EL CO­LOR DE LA VIO­LEN­CIA CO­TI­DIA­NA

La es­cri­to­ra aus­tria­ca Kat­ha­ri­na Win­kler re­la­ta en su pri­me­ra no­ve­la la his­to­ria real de una mu­jer tur­ca mal­tra­ta­da

ABC - Cultural - - Libros | Narrativa - MER­CE­DES MON­MANY

LOS SU­FRI­MIEN­TOS ATRO­CES AQUÍ NA­RRA­DOS PUE­DEN ES­TAR SU­CE­DIEN­DO EN CUAL­QUIER PAR­TE

El tí­tu­lo, Cár­deno adorno, de es­ta no­ve­la de Kat­ha­ri­na Win­kler (Vie­na, 1979) ba­sa­da en un ca­so real, es un te­ne­bro­so eu­fe­mis­mo. Ni­ñas, jó­ve­nes y más tar­de es­po­sas, en al­gu­nas par­tes del mun­do, in­clu­so muy cer­ca de no­so­tros, lu­ci­rán por fuer­za, de for­ma co­ti­dia­na, el adorno de un re­co­no­ci­ble co­lor mo­ra­do en su cuer­po. Un adorno si­nies­tro a cau­sa de los gol­pes que les pro­pi­nan sus ver­du­gos do­més­ti­cos. Due­ños y se­ño­res ab­so­lu­tos. Bárbaras tra­di­cio­nes o un atá­vi­co ma­chis­mo que con­si­de­ra a las mu­je­res ob­je­tos a su an­to­jo, ade­más de bes­tias de car­ga, ap­tas pa­ra to­do ti­po de ta­reas. Ver­du­gos que las gol­pean por­que sí, a dia­rio. Una do­mi­na­ción mas­cu­li­na in­con­tes­ta­ble que pa­sa de pa­dres y her­ma­nos a más tar­de ma­ri­dos.

Katherina Win­kler, que ve­nía del mun­do del tea­tro en Aus­tria, con­ver­ti­ría en al­ta li­te­ra­tu­ra el tes­ti­mo­nio que le lle­gó de pri­me­ra mano de una mu­jer tur­ca mal­tra­ta­da, que ha­bía es­ta­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes al bor­de de la muer­te por las pa­li­zas bru­ta­les que le pro­pi­na­ba su ma­ri­do. Una pri­me­ra no­ve­la que ob­ten­dría los más en­cen­di­dos elo­gios y que des­cri­bía una te­rri­ble y es­tre­me­ce­do­ra his­to­ria de vio­len­cia do­més­ti­ca. Un tes­ti­mo­nio de una so­bre­co­ge­do­ra be­lle­za trá­gi­ca que en­co­gía el co­ra­zón del lec­tor a ca­da lí­nea y ca­da nue­va ve­ja­ción.

Fi­liz, la na­rra­do­ra en pri­me­ra per­so­na de es­ta his­to­ria, cre­ce en una pe­que­ña al­dea de las mon­ta­ñas tur­cas. Des­de pe­que­ña, al igual que sus nu­me­ro­sos her­ma­nos y her­ma­nas, cui­da de los re­ba­ños y los pro­te­ge de los lo­bos. Los lo­bos ace­chan los cam­pos por las no­ches. Pe­ro otra cla­se de lo­bos do­mi­na­rán a Fi­liz de por vi­da, des­de su na­ci­mien­to, sin po­der es­ca­par. Su tor­men­to co­ti­diano se tra­du­ci­rá en co­lor mo­ra­do. En la pe­que­ña al­dea de Fi­liz to­das las mu­je­res «es­tán ador­na­das de cár­deno». Lo acep­tan y las que no lu­cen esas som­bras en su piel son mi­ra­das con des­con­fian­za por las otras mu­je­res.

Los ver­du­gos en la vi­da que em­pie­za de Fi­liz no tar­dan en dar­se la mano. Des­pués de las tre­men­das pa­li­zas de su pa­dre pa­ra im­po­ner su ley en el ho- gar, el más te­mi­ble eje­cu­tor de las des­gra­cias de la inocen­te Fi­liz se­rá su ar­dien­te enamo­ra­do, el apues­to Yunus, de su mis­mo pue­blo. De­sau­to­ri­za­da por su pa­dre, rom­pien­do con su pro­pia fa­mi­lia, Fi­liz se es­ca­pa con él pa­ra ca­sar­se con tan só­lo 13 años. Ins­ta­la­dos en ca­sa de su sue­gra, es tra­ta­da muy pron­to co­mo una es­cla­va en su con­di­ción de jo­ven es­po­sa. Una es­cla­va sin de­re­chos de nin­gu­na cla­se a la que in­clu­so se le nie­ga la co­mi­da. Re­clui­da co­mo en una pri­sión, gol­pea­da de for­ma co­ti­dia­na, aman­do aún al ti­rano que la mal­tra­ta y que a la vez le ins­pi­ra te­rror, a Fi­liz ni si­quie­ra se le ocu­rre es­ca­par. Por otro la­do, la se­xua­li­dad con­yu­gal se ha con­ver­ti­do na­da más que una bru­tal vio­la­ción ru­ti­na­ria. De esa re­la­ción mar­ca­da por la hu­mi­lla­ción, na­ce­rán tres hi­jos.

Lec­tu­ra obli­ga­da

Has­ta la lle­ga­da a Aus­tria, al país de los jeans y de las es­cue­las de con­duc­ción. Es­cue­las a las que Fi­liz acu­de acom­pa­ña­da de Yunus, lo mis­mo que al su­per­mer­ca­do o a cual­quier otro lu­gar don­de un hom­bre pue­da po­sar la vis­ta en ella. El de Kat­ha­ri­na Win­kler es un li­bro que bien po­dría ser de lec­tu­ra obli­ga­da. Los su­fri­mien­tos atro­ces e inima­gi­na­bles aquí na­rra­dos, el mar­ti­ro­lo­gio de su pro­ta­go­nis­ta, se ha­ce aún más ate­rra­dor si se pien­sa que, con­ti­nua­men­te, en­vuel­to en el si­len­cio y el se­cre­to más ab­so­lu­to de unas cua­tro pa­re­des, pue­de es­tar su­ce­dien­do en cual­quier par­te del mun­do. Una es­plén­di­da y ad­mi­ra­ble pro­sa poé­ti­ca.

Kat­ha­ri­na Win­kler pro­ce­de del mun­do del tea­tro ABC

Cár­deno adorno Kat­ha­ri­na Win­kler Trad.: R. Gross Pe­ri­fé­ri­ca, 2018253 pá­gi­nas 18 eu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.