Vio­la y el len­to fluir de la vi­da

ABC - Cultural - - Arte ♦ Escultura y video - JA­VIER RU­BIO NOMBLOT

Evo­co las vi­sio­nes oní­ri­cas de la Eu­ro­pa desin­dus­tria­li­za­da fu­tu­ra con las que Houe­lle­becq con­clu­ye El ma­pa y el te­rri­to­rio, mien­tras el pre­si­den­te Gar­cíaPa­ge elo­gia su am­bi­cio­so pro­gra­ma ex­po­si­ti­vo (tra­je­ron la Poé­ti­ca de la li­ber­tad de Ai Wei­wei a la ca­te­dral ha­ce dos años, aho­ra a Vio­la) por­que la ce­re­mo­nia inau­gu­ral se desa­rro­lla en la pre­cio­sa igle­sia desa­cra­li­za­da (y trans­for­ma­da en bi­blio­te­ca) de La Mer­ced, y hay que acep­tar que, a fal­ta de fá­bri­cas que re­con­ver­tir en tem­plos de la cul­tu­ra, aquí te­ne­mos igle­sias en can­ti­da­des ma­si­vas. Y de es­pi­ri­tua­li­dad va la co­sa, por­que en Vía mís­ti­ca, el con­jun­to de ví­deos del gran Bill Vio­la (1951) que su mu­jer, la fo­tó­gra­fa y co­mi­sa­ria Ki­ra Pe­rov, ha dis­tri­bui­do por el cas­co an­ti­guo de Cuen­ca (in­clui­das otras dos igle­sias y un con­ven­to), se ha­llan pre­sen­tes las prin­ci­pa­les y co­no­ci­das preo­cu­pa­cio­nes del ar­tis­ta (el tiem­po, la muer­te, la me­di­ta­ción, la luz, la pin­tu­ra re­na­cen­tis­ta y ba­rro­ca, la mís­ti­ca, el ci­clo del agua…); mas va tam­bién de ar­te, ar­qui­tec­tu­ra e in­te­li­gen­cia: ¿Có­mo no pre­gun­tar­se en la igle­sia de San Mi­guel, mien­tras se asis­te a un es­pec­tácu­lo tan gran­dio­so co­mo La as­cen­sión de Tris­tán (2005), en el es­pa­cio que an­ta­ño ocu­pa­ría un re­ta­blo, acer­ca de la per­vi­ven­cia de la mís­ti­ca en «la cul­tu­ra», pe­ro tam­bién so­bre la per­vi­ven­cia del tem­plo mis­mo y del ri­to? De he­cho la se­rie Már­ti­res: Tie­rra, Ai­re, Fue­go, Agua (2014) se ex­po­ne de for­ma per­ma­nen­te en la ca­te­dral de San Pa­blo (Lon­dres); y El men­sa­je­ro (1996), tan sen­ci­lla co­mo téc­ni­ca­men­te in­des­ci­fra­ble, que se pro­yec- ta aquí en la igle­sia de San An­drés, es un en­car­go de la ca­te­dral de Dur­ham.

Ki­ra Pe­rov ha sa­bi­do leer la ciu­dad de Cuen­ca (co­mo leyó an­tes Flo­ren­cia) y le ha de­di­ca­do va­rios her­mo­sos tex­tos. Sin em­bar­go, in­tu­yo que, pa­ra una ar­tis­ta de su ge­ne­ra­ción, el des­cu­bri­mien­to de una jo­ya co­mo el Mu­seo de Ar­te Abs­trac­to ha de­bi­do ser de­ci­si­vo. De he­cho, ha dis­tri­bui­do es­tra­té­gi­ca­men­te los ví­deos por su se­de, de suer­te que nos obli­ga a bus­car­los y a re­co­rrer en­te­ra su la­be­rín­ti­ca es­truc­tu­ra, del só­tano al áti­co: aba­jo, una pe­lí­cu­la tem­pra­na,

El es­tan­que re­flec­tan­te (1977), ro­da­da en am­bien­tes li­sér­gi­cos con me­dios pri­mi­ti­vos –la épo­ca del Be­ta­max– en la que ya se de­tec­tan ca­rac­te­rís­ti­cas de Vio­la co­mo la con­ge­la­ción del tiem­po, la pre­sen­cia del cuer­po y del agua, la evo­ca­ción de lo es­pec­tral o la re­nun­cia al abu­so de lo tec­no­ló­gi­co y efec­tis­ta; arri­ba, un díp­ti­co de 2001 con dos os­cu­ros ros­tros do­lien­tes y que dia­lo­ga de for­ma ob­via con una de las in­con­fun­di­bles ca­be­zas des­en­ca­ja­das de Sau­ra y un par de pin­tu­ras ne­gras de Mi­lla­res: la co­mi­sa­ria apre­cia per­fec­ta­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas del ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to es­pa­ñol y las realza con es­ta obra; y en una plan­ta in­ter­me­dia, dos ví­deos del Vio­la más ce­le­bra­do: Sha­ron y Ma­di­son.

En el con­ven­to de Las An­gé­li­cas, se­de de la Es­cue­la de Ar­te Cruz No­vi­llo, cua­tro pe­lí­cu­las de la se­rie de Las Pa­sio­nes... La vi­si­ta a Cuen­ca es obli­ga­da por­que no se tra­ta so­lo de con­tem­plar la obra de un gran pio­ne­ro del vi­deoar­te (y la obra Vio­la re­sis­te me­jor el pa­so del tiem­po que la de Paik), sino de abrir los ojos (la men­te y el co­ra­zón). «Bill ha­ce ver que cuan­do mi­ras al­go du­ran­te tiem­po se ha­ce vi­si­ble su esen­cia», di­ce Pe­rov.

Bill Vio­la Vía mís­ti­ca Cas­co an­ti­guo de Cuen­ca. Co­mi­sa­rias: Ki­ra Pe­rov. Has­ta el 24 de fe­bre­ro

«Tie­rra», de la se­rie «Már­ti­res» (2014)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.