Dos vi­das dia­lo­gan­tes

ABC - Cultural - - Arte - ISA­BEL LÁ­ZA­RO

Bar­ce­lo­na es el en­torno ideal pa­ra pre­sen­tar por pri­me­ra vez un diá­lo­go en­tre dos au­to­res, an­ta­gó­ni­cos en su pos­tu­ra an­te el ar­te, que tu­vie­ron la Ciu­dad Con­dal co­mo ne­xo de unión de sus vi­das y sus obras. Dos ar­tis­tas de la re­le­van­cia del in­cues­tio­na­ble Pa­blo Pi­cas­so y el más ba­ta­lla­dor Fran­cis Pi­ca­bia se en­tre­cru­zan en el re­co­rri­do que nos pro­po­ne la Fun­da­ción Map­fre de la mano de la co­mi­sa­ria Au­ré­lie Ver­dier, con la co­la­bo­ra­ción del Mu­sée Gra­net de Aix en Pro­ve­nçe. Es­ta es una de esas mues­tras-te­sis de las que se sa­le con la in­men­sa sen­sa­ción de ha­ber re­des­cu­bier­to nue­vas pers­pec­ti­vas de los maes­tros que ya dá­ba­mos por co­no­ci­dos, dis­fru­tan­do de obras y do­cu­men­ta­ción pro­ce­den­tes de co­lec­cio­nes pri­va­das e ins­ti­tu­cio­nes de gran re­le­van­cia.

Otros han si­do los au­to­res a los que se les ha he­cho dia­lo­gar con el gran maes­tro Pi­cas­so en una búsqueda de in­fluen­cias y per­mea­bi­li­da­des. En es­ta mues­tra se hu­ye de es­ta vi­sión uni­di­rec­cio­nal pa­ra ir más allá y des­ta­car una re­la­ción in­cons­cien­te y cons­tan­te, in­vi­tán­do­nos a re­co­rrer su obra y su vi­da pa­ra com­pro­bar sus tan cer­ca­nas y di­fe­ren­tes res­pues­tas ar­tís­ti­cas an­te el mo­men­to que les to­có vi­vir. Des­de sus ini­cios cu­bis­tas que afron­ta­ron con ba­ga­jes bien dis­tin­tos, hasta su reac­ción an­te el Da­daís­mo, del que Pi­ca­bia fue uno de los pro­ta­go­nis­tas. Des­de su apro­xi­man­ción al ob­je­to me­dian­te unas de­li­ca­das pie­zas en pa­pel, hasta su eta­pa más de­co­ra­ti­va. To­das las sa­las de­mues­tran un cons­tan­te via­je de ida y vuel­ta, de reac­cio­nes y gui­ños que se en­cuen­tran en su par­ti­cu­lar «ase­si­na­to de la pin­tu­ra», co­mo com­por­ta­mien­to que más les acer­ca.

Pi­cas­so y Pi­ca­bia: des­de la so­no­ri­dad de su nom­bre y su pro­ce­den­cia es­pa­ño­la e his­pa- no-cu­ba­na, se en­tre­vé un ne­xo. Es­te pun­to de unión que­da de­mos­tra­do con es­pe­cial pro­ta­go­nis­mo en la sa­la de­di­ca­da al re­tra­to, así co­mo en el eje te­má­ti­co de los mons­truos y las me­ta­mor­fo­sis. La re­so­lu­ción de am­bos te­mas es dis­tan­te pero a la vez de­no­ta un ai­re co­mún. UN JUE­GO DE HIS­TO­RIAS CRU­ZA­DAS en el es­pa­cio y en el tiem­po que Pi­cas­so y Pi­ca­bia pro­ta­go­ni­zan lle­van­do a ca­bo ro­les casi an­ta­gó­ni­cos en su ma­ne­ra de en­ten­der el ar­te. La ex­tre­ma no­to­rie­dad de Pi­cas­so ha­ce cre­cer en Pi­ca­bia una des­me­di­da ob­se­sión por él, co­mo de­mues­tran car­tas y tex­tos. Amis­tad y re­ce­lo co­exis­ten y les im­pul­sa a dis­tan­ciar­se en sus for­mas, co­mo de­mues­tran los re­tra­tos de­cons­trui­dos de Pi­cas­so a par­tir de los años 30, mien­tras que Pi­ca­bia ba­sa los su­yos en fuen­tes fo­to­grá­fi­cas. Am­bos coin­ci­den en un sen­ti­do in­di­vi­dua­lis­ta, lo que les con­du­ce a ale­jar­se del su­rrea­lis­mo por vías di­fe­ren­tes.

En «el fi­nal de la par­ti­da», co­mo se ha de­no­mi­na­do a la úl­ti­ma eta­pa de am­bos au­to­res, ve­mos có­mo la dis­tan­cia se ha­ce ma­yor. Fren­te a la abs­trac­ción fi­nal de un Pi­ca­bia in­tere­sa­do por mo­no­cro­má­ti­cos lien­zos sal­pi­ca­dos de pun­tos, en­con­tra­mos la res­pues­ta de un Pi­cas­so que vuelve al más hu­ma­nis­ta re­tra­to con su par­ti­cu­lar hue­lla. És­ta es una acer­ta­da ex­po­si­ción que pro­po­ne un dúo des­co­no­ci­do de in­fluen­cias in­cons­cien­tes con dos gran­des maes­tros co­mo pro­ta­go­nis­tas, que bien po­drían pa­re­cer diez por la ex­tre­ma he­te­ro­ge­nei­dad de sus obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.