MA­RÍA HES­SE, FE­MI­NIS­MO Y COM­PRO­MI­SO

Ma­ría Hes­se le de­be su fa­ma a Fri­da Kah­lo, Da­vid Bo­wie y Loui­sa May Al­cott. Pero ellos le de­ben los tra­zos su­bli­mes que mues­tra aho­ra el Mu­seo ABC

ABC - Cultural - - Arte ♦ Illustracion ♦ Opinion - JA­VIER RU­BIO NOMBLOT Ma­ría Hes­se Tin­ta y sen­si­bi­li­dad Mu­seo ABC. Ma­drid. C/ Ama­niel, 29. Http://mu­seo.abc.es/. Has­ta el 25 de no­viem­bre

En la plan­ta ba­ja del Mu­seo ABC de Di­bu­jo y la Ilus­tra­ción, en Ma­drid, se desa­rro­lla es­ta pe­que­ña ex­po­si­ción de­di­ca­da a la ilus­tra­do­ra an­da­lu­za Ma­ría Hes­se ( Huel­va, 1982), una ar­tis­ta en cier­to mo­do sen­si­ble a esa ten­ta­ti­va de re­cu­pe­ra­ción del di­bu­jo in­ge­nuo o ado­les­cen­te que se dio en Se­vi­lla –su ciu­dad adop­ti­va– a lo lar­go de la pa­sa­da dé­ca­da y que se ca­rac­te­ri­za por el man­te­ni­mien­to de una cier­ta li­te­ra­li­dad o in­me­dia­tez pro­pias del di­bu­jo in­fan­til (en par­ti­cu­lar, la inexis­ten­cia de la pers­pec­ti­va, el es­cor­zo, la jus­ti­fi­ca­ción es­pa­cial…), y por el uso de todos esos có­di­gos pro­ce­den­tes del có­mic que for­man par­te ha­ce mu­cho de nues­tra cul­tu­ra vi­sual.

Al mis­mo tiempo, su obra ha si­do siem­pre de­fi­ni­da co­mo fe­mi­nis­ta, y, de hecho, la mu­jer, a la que ca­rac­te­ri­za de un mo­do es­pe­cial e in­con­fun­di­ble, es la protagonista de todos sus di­bu­jos, es­pe­cial­men­te de los que ha ex­pues­to, en una do­ce­na de oca­sio­nes, en es­pa­cios al­ter­na­ti­vos.

Hes­se –seu­dó­ni­mo to­ma­do del es­cri­tor ale­mán cu­yo De­mian su­pu­so pa­ra ella, co­mo pa­ra tan­tos otros ado­les­cen­tes, una re­ve­la­ción– se hi­zo fa­mo­sa con su pri­mer li­bro, Fri

da Kah­lo. Una bio­gra­fía, edi­ta­do por Lu­men en el año 2016 y que va por su de­ci­mo­quin­ta edi­ción y que se ha pu­bli­ca­do en do­ce paí­ses.

Es­ti­lo in­con­fun­di­ble

Es un li­bro de­li­cio­so, pro­fu­sa­men­te ilus­tra­do, que pue­de con­sul­tar­se en el mu­seo y del que se mues­tran al­gu­nos ori­gi­na­les. Tan­to el ima­gi­na­rio oní­ri­co, fe­me­nino y or­ga­ni­cis­ta de la pin­to­ra me­xi­ca­na co­mo su le­ve in­ge­nuis­mo y su vis­ce­ral –li­te­ral­men­te– ro­man­ti­cis­mo fue­ron asi­mi­la­dos por una ilus­tra­do­ra cre­ci­da y edu- ca­da en un mun­do de imá­ge­nes mu­cho más artificiales y efi­ca­ces, dan­do lu­gar a ese es­ti­lo in­con­fun­di­ble que bus­ca fu­sio­nar lo sin­té­ti­co con lo or­gá­ni­co pero que evi­den­te­men­te re­cha­za to­do el ba­rro­quis­mo presente en la obra de Kah­lo: si al­go ca­rac­te­ri­za las ilus­tra­cio­nes de Ma­ría Hes­se es la no­ta­ble au­sen­cia de de­ta­lles inú­ti­les, de ele­men­tos pai­sa­jís­ti­cos, de ac­ce­so­rios.

Su fa­mo­so co­ra­zón con ra­mas es un buen ejem­plo del ti­po de na­rra­ti­va que cul­ti­va la an­da­lu­za: ese icono, que re­pro­du­ce la co­no­ci­da « vi­sión de ra­yos X» tí­pi­ca del di­bu­jo in­fan­til y asi­mi­la­da tem­pra­na­men­te por el có­mic, evo­ca tan­to la re­pre­sen­ta­ción tó- pi­ca del amor ro­mán­ti­co –y de la fe­mi­nei­dad– co­mo su cre­ci­mien­to en el tiempo y el es­pa­cio. Es na­rra­ti­va vi­sual en sí mis­mo, es di­ná­mi­co, es una his­to­ria que se desa­rro­lla; es na­tu­ra­le­za y or­ga­ni­ci­dad, es sen­ti­mien­to y sen­sa­ción… Y al mis­mo tiempo, de­pen­de de un có­di­go tan ar­cano –el co­ra­zón vi­si­ble a tra­vés del tó­rax ya se da en el ar­te gó­ti­co– co­mo con­tem­po­rá­neo.

Sin or­de­na­do­res

Las otras dos se­ries que se ex­po­nen co­rres­pon­den a las ilus­tra­cio­nes pa­ra el Mu­jer­ci­tas de Loui­sa May Al­cott (edi­ta­do por Al­fa­gua­ra en 2018) y al Da­vid Bo­wie. Una bio­gra­fía, de Fran Ruiz ( Lu­men, 2018). Pa­ra el pri­me­ro ha op­ta­do la ar­tis­ta por la agua­da a tin­ta chi­na, y tie­nen es­tas ilus­tra­cio­nes un cier­to ai­re re­tro. En el se­gun­do em­plea su téc­ni­ca ca­rac­te­rís­ti­ca, el goua­che (nó­te­se que es­te re­torno a las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les no es fre­cuen­te en los di­bu­jan­tes actuales, co­mo pue­de ver­se en la ex­po­si­ción de ilus­tra­do­res me­xi­ca­nos que se desa­rro­lla un pi­so más aba­jo: Ma­ría Hes­se es de las po­cas ar­tis­tas que no ha­ce uso del or­de­na­dor).

Y, efec­ti­va­men­te, los di­bu­jos de­di­ca­dos a la vi­da del ca­ma­leó­ni­co Da­vid Bo­wie, a su bi­se­xua­li­dad, su vis­ce­ra­li­dad y su me­sia­nis­mo, tie­nen ese per­fu­me a ado­les­cen­cia, a es­te­reo­ti­po, que el fa­mo­so per­so­na­je, su épo­ca y el cul­to al ído­lo ju­ve­nil re­quie­ren: en es­ta úl­ti­ma obra Ma­ría Hes­se de­mues­tra de nue­vo, sin re­nun­ciar a su es­ti­lo, que no es una ar­tis­ta me­cá­ni­ca, sino una lú­ci­da y com­pro­me­ti­da in­tér­pre­te de los tex­tos que ilus­tra.

TRÍO GA­NA­DOR. La sen­da as­cen­den­te de Ma­ría Hes­se se ini­ció con sus di­bu­jos de Fri­da Kah­lo (aba­jo a la izquierda). Lue­go lle­ga­rían Bo­wie (a la izquierda) y «Mu­jer­ci­tas» (ba­jo es­tas lí­neas)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.