lo ar­cá­di­co, al tiem­po que una pros­pec­ción en las zo­nas más os­cu­ras del al­ma y com­por­ta­mien­to hu­ma­nos. Otras son la pre­sen­cia de la muer­te y la cons­truc­ción sim­bó­li­ca del «me­men­to mo­ri», así co­mo la de­pu­ra­ción y as­ce­tis­mo que pre­si­den al­gu­nos acer­ca­mien­tos de Pi­cas­so al mun­do co­ti­diano, co­mo sus bo­de­go­nes de pos­gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.